25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Aumento de productividad en la empresa gracias al software Erp

La tecnología se ha convertido sin duda en una de las herramientas básicas para una gestión más eficiente de cualquier negocio y un aumento de la productividad. No se trata solo de realizar más funciones con menos recursos, si no hacerlas mejor, reduciendo errores e interconectando las distintas áreas de la empresa consiguiendo así esta eficiencia y aumento de productividad.

El sistema de gestión de almacenes es uno de los ejemplos más claros, ya que el registro de stocks tanto de productos terminados, en curso o materiales permiten un control total de una parte central de cualquier negocio ya sea para la parte de ventas como de producción, con un claro ahorro de costes. Pero esta no deja de ser solo una parte de los que es un sistema de gestión integral o ERP (Enterprise Resource Planning) en el que la clave está en la interconexión de todas las partes operativas de un negocio.

Los puntos clave de un software ERP

La base de cualquier ERP está en reunir en una única plataforma diferentes funciones estratégicas de la empresa interconectando la información que estas desarrollen. Esto es clave en todas las empresas, más grandes o pequeñas, ya que en todas hay diferentes unidades de negocio que si actúan de forma independiente o incluso o no usando sistemas automatizados no solo generan una mayor carga de trabajo, sino también ineficiencias.

Uno de los ejemplos lo tenemos es un área vital de la gestión de las empresas como es Recursos Humanos y en concreto a través de un programa de nominas en el que se reflejan aspectos fundamentales como el tiempo trabajado, pluses o ingresos variables por actividad, posibles bajas médicas, etc.

Así por ejemplo cuando un comercial realiza una operación de venta gracias al ERP se gestiona si está en almacén, se realiza trazabilidad de todos los aspectos logísticos, se repone o se encarga nuevas o se mandan producir, pero también se tiene en cuenta el flujo monetario que genera, tanto en el control de costes, ingresos y márgenes sino como hemos señalado incluso su repercusión en el coste de personal.

Pero además, el disponer de toda la información en una única herramienta permite que los gerentes puedan tomar mejores decisiones, personalizarla según cada necesidad e incluso en tiempo real, un aspecto cada día más importante para la optimización de costes. Así por ejemplo, saber que productos son los más o menos vendidos, para optimizar cada uno de ellos, maximizando los primeros de ellos y realizando diferentes acciones desde promociones y descuento para incentivar la salida de los segundos.

Por todo ello el software ERP nos permite por un lado mejorar los costes, no solo por la reducción de esfuerzos en personal y tiempo, también por esa gestión optimizada de los flujos de venta, compra y tiempos de transporte que ha permitido gestiones de stock más eficientes e incluso en muchos casos “producciones a la carta” según demanda.

Pero ante todo las empresas son más competitivas, tanto en su relación con otras empresas como con el cliente. El software ERP ayuda a las pequeñas empresas a poder competir mejor con las grandes, optimizando los recursos y consiguiendo mejorar el control de todos los aspectos de la empresa. Beneficios que al final llegan al cliente a través de mejores precios y condiciones preventa y postventa.

COMPARTIR: