25 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se cree que se trata de dos bandas que roban para luego vender el material a África o a países del Este de Europa

Los fotógrafos, hartos del robo de material de trabajo cuando acuden a eventos: se han producido 47 en tres meses

fotógrafos de prensa
fotógrafos de prensa
Los fotógrafos profesionales y cámaras de televisión están sufriendo una oleada de robos que ya dura varios meses. En los tes últimos meses se han producido 47 robos. Se tiene constancia de la existencia de dos bandas, que juntas suman una veintena de personas, que se dedican a robar material, en ocasiones aprovechando un descuido, y otra, lo que es más grave, de forma muy violenta. Se cree que el destino de lo robado es la Europa del Este y África.

Los fotógrafos y otros profesionales dedicados a la información gráfica están hartos de los continuos robos de material. Tradicionalmente la prensa ha tenido que lidiar con los clásicos ‘descuideros’ que intentaban hacerse con parte del material de trabajo de estos profesionales. Ahora, el problema es más grave.

Se trata de una veintena de personas que integran dos bandas muy jerarquizadas y violentas. Su objetivo son el equipo de los fotógrafos y cámaras de prensa. Especialmente, se centran en los reporteros dedicados a cubrir eventos deportivos. Suelen ser lugares con mucha gente y que se presta a labor de descuideros. Sin embargo, la nota diferencial es que ante las medidas de prevención que están tomando los periodistas es que los integrantes de las bandas han aumentado su violencia. De aprovecharse de los descuidos han pasado a seguir a los profesionales y atacarles de manera violenta en lugares poco transitados o, incluso, al entrar en su casa.

También les han llegado a lanzar pintura en la ropa para que tengan que desprenderse de sus equipo momentáneamente y aprovechar para robarles, e incluso han llegado a formar tumultos para sustraer objetos durante la confusión.  También han pinchado las ruedas de los coches de los fotógrafos y cámaras, que igualmente han llegado a ser abordados en los semáforos.

Fotógtrafos trabajando durante un partido de fútbol.

En total en los últimos tres meses se han producido 47 robos. La mayoría en Madrid y el resto principalmente en Barcelona y el País Vasco. Los últimos se perpetraron en el máster de Tenis celebrado en Madrid y en el circuito de Barcelona-Catalunya en Montmeló donde se disputaba el gran premio de Fórmula 1. 

En el primer caso, los asaltantes siguieron a su víctima hasta su casa para robarle según ha informado la Agencia Efe. En Barcelona los ladrones actuaron a sus anchas dentro del recinto entre ellos a la Agencia Efe y a unos reporteros alemanes. Además, denunciaron que varios de sus coches habían sido forzados.

El pasado 17 de mayo decenas de informadores gráficos se trasladaron al hipódromo de Madrid para cubrir el campeonato Longines de saltos hípicos, evento que suelen acudir varios famosos lo que hace que, a su vez, el campeonato se llene de prensa. Junto a los profesionales también intentaron entrar varios ladrones habituales. Uno de ellos, de nacionalidad colombiana y con antecedentes, fue finalmente identificado por la Policía Nacional tras ser alertada de sus intenciones.

El móvil es la gran rentabilidad que obtienen al revender los objetos robados. El equipo de un fotógrafo de prensa ronda los 12.000 euros de media, pero si se trata de un trabajador que acude a un estadio de fútbol, éstos cuentan con teleobjetivos que cuestan entre 15.000 y 20.000 euros, con lo cual un robo a un profesional supone literalmente hacerle un roto sobresaliente en su economía. El precio de las cámaras de televisión supera los 30.000 euros, y también se sustraen micrófonos, mochilas y baterías de repuesto... 

Ante esta situación los profesionales han empezado a tomar medidas. Bernardo Paz fue víctima hace ya unos meses de un robo y tiene claro que “cada vez actúan más directamente, incluso con violencia. Saben que lo que se están llevando vale una pasta. Es mejor que robar una cartera y el reloj a cualquiera”. Así, los fotógrafos han creado un grupo de WhatsApp para avisarse entre ellos. “Desde luego hay que estar prevenidos. Ya no vamos solos a ningún evento. Mínimo intentamos ir dos personas por medio para estar más atentos”, asegura un veterano fotógrafo a elcierredigital.com.

 

Fotógrafos trabajando. 

Aunque cuentan con el apoyo de la Policía Nacional que ya están sobre aviso de lo que ocurre en eventos deportivos o mítines políticos, una de sus quejas es que estas dos bandas deben estar muy organizadas ya que, según cuenta un fotógrafo víctima de un robo, “en un juicio llegaron a estar defendidos por el bufete Garrigues Walker que no es ninguna tontería”. Hartos de robos, los fotógrafos se están organizando para poner solución a un problema que parece agravarse al tener que enfrentarse a dos bandas perfectamente estructuradas. Sin embargo, se mantienen optimistas ante la posibilidad de que al fin la Policía Nacional dé con ellos.

COMPARTIR: