01 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) detectó 2.000 bares en toda España que supuestamente pirateaban su señal

Golpe a la piratería del fútbol: La Policía se incauta de 800 decodificadores para ver partidos de forma ilegal

Un grupo de aficionados viendo fútbol en  un bar.
Un grupo de aficionados viendo fútbol en un bar.
Agentes de la Policía Nacional inspeccionaron más de 2.000 establecimientos de hostelería por la emisión ilícita de partidos de fútbol y descubrieron que al menos 800 de estos bares incumplían la normativa, la mayoría de ellos a través de un decodificador "vitaminado", es decir, manipulado ilegalmente para recibir gratis las señales de La Liga de Fútbol Profesional (LFP).

La investigación se inició a mediados de noviembre cuando los representantes de la LFP denunciaron a los titulares de varios bares en diferentes puntos de España por un presunto delito contra la propiedad intelectual. Los responsables de los comercios ponían a disposición de sus clientes contenido protegido por la normativa de propiedad intelectual sin autorización, con lo que ocasionaban importantes perjuicios económicos a los titulares legítimos, según la denuncia interpuesta por la LFP.

Además, esta actividad ilícita no solo afectaría negativamente a La Liga, sus clubes y los teleoperadores, sino también a los dueños de otros establecimientos públicos que sí pagan las correspondientes tarifas por emitir esos contenidos en sus respectivos locales.

Cuando La Liga tuvo conocimiento de la supuesta actividad ilícita descrita, y con el objetivo de comprobar su veracidad, realizó las correspondientes verificaciones en los establecimientos infractores. Una vez confirmada formalizó la correspondiente denuncia ante la Policía Nacional.

Cruce de información y big data para cazar recepciones piratas

Para confirmar las presuntas actividades ilícitas, La Liga dispone de complejas herramientas, como  cruzar todas las bases de datos que tiene Google Maps, Páginas Blancas y otras para localizar dónde están los bares de toda España. Trabajan con una tesis abrumadora: de 120.000 locales de este tipo que hay en todo el país, al menos la mitad usan irregular o ilegalmente las emisiones deportivas para atraer clientela. Es entonces cuando el sistema de espionaje a través del teléfono móvil de los usuarios de su app entra en juego. "El micrófono captará fragmentos de audio con el único objeto de poder conocer si estás viendo partidos de fútbol" y "detectar fraudes", admitió La Liga a eldiario.es el pasado mes de junio.

Cuando los bares más sospechosos están localizados, es el momento de los infiltrados, los hombres de negro de La Liga que se camuflan entre los clientes para detectar si el fútbol que ponen en la tele cumple con los requisitos. Hasta 100 personas dedican sus ocho horas de jornada laboral de sus 22 días hábiles al mes para peinar miles de bares por toda España a la caza del fútbol pirata.

Un grupo de aficionados celebrando los goles de España durante el último Mundial de Rusia.

En este caso fue la Unidad Central de Ciberdelincuencia de Policía Nacional quien coordinó el operativo a nivel nacional para realizar las inspecciones necesarias durante la emisión de varios partidos de fútbol para verificar los hechos denunciados y, en caso positivo, proceder a la desconexión de los dispositivos utilizados y la intervención del decodificador ilegal en su caso, así como a la citación del responsable del establecimiento para toma de declaración en dependencia policial.

Los agentes comprobaron que aproximadamente un 60% de los establecimientos inspeccionados se encontraba realizando esta actividad ilícita a través de diversas modalidades. La más común es la utilización de un decodificador “vitaminado”, al que ilegalmente se le había alterado el firmware para poder decodificar la señal privada y acceder a su visionado.

En la actualidad se siguen investigaciones para el esclarecimiento de estos hechos delictivos a través de los testimonios de los infractores y del análisis de los más de 800 dispositivos decodificadores intervenidos durante el 11 y 12 de noviembre.

Solo en la Comunidad Valenciana, cerca de 300 establecimientos fueron registrados y sancionados por los agentes de la Brigada Central de Ciberdelincuencia, según el diario El Levante. También han trascendido numerosas intervenciones en Vigo, Badajoz y Cádiz.

 

COMPARTIR: