18 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras confesar el asesinato Albert López, la exagente, hoy encarcelada, estudia pedir la revisión de su condena a 25 años de prisión

Crimen Guardia Urbana: El examante de Rosa Peral admite el crimen de su compañero Pedro Rodríguez

Rosa Peral y Albert López.
Rosa Peral y Albert López.
El exagente de la Guardia Urbana de Barcelona Albert López ha reconocido, por primera vez, el asesinato de Pedro Rodríguez. El que fuera amante de la exagente Rosa Peral, que se encuentra cumpliendo condena en la cárcel de Quatre Camins, habría confesado el crimen con el fin de beneficiarse de los permisos penitenciarios. Es ahora, tras la confesión de López, cuando Rosa Peral estudia pedir la revisión de la condena a 25 años de prisión que le impusieron. 

Este pasado martes el conocido como crimen de la Guardia Urbana volvía a la actualidad ya que Albert López, examante de la ex Guardia Urbana de Barcelona Rosa Peral, reconocía por primera vez el asesinato del agente de tráfico Pedro Rodríguez. Ahora, tras la confesión del crimen por parte del que fuera su amante, Peral estudia pedir la revisión de la condena a 25 años de prisión que le impusieron

Según confirmaron diversos medios de comunicación, el exagente de la Guardia Urbana de la Ciudad Condal, que cumple condena en la cárcel de Quatre Camins, habría confesado el crimen con el fin de beneficiarse de los permisos penitenciarios.

Así ha sido el juicio por el 'crimen de la Guardia Urbana': Rosa Peral  tenía miedo de Albert López

Rosa Peral y Albert López.

El reconocimiento del crimen por parte de López es clave para las juntas de tratamiento de las prisiones, donde se analiza, entre otras cosas, la concesión de permisos. Este paso por parte de Pedro Rodríguez le coloca en una situación más ventajosa para obtener beneficios penitenciarios

En la actualidad, López sigue un programa individual de reinserción en la cárcel de Quatre Camins, gracias al que puede acceder a diversos cursos de formación. Otro punto que, junto con la confesión y el arrepentimiento, es tenido en cuenta en las juntas de tratamiento a la hora de decidir el programa penitenciario de los reclusos. 

El pasado septiembre el crimen de la Guardia Urbana volvía a ser centro de la actualidad al estrenarse, en la plataforma Netflix, 'El Cuerpo en llamas', una serie que recordaba el asesinato de Pedro Rodríguez por parte de los exagentes Rosa Peral y Albert Lopez. Pero, ¿qué pasó aquella madrugada del 1 de mayo de 2017?

Cronología del crimen y condena de los dos acusados


La madrugada del 1 al 2 de mayo de 2017 el agente de la Guardia Urbana Pedro Rodríguez fue asesinado, aunque por aquel entonces solo unos pocos sabían que había muerto. Su cadáver fue encontrado un par de días después, en el maletero de un coche quemado que apareció por la zona del Pantano de Foix, en Barcelona. Estaba calcinado y tenía las extremidades amputadas.

La noche del 2 al 3 de mayo, los agentes Rosa y Albert se deshicieron del cuerpo de Pedro metiéndolo en el maletero de su coche, un Golf, que quemaron en una zona deshabitada del pantano de Foix. Allí fue encontrado un día después, precisamente cuando arrancó la investigación por parte de los Mossos, investigación que llevó a la detención de Rosa y de Albert. Su intento de culpar a una cuarta persona, Rubén –con el que Rosa tiene dos hijas y del que estaba divorciada–, no cuajó. 

Cuando los Mossos d’Esquadra comenzaron a investigar su muerte, surgieron dos nombres: Rosa Peral y Albert López. Ambos eran también agentes de la Guardia Urbana y tenían relación y motivos para asesinar a la víctima. Mientras que Rosa era la pareja en aquel momento del fallecido, Albert era una expareja de Rosa, con quien ella estaba retomando la relación.

Rosa Peral y, a su lado, Albert López, días antes del crimen.

Rosa Peral y su lado Albert López.

Rosa tenía un historial amoroso en el que, además de estos dos hombres, se encontraba su exmarido, Rubén, del que se estaba divorciando y con él tenía dos hijas con custodia compartida. Según explican los hechos probados de la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona en 2020, Rosa había mantenido una relación sentimental con estos tres hombres a la vez durante un tiempo.

Estos hechos fueron determinantes para establecer qué ocurrió aquella noche. Según explicaba la citada sentencia, Albert y Rosa retomaron su relación y empezaron a idear el plan para matar a Pedro. Un plan con el que eliminarían a dos personas que entorpecían la relación entre ambos. Por un lado, el fallecido, que desconfiaba de la fidelidad de la mujer; y por otro, su exmarido, Rubén, al que pretendían acusar del crimen.

El plan estaba pensado al detalle. Mataron a la víctima en un momento de vulnerabilidad, mientras dormía,  utilizaron su teléfono —una vez muerto— para intentar incriminar al exmarido de Rosa y, posteriormente, procedieron a eliminar las pruebas calcinando el cadáver en el maletero del vehículo en el que fue encontrado.

Después de las arduas investigaciones —en las que no se llegó a comprobar la causa de la muerte—, Rosa Peral y Albert López fueron condenados a prisión. Un total de 25 años para ella y 20 para él. Fue superior en el caso de la mujer porque contaba con el agravante de parentesco. Es ahora cuando Albert López ha reconocido el asesinato de Pedro Rodríguez y Rosa Peral estudia pedir la revisión de la condena que le impusieron en 2017.

COMPARTIR: