22 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La familia del agredido cree que le confundieron con un 'mena', menores tutelados por la Ciudad Autónoma que suelen vagar por las calles

Los policías que dieron una brutal paliza a un menor esposado en Melilla denuncian que ellos fueron atacados antes

El menor apaleado, en el hospital.
El menor apaleado, en el hospital.
Tras la denuncia por parte del tío del menor agredido, los policías agresores, que han sido expedientados, también han presentado una denuncia en la que aseguran que fueron atacados por catorce menores cuando salían de cenar en un restaurante del Puerto Deportivo, que les rodearon y les atacaron con botellas, y han aportado partes de lesiones. El vídeo del incidente es contundente y ha indignado en Internet.

El tío de un menor de 17 años, musulmán de nacionalidad española, como toda su familia, que fue apaleado el pasado domingo en Melilla por cinco policías fuera de servicio -incidente del que existe un vídeo que ha indignado en Internet-, ha presentado una denuncia contra los agentes agresores, a los que se les han abierto expedientes disciplinarios.

Este familiar del agredido asegura que ambos pasaron toda la tarde pescando en el Puerto Noray de la Ciudad Autónoma, junto a dos chicos más que estaban allí, y al llegar las doce de la noche decidieron irse a casa, momento en el que tuvo lugar el suceso "en el aparcamiento del McDonalds".

Según el tío del agredido, su sobrino de 17 años  preguntó a un viandante qué hora era, porque creía que llegaba tarde a casa, y éste resultó ser un policía de paisano que le dijo: "Puto mena de mierda". Se conoce como 'menas' a los menores extranjeros tutelados por la Ciudad Autónoma, la gran mayoría marroquíes, sin ninguna ocupación que suelen deambular por las calles de Melilla.

En esos momentos comenzó el altercado. Siempre según la declaración del tío del agredido, ese policía abofeteó al menor sin mediar palabra, otro adolesceste se lo recriminó y también fue golpeado. Después se desencadenaría la paliza, al acudir al lugar de los hechos más agentes de paisano.

Los policías estuvieron propinando golpes al menor durante al menos diez minutos, provocándole muchos traumatismos que hicieron que fuera hospitalizado, aún con las esposas puestas. Sea como fuere, como se puede apreciar en el vídeo, el chico fue detenido y esposado, y lo estaba mientras los policías seguían pegándole.

La madre del adolesceste agredido, que no tiene antecedentes penales, ha señalado que éste tenía muchos golpes en la cara y que incluso "le mordieron en la oreja y en el brazo".

Versiones policiales

Los policías implicados en el incidente también han presentado una denuncia, según ha afirmado Onda Cero Melilla, en la que aseguran que fueron atacados por varios individuos cuando salían de cenar en un restaurante del Puerto Deportivo de Melilla. Dicen que les rodearon y les atacaron con botellas y que incluso uno de ellos recibió un corte con una botella rota.

Agresion-musulman-varios-policias-Melilla_1310588935_92652104_667x375

El menor agredido, en el Hospital Comarcal de Melilla.

Los agentes han aportado partes de lesiones de diferente consideración: contusiones, cortes, luxaciones y alguna fractura.

El asunto en las redes

Según una versión que se comparte en redes sociales, que incluye fotos de descalabrados pixelados, que alude a "compañeros" de los policías y que finaliza con un "COMPARTIR POR FAVOR!", como todos los bulos, la historia fue así: " Los cinco compañeros fueron rodeados por catorce menores en el McDonalds de Melilla. Los menores les lanzaron botellas y objetos contundentes. Un policía tiene el brazo roto y puntos en la cabeza. Otro policía también tiene puntos en la cabeza, han vuelto a su base lesionados. El menor con una botella de cristal agredió a un policía rompiéndosela en la cabeza y con el casco de la botella que le quedaba en la mano pinchó dos veces en la cabeza a otro policía. El tío del menor que iba en un todoterreno, intentó atropellar a los policías con el coche, pero solo atropelló a otro menor al que pasó por encima con el coche. Los policías fueron al hospital para que les curaran las heridas. Fueron atendidos por un médico de origen marroquí que quería poner en el parte facultativo el nombre y apellidos de los policías. Estos se negaron, finalmente fueron atendidos por otro médico, sin vínculos raciales o religiosos con el menor. El médico marroquí quería hacer constar en el parte que los policías estaban bajo el efecto de las drogas, cuando eso no es cierto. La familia en el mismo lugar en el hospital amenazó e increpó a los policías y se tuvo que desplazar al lugar otro indicativo policial".

Fotos que se comparten en las redes sociales presuntamente de los policías implicados en la paliza.

Contra estos policías nacionales se han abierto expedientes disciplinarios "con el objetivo de esclarecer los hechos y delimitar responsabilidades. Porque el vídeo en el que el menor esposado está siendo agredido es hasta el momento la prueba más concluyente.

COMPARTIR: