16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según revela su hermana en redes, este vecino de Redován de 36 años que necesitaba medicación murió en febrero tras sufrir diversas lesiones y golpes

Localizan sin vida a Abel González: "Falleció por una caída en la sierra de Callosa días después de desaparecer"

Última hora Cartel de SOS Desaparecidos de Abel González Pérez, desaparecido el pasado 18 de febrero en Redován y hallado sin vida este domingo en la Sierra de Callosa de Segura
Cartel de SOS Desaparecidos de Abel González Pérez, desaparecido el pasado 18 de febrero en Redován y hallado sin vida este domingo en la Sierra de Callosa de Segura
El pasado 18 de febrero desapareció en Redován Abel González Pérez, de 36 años. Desgraciadamente el pasado domingo se encontró su cuerpo sin vida en la sierra de Callosa de Segura. Al parecer, la autopsia habría revelado que murió por una caída pocos días después de su desaparición. Abel tenía esquizofrenia paranoide y necesitaba medicación urgente. Su hermana, Noemí, ha agradecido el apoyo de quienes difundieron información sobre la desaparición de Abel.

Tal y como informó elcierredigital.com, Abel González Pérez, de 36 años, desapareció el pasado 18 de febrero en la localidad alicantina de Redován tras fugarse del centro en el que se encontraba tutelado debido a su delicada condición mental. Este medio logró contactar entonces con Noemí González, hermana de Abel, para conocer más detalles sobre su hermano y el contexto de su desaparición.

Noemí explicó el pasado 1 de marzo durante una entrevista con este medio que su hermano se fugó del centro Videsalud en el que se encontraba internado en Redován tras acceder al patio exterior por una salida de emergencia. Desde allí logró alcanzar la puerta exterior que, con una sorprendente fuerza, logró romper para salir. “Él está tutelado por la Generalitat Valenciana en este centro desde hace unos ocho o nueve años”, indicó Noemí.

WhatsApp_Image_2024-02-29_at_21.19.59

Fotografía de Abel junto a un familiar, cedida por su hermana Noemí

El domingo pasado, un senderista descubrió el cuerpo sin vida de Abel mientras caminaba por la sierra de Callosa de Segura. Tras ser identificado mediante pruebas dactilares, se confirmó que se trataba de González Pérez. El senderista que encontró el cuerpo alertó a la Guardia Civil mientras realizaba la ruta del Águila. A raíz de esta alerta, el Grupo de Rescate e Intervención de Montaña de la Guardia Civil se encargó de evacuar el cuerpo de un lugar de difícil acceso.

Tal y como ha publicado en sus redes la propia Noemí, la autopsia ha revelado que Abel falleció en los días próximos a su desaparición, entre el 19 y el 20 de febrero, tras sufrir una caída que le provocó diversas lesiones. Tal y como explicó Noemí a este medio a principios de marzo, Abel necesitaba su medicación para la esquizofrenia paranoide que sufría. 

Tras un mes de incertidumbre por su paradero, desgraciadamente Abel ha sido encontrado sin vida. Este medio ha contactado de nuevo con su hermana Noemí para transmitir condolencias en nombre de todo el equipo de Elcierredigital.com. Por su parte, Noemí ha agradecido la difusión de todos los medios y usuarios que compartieron información sobre la desaparición de su hermano, aunque no ha añadido ninguna nueva declaración.

Una caída habría sido la causa del fallecimiento

Según ha revelado Noemí a través de sus perfiles en redes, la autopsia de Abel habría desvelado que falleció a causa de diversas lesiones y golpes —presumiblemente por una caída— pocos días después de su desaparición. El cuerpo de Abel fue rescatado de la sierra de Callosa de Segura por el Grupo de Rescate e Intervención de Montaña (GREIM), perteneciente al cuerpo de la Guardia Civil. 

Durante su entrevista con este medio el pasado 1 de marzo, Noemí señaló la urgencia por localizar a Abel, especialmente para que pudiera tomar la medicación que le fue prescrita: “mi hermano Abel es muy bueno, es como un niño, el problema es que si se pasa el efecto de su medicación puede tener brotes o manía persecutoria y sentirse amenazado, lo que lo puede ponerlo en peligro a él o convertirlo en un peligro para otros sin él quererlo”.

WhatsApp_Image_2024-02-29_at_21.20.00

Fotografía de Abel junto a un familiar, cedida por su hermana Noemí

Sobre la delicada situación de Abel, su hermana le explicó a este medio a principios de este mes: “Mi hermano es una persona muy buena, es como un niño en muchos sentidos, tiene un ligero déficit mental y esquizofrenia paranoide". Según relató Noemí, Abel no aceptaba su enfermedad y siempre había insistido en que quería salir de los centros donde había estado interno.

La hermana del fallecido Abel señaló entonces que su hermano ya se había intentado fugar tres veces: “Se escapó una vez cuando estaba en Villena —su anterior centro— y se ha escapado dos veces de este -Videsalud-, pero ninguna fuga había sido tan prolongada como esta, siempre lo localizábamos y no se llegaba ni a interponer denuncia. Esta vez es diferente, lo han llegado a ver en Elche, por lo que es muy probable que se haya desplazado”, lamentó Noemí el pasado 1 de marzo.

Durante la misma charla, la hermana de Abel explicó que su hermano era una persona muy activa además de haber mantenido siempre una buena forma física, lo que podría haberle motivado a adentrarse en la accidentada geografía de la sierra de Callosa de Segura, donde lamentablemente ha sido hallado sin vida tras un mes de búsqueda.

COMPARTIR: