23 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Páginas web como Amazon, PayPal o Spotify sufrieron problemas a nivel internacional debido a un error en sus servidores

Peligros digitales: Del ataque al Ministerio de Economía a la caída de las webs a nivel mundial

Representación del mundo digital
Representación del mundo digital
Para lograr que la información llegue a cualquier lugar del mundo con gran rapidez, las páginas web de las grandes multinacionales utilizan servidores distribuidos a lo largo de todo el planeta. Debido a que la gran mayoría de estos servidores corresponden a una sola compañía, si estos fallan, todas estas empresas sufrirán problemas. Esto fue lo que sucedió el pasado martes, día en el que se produjo lo más cercano a un "apocalipsis digital" a lo largo de todo el mundo.

En la era digital que estamos viviendo Internet es un protagonista indiscutible, ya que ofrece un gran abanico de soluciones y oportunidades para sus usuarios pero, pese a que ha supuesto un gran avance para el desarrollo mundial, también puede convertirse en la causa de un sinfín de problemas.

El gran número de personas que se conectan simultáneamente en todo el mundo obliga a los servidores y páginas web a tener una seguridad que avale su correcto funcionamiento y garantice que ninguno de los usuarios sufrirá ningún problema. Sin embargo, pese a las grandes inversiones en ciberseguridad por parte de las grandes multinacionales, los problemas y peligros de la red no dejan de aparecer.

El martes 8 de junio tuvo lugar uno de los mayores fallos en la historia reciente de las páginas web. Un error que supuso la caída de muchas de la empresas en línea más importantes de todo el mundo, como Amazon, Spotify o PayPal. Incluso en nuestro país, páginas como Marca, As o El Mundo fueron víctimas de este incidente. Para comprender la fragilidad de este entorno digital en el que nos reunimos, basta con darse cuenta de que el culpable de este error que afectó a millones de personas en todo el mundo fue una sola empresa, la compañía Fastly.

Amazon, una de la mayores multinacionales que se vio afectada por este problema.

Fastly es un Content Delivery Network (CDN), lo que podría entenderse como una red de distribución de contenido digital. Su trabajo consiste en conseguir que los contenidos de las páginas web lleguen a cualquier parte del mundo de una forma rápida y segura. Muchas de las páginas que visitamos diariamente tienen sus servidores en un lugar muy alejado, por lo que, para llegar a nuestros dispositivos su contenido tiene que viajar miles de kilómetros, lo que provoca una gran lentitud en el proceso de carga.

Gracias a la labor de compañías como Fasty, estos contenidos no tienen que viajar desde tan lejos, ya que estas replican el contenido de las páginas web en varios servidores a lo largo del mundo de forma que una persona que quiera acceder a la página podrá conectarse con el servidor más cercano y así aumentar la velocidad de carga. Por otra parte, la existencia de muchos servidores permite que estas páginas no tengan problemas de velocidad ya que, si uno falla, pueden moverse a otro. -De esta forma consiguen que las páginas web siempre estén a disposición de los usuarios de cualquier parte del mundo.

Imagen que muestra el funcionamiento de estas empresas.

Sin embargo, cuando este tipo de páginas fallan, todas las que usan sus servidores también lo hacen, lo que supone un grave error para estas multinacionales, que con tan solo una hora de fallo en sus sistemas pueden estar perdiendo millones de euros. Este “apocalipsis digital” que se ha vivido durante unas horas evidencia el peligro que suponen los errores en el mundo digital, ya que, la mayoría de los usuarios almacenan en él información de vital importancia.

En relación con estos temas, nuestro país tiene mucho de lo que preocuparse ya que, según un estudio publicado el pasado año, España ha vuelto a colocarse en la primera posición mundial de los países que reciben más correos electrónicos en los que se trata de robar información a la víctima. Este tipo de técnicas, conocidas como “pshising”, utilizan diferentes estrategias para obtener datos personales de los usuarios, que van desde suplantar a una empresa de envíos hasta imitar el diseño de la página de un banco para que el usuario despistado rellene todos los datos y poder usar su tarjeta sin ningún tipo de remordimiento.

De hecho, el Ministerio de Trabajo y Economía Social se ha visto afectado por ciberataques en los últimos meses, en este caso, ha sufrido el bloqueo de sus ordenadores y archivos mediante "ransomware", una técnica que utilizan los ciberdelincuentes para solicitar dinero a cambio de que desbloqueen estos archivos.

La solución para evitar este tipo de estafas es conocer las artimañas de estos delincuentes y prestar mucha atención cada vez que se introducen datos personales en una página web. En cualquier caso, si se ha sufrido este tipo de estafas, es muy importante denunciar ya que la Guardia Civil afirma que muchos usuarios deciden no hacerlo por vergüenza, algo que solo contribuye a que estos delitos proliferen.

COMPARTIR: