23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El periodista de ciberdelitos Francisco Canals analiza para elcierredigital.com la importancia del móvil encontrado del chico, el "epicentro del caso"

Caso Pablo Sierra: Las múltiples controversias que rodean la desaparición del joven en Badajoz

Pablo Sierra, desaparecido.
Pablo Sierra, desaparecido.
A pesar de que la investigación de la desaparición del joven de 21 años, Pablo Sierra, en Badajoz está bajo secreto de sumario, son muchas las versiones de los hechos que se han ido comentando desde que fue visto por última vez en la noche del 2 de diciembre. El periodista especializado en ciberdelito, Francisco Canals, explica en elcierredigital.com la importancia de que se haya localizado el móvil del chico, que se encontraba operativo y con posibilidad para reconstruir los hechos.

El joven de 21 años Pablo Sierra, un estudiante de Matemáticas en Badajoz, desapareció el pasado 2 de diciembre en el municipio extremeño después de haber salido de fiesta esa noche con sus amigos. Desde que dejó el local, con destino a la residencia universitaria en la que se hospedaba, son numerosas las incógnitas y las versiones no coincidentes que han surgido alrededor del suceso, a pesar de que la investigación se encuentra bajo secreto de sumario.

Después de doce días de búsqueda en los que solamente ha sido localizado el teléfono ensangrentado del joven, los GEO y la Policía peinan la zona del río Guadiana, donde fue encontrado el dispositivo móvil de Pablo. Según ha podido saber elcierredigital.com, los servicios de búsqueda también han ampliado el perímetro hasta la frontera con Portugal ante la posibilidad de que el posible agresor hubiera huido en esa dirección.

Sin embargo, la obtención del móvil de Pablo Sierra como prueba del caso es "una gran noticia", según asegura en una conversación con elcierredigital.com el periodista experto en ciberdelitos, Francisco Canals

El móvil de Pablo, la 'caja negra' del caso

El móvil del estudiante Pablo Sierra fue hallado el pasado viernes por un militar que paseaba por los alrededores del río Guadiana, en la zona de Las Crispitas. El dispositivo tenía restos de sangre, dato que refuerza la teoría de que Sierra desapareció de manera violenta y no por voluntad propia. Aunque por el momento no se conoce de quién son los restos biológicos –por encontrarse el caso bajo secreto de sumario–, esta prueba podría dar muchas pistas de lo que le sucedió al joven.

El periodista de ciberdelitos Francisco Canals analiza para elcierredigital.com las diferentes conclusiones a las que se podría llegar al indagar en los datos guardados en el teléfono, al que describe como "la prueba epicentro de la investigación".

Tal y como expone Canals, "antes solo se podía conocer la geolocalización pero ahora los investigadores también pueden obtener un mapa de todos los móviles que estuvieron en un radio determinado alrededor de un punto". Conexiones a apps, big data y técnicas de proximidad e intercambio de información entre móviles son herramientas que se suelen utilizar en la búsqueda de desaparecidos, "como en el caso de Diana Quer", afirma.

El experto indica que la prueba del dispositivo móvil se trata de "un testigo silencioso que guarda todos los secretos de lo acontecido el pasado 2 de diciembre. Su terminal fue encontrado en una zona agreste a 3 kilómetros de Badajoz y el hecho de que no fuera apagado ni inutilizado es uno de los factores más relevantes, al no ajustarse al modus operandi de un probable agresor".

Según Francisco Canals, el móvil es "un recurso más para esclarecer lo que sucedió con Pablo Sierra, pues se pueden extraer datos valiosos a través de un sistema de intercambio de datos por proximidad". El periodista aclara que "los teléfonos no solo intercambian información con las antenas, sino también entre sí. Los móviles tienen apps instaladas y para eso tienen que tener vinculada una cuenta de correo electrónico. Los algoritmos de los motores de búsqueda establecen relaciones digitales con otras personas que están cerca. Tu móvil te podría enviar una notificación de publicidad relativa a aficiones determinadas y sus intereses. Los cercanos a Pablo Sierra también podrían haber conectado con algún móvil de su alrededor, a través del tráfico en redes sociales como Whatsapp o Twitter", explica.

Los restos biológicos del dispositivo

Además de los datos internos que pueda tener el teléfono, Francisco Canals alega que los restos biológicos "también pueden ayudar a en la investigación de este caso". "El militar encontró el móvil, pero no está del todo claro si le echó agua oxigenada encima al móvil o únicamente lo hizo sobre sus manos para limpiarse la sangre, pues de ser cierta la primera versión, las pruebas encontradas en el móvil de Pablo se verían destruidas", comenta.

Según puntualiza el experto en ciberdelitos, "cuando alguien comete un crimen, es frecuente que se apague el móvil o se deshaga de él. En el caso de Pablo, llama la atención que el móvil fuera localizado sin ningún daño y encendido, por lo que lo pudo encontrar el militar que paseaba con su perro por los alrededores del Guadiana. Esto estará dando mucha información a los investigadores". Canals comenta que esta pista podría ayudar a "explicar el recorrido exacto que siguió Pablo hasta que llegó al lugar donde se encontró el dispositivo y esclarecer las diferentes versiones que existen sobre esta pista. El móvil es el elemento probático número uno y el epicentro del caso".

COMPARTIR: