23 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Se apropiaron de dos identidades para hacerse pasar por clientes de apuestas online, pero Ospina Abogados logró demostrar la inocencia del usurpado

Novedad: Usurpan la identidad de un hombre para estafar a otro y acusan del delito al primero

No hay que dar datos nunca por internet.
No hay que dar datos nunca por internet.
El juzgado de Instrucción de Vila-real dictó un auto de archivo y sobreseimiento en un procedimiento de estafa informática al entender que la identidad del investigado había sido usurpada para hacerlo pasar como el autor de un delito, que ha sido muy complejo de desentrañar para probar la inocencia del investigado.

En los últimos tiempos y mas aún, debido al contexto actual de pandemia derivado del Covid-19, el número de usuarios en Internet ha aumentado considerable y paralelamente en la misma proporción,  el número de delitos informáticos

En España, el índice de ciberestafas ha aumentado notablemente, de un total de 110.613 de ciberdelitos en el año 2018, se han aumentado en 218.302 las transgresiones análogas para 2019 y se prevé que después de la pandemia, las cifras de delitos económicos cometidos a través de internet se multiplicará para las cifras de 2020.  

Recientemente se dio a conocer un nuevo caso de estafa informática en el cual se utilizó un método triangular para conseguir la consumación del fraude, ya que un mismo ciberdelincuente usurpó la identidad de una persona y los datos bancarios de otra para hacer pasar a la primera como el estafador de la segunda.  

Los hechos se remontan a enero de 2020, cuando el perjudicado denunció haber recibido diversos cargos por miles de euros provenientes de una página de internet de apuestas online, derivándose la investigación a la Brigada de la Policía Judicial, la cual solicitó a las empresas de apuestas por internet que remitieran la identidad de quien fuese el titular de las cuentas de apuestas, apareciendo en todas ellas el acusado de este fraude online, del que realmente era ajeno.  

Juan Gonzalo Ospina.

El investigado por el delito online contrató los servicios del despacho penalista experto en delitos económicos ocurridos en internet, Ospina Abogados, bajo la dirección jurídica del penalista Juan Gonzalo Ospina

Tras ello, el juez de instrucción de Vila-real incoó un procedimiento de diligencias previas por un posible delito de estafa y acordó la declaración de la víctima y del investigado. La víctima refirió que se dio cuenta del fraude una vez que acudió a su banco para renovar su libreta, momento en el cual supo de los cargos realizados a su cuenta por parte de las casas de apuestas. Juan Gonzalo Ospina preguntó a la víctima si había recibido algún correo electrónico que le hubiese parecido extraño antes de la fecha de los cargos bancarios, a lo cual, el perjudicado relató que semanas antes recibió un mensaje por correo electrónico, aparentemente de su banco, en el que se le solicitaba la renovación de su libreta bancaria, por lo cual remitió su número de cuenta, sorprendiéndole posteriormente que le llamasen de su banco para que realizase dicho procedimiento de manera presencial en su sucursal más cercana.

Por otra parte, el investigado negó haber participado en ningún hecho fraudulento, así como tampoco tener ninguna cuenta en las páginas web de apuestas online y, por supuesto, negó haber percibido ningún beneficio económico derivado de los hechos delictivos. En dicha declaración, Juan Gonzalo Ospina le hizo la misma pregunta que a la víctima, obteniendo una respuesta muy similar. El investigado señaló que hace meses le llegó un correo electrónico de su banco para renovar su cuenta, así que introdujo su nombre, DNI, domicilio y cuenta bancaria sin más.

Tras aportar diversa documental y practicarse las oportunas diligencias con el fin de demostrar la inocencia de su representado y, sobre todo, que no obtuvo ningún beneficio económico derivado de los hechos delictivos, Juan Gonzalo Ospina, solicitó el archivo y sobreseimiento de las actuaciones, al no existir indicios claros y suficientes como para demostrar la participación de su defendido en los hechos posiblemente delictivos, argumentado que se trataba de una estafa triángulo; esto es, que un mismo ciberdelincuente robó los datos bancarios de la víctima del delito y usurpó la identidad de su representado para hacerse de un beneficio ilícito y aparentar que su representado era el autor de dicho delito.

Por todo ello, el juzgado instrucción de Vila-real acordó el archivo y sobreseimiento de las actuaciones, al entender que, pese al perjuicio económico de la víctima del delito, no habían indicios de criminalidad que vincularan al investigado con ningún hecho delictivo.

Ospina Abogados se ha posicionado por su número de casos de éxito durante el año 2020 como un referente en el derecho penal, siendo valorado como uno de los mejores despachos penalistas de Madrid.

 

COMPARTIR: