05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El que fue secretario de la oficina española en Moscú explica que "todo dependerá de EE.UU, el país que decide la ayuda que la OTAN da a Ucrania"

Habla el embajador García-Valdecasas sobre el misil en Polonia: “Oficialmente nunca reconocerían que fue intencional”

El Cierre Digital en Investigadores en la zona donde impactó el misil en Polonia.
Investigadores en la zona donde impactó el misil en Polonia.
Dos personas murieron en Przewodow, Polonia, a causa del impacto de un misil de “fabricación rusa”. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha afirmado que hay una alta probabilidad de que fuera disparado por Ucrania “para defender su territorio”. Mientras Zelenski insiste en que ha sido Rusia la encargada de lanzarlo, el que fue embajador de la embajada de España en la Unión Soviética (1981-1985), Ignacio García-Valdecasas, analiza para El Cierre Digital las dos posibilidades.

El pasado martes un misil impactó en la localidad de Przewodow, Polonia, y acabó con la vida de dos personas como consecuencia de la guerra existente entre Rusia y Ucrania. El país forma parte de la Unión Europea y de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), por lo que el incidente puso en alerta a todos los países que la conforman. Dos días después, el origen del misil parece claro: lo más probable es que fuera lanzado por Ucrania.

Según el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, hay una alta probabilidad de que fuese disparado por Ucrania “para defender su territorio de los ataques con misiles de crucero rusos”, por lo que “no es culpa de Ucrania. Rusia tiene toda la responsabilidad porque continúa su guerra ilegal contra Ucrania”, declaró.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, apoyó esta teoría, diciendo que era “improbable, a la vista de las líneas de la trayectoria, que [el misil] fuera disparado desde Rusia”. Sin embargo, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, todavía intenta atribuir el misil a Rusia ya que es de “fabricación rusa”.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Para el que fue secretario de la embajada española de la Unión Soviética entre los años 1981 y 1985, Ignacio García-Valdecasas, habría que profundizar en la procedencia de dicho misil. “Habría que ser más preciso ahí y se tendría que haber hablado de un misil de fabricación soviética. Estoy convencido de que, a lo mejor, se trataba de un misil muy antiguo de fabricación soviética fabricado en Rusia pero durante la época soviética”, explica en una conversación con elcierredigital.com. Estos misiles soviéticos habrían sido repartidos por todos los países que conformaban antiguamente la Unión Soviética, entre los que se encuentra Ucrania, que todavía utiliza este tipo de armamento en el conflicto con Rusia.

¿Por qué aterrizó en Polonia? Las dos posibilidades

Desde elcierredigital.com hemos querido ahondar en las causas por las que el misil impactó en Polonia. Según García-Valdecasas “solo hay dos posibilidades. Una, que haya sido un accidente. La otra, que haya sido un intento de Ucrania de hacer una operación de falsa bandera”, comenta.

“Para la primera hipótesis, Ucrania intentó con sus medios antimisiles frenar o dificultar o responder a los ataques de misiles rusos. En una de sus respuestas les salió mal la trayectoria y en lugar de ir hacia el norte, hacia el este, o hacia otro lado, cayó en Polonia”, explica más detenidamente sobre el primero de los casos, que es el que ha sido asumido por la OTAN.

El segundo de los supuestos, si bien más peliagudo —ya que implicaría una intencionalidad— “no se puede descartar, porque se insistió mucho en que era un misil de fabricación rusa”, expone García-Valdecasas. “Enviando a Polonia un misil de fabricación rusa podría interpretarse que lo había lanzado Rusia. Pero, por lo visto, los expertos han debido de llegar a la conclusión de que ese misil era imposible que hubiera sido lanzado en Rusia”.

Ignacio García-Valdecasas.

Sin embargo, a pesar de la existencia de estas dos posibilidades, García-Valdecasas cree que las palabras de Jens Stoltenberg dejan claro cuál es la versión oficial de los hechos. “Aunque haya sido lanzado por Ucrania, oficialmente no se va a reconocer nunca la segunda hipótesis, con lo cual solo se puede trabajar en la primera. Y en la primera ya ha dicho Stoltenberg que de todas maneras Rusia es la responsable, puesto que Rusia es la agresora”, explica.

Posibilidades de una intervención futura de la OTAN

El pasado 24 de febrero, Rusia comenzó su ataque para hacerse con Ucrania. Desde entonces, tanto la OTAN como Europa han impuesto diversas sanciones a Rusia y apoyado con armas a Ucrania, pero no han intervenido directamente. Todo parecía indicar que esto sucedería si algún país perteneciente a la OTAN era puesto en peligro, y la reciente situación vivida en Polonia nos hace cuestionarnos si la intervención de la OTAN podría darse en el futuro.

“Nunca se puede descartar, porque las guerras tienen su propia dinámica y esa dinámica no siempre es controlada por aquellos que lanzan la guerra, por aquellos que participan en la guerra. Eso ya se vio en la guerra de 1914, es el mejor ejemplo. Tienes una dinámica y después puede producirse una escalada incontrolada, puede producirse un accidente, o puede producirse un acto de locura. Y eso nunca se puede descartar”, responde a esta cuestión García-Valdecasas.

Según el también encargado de negocios de España en Rusia (de los años 2015 a 2019), esta situación también hace muy complicado ver cuánto más se va a alargar o cuál va a ser su fin. “Cuánto va a durar depende, sobre todo, de la posición que adopten los Estados Unidos. Porque son los Estados Unidos los que deciden la ayuda que la OTAN le da a Ucrania”, explica.

La prospectiva del embajador en enero

Elcierredigital.com mantuvo dos conversaciones con García-Valdecasas en enero, un mes antes de que comenzase el conflicto, y en febrero, justo cuando empezó. En enero, García-Valdecasas hizo una previsión de futuro, teniendo en cuenta la situación geopolítica de entonces, y afirmó que no creía que hubiera “un conflicto generalizado” ni “una invasión directa de Rusia a Ucrania" porque creía que era una trampa. A la vista de la situación actual, afirma que se equivocó “en parte”.

Vladimir Putin.

“Para mí era una trampa para Rusia una invasión con un conflicto abierto. Yo pensaba que era más probable que Rusia ayudara a los separatistas, a los rebeldes o a las milicias del Dombás a defenderse del ataque que era inminente por parte del ejército ucraniano. Y que entonces se trataría de una Guerra Civil entre dos bandos ucranianos. Uno, apoyado por la OTAN y otro, apoyado por Rusia. Yo creía que Rusia no iba a caer en esa trampa. Y acerté en el sentido de que era una trampa, porque Putin tuvo que echar marcha atrás y concentrarse luego en el Dombás, que es lo que ha estado haciendo los últimos meses”, explica García-Valdecasas.

El que fue embajador afirma que es complicado pronosticar cuál puede ser el fin del conflicto. Según afirma, Rusia, al ser una potencia nuclear, “es difícil que pierda una guerra porque siempre puede recurrir al armamento nuclear”. Por ello, afirma que la solución más factible, por la que todo el mundo apuesta, debería ser una “solución diplomática y negociada entre Rusia y Ucrania”.

COMPARTIR: