08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Otros conocidos nombres como Paco González, Jaime Cantizano, Dafne Fernández , Sara Casasnovas o Marta Fernández también han vivido estas situaciones

El acoso a los famosos, un peligro convertido en realidad: Paula Echevarría es la última víctima pero no la única

Paula Echevarría.
Paula Echevarría.
La noticia de que la actriz Paula Echevarria ha tomado la decisión de denunciar a un fan que la acosaba trae a la actualidad a otros famosos que han sufrido también la persecución de los fans que traspasan líneas en ocasiones peligrosas. Otras celebridades como Paco González, Jaime Cantizano, Dafne Fernández , Sara Casasnovas o Marta Fernánez también han vivido situaciones similares a la denunciada por la ex mujer de David Bustamante.

Paula Echevarría es una de las actrices más populares de nuestro país. En los últimos tiempos le ha tocado vivir el lado más oscuro de la fama. Tal y como publica la revista Semana la asturiana acudió a una comisaria a denunciar el acoso de un fan que ha traspasado la raya de la legalidad y del comportamiento como simple seguidor de un conocido personaje.

Todo comenzó hace un año cuando la protagonista de Galerías Velvet empezó a recibir mensajes intimidatorios a través de sus redes sociales. En un principio, Paula Echevarría no le dio importancia, acostumbrada al escrutinio constante de las redes. Sin embargo, pronto el hombre comenzó a presentarse en situaciones cotidianas del día a día de la actriz, como acudir a los rodajes o alguna tienda.

Según la citada revista del corazón, la ex mujer de David Bustamante finalmente ha decidido poner el asunto en manos de la Policía cuando ha sentido que la seguridad de su hija podría estar en peligro.

Otros conocidos casos

La actriz, actual pareja del futbolista Miguel Torres, no es la única celebrity española que se ha sentido acosada por algún fanático. La actriz Dafne Fernández confesó en el programa de Bertín OsborneMi casa es la tuya, el miedo que sintió cuando se percató de que un admirador había llegado a saber dónde vivía. Tanto  que estuvo hasta en la puerta de su casa.

Dafne Fernández. 

“Puse cosas en los stories [de Instagram] y tal (...) Una vez salí de casa y en el felpudo tenía regalitos de un fan, loco, evidentemente. Ahí me empecé a asustar”, contó ante el presentador. Aunque aseguró que nunca había publicado en su Instagram imágenes de la casa y alrededores, el admirador sabía dónde vivía. Afortunadamente, la cosa no llegó a mayores y la historia termino cuando la actriz de Perfectos Desconocidos denunció la situación.

Peor suerte corrió el presentador Jaime Cantizano. El 1 de marzo de 2017, ratificó en los juzgados de Plaza Castilla en Madrid una denuncia contra una fan por acoso. Un asunto desagradable que llegó a salpicar a su familia. En verano de 2016 una seguidora comenzó a hostigarle exigiéndole una cita. El presentador, en un principio, no le dio mayor importancia, pero todo cambió cuando la chica consiguió tanto su teléfono como el de sus familiares. Las llamadas y mensajes a la madre del presentador eran constantes. Aunque lo peor llegó cuando la fan se presentó en la casa de Cantizano. El presentador se libró del encontronazo con ella porque el portero de la finca logró pararla.

Jaime Cantizano. 

La también presentadora Marta Fernández confesó en su día haber pasado situaciones similares. Fernández contó el pasado mes de septiembre su historia. Un fan comenzó enviarle mensajes de forma insistente por Instagram. “Fue más preocupante cuando una noche de Reyes llego a mi casa y me encuentro una caja en el balcón. Está alto. Hay que hacer fuerza para lanzarlo y que llegue a mi balcón. El desasosiego era tremendo porque tengo varios balcones y justo cayó en el de mi dormitorio”, contó la presentadora en Espejo Público.

Tras denunciar el asunto a la Policía el acoso paró, pero sólo en parte. Comenzó a presentarse frente a su domicilio e incluso a interrogar a sus vecinos sobre ella. Marta Fernández tomó la decisión de enfrentarse a él: “Estoy harta. Como continúes siguiéndome te voy a denunciar a la Policía. Esto no tiene sentido”. Pareció surtir efecto, pero volvió a aparecer en su vida y acabó en manos de la Policía. “Le detuvieron en su casa y un juez le ha puesto una orden de alejamiento de 500 metros. No ha vuelto. Ahora me da la impresión de que ha empezado a escribir a otra mujer conocida” explicó la presentadora en Espejo Público.

Marta Fernández. 

El periodista deportivo Paco González y su familia sufrieron, sin duda, uno de los ataques más duros por parte de una fan que se recuerdan. En 2014 Lorena, trabajadora de una clínica dental, que vivía obsesionada con el periodista, convenció a un amigo para matar a la mujer y a la hija de Paco, que tuvieron que ser atendidas tras ser atacadas con un cuchillo. En enero de este año, el Tribunal Supremo ratificó el internamiento de Lorena por un tiempo máximo de 20 años en un centro psiquiátrico penitenciario.

Posiblemente, el caso más aterrador lo vivió la actriz Sara Casasnovas. Así, hace una década, un ciudadano alemán de nombre Arndt Meyer decidió atentar contra la vida de la intérprete. Según publicó El País, otras 18 actrices españolas también estaban en el punto de mira del alemán formando parte, sin ellas saberlo, de una siniestra lista.

Según un documento del Ministerio del Interior, Meyer poseía en su celda de la prisión de Estremera (Madrid) fotos de las 18 actrices, así como datos personales de las mismas como su dirección y número de teléfono. Algunas de estas famosas se enteraron de esto precisamente a través de los medios. Ni la Policía ni la Justicia les informaron. A raíz del escándalo público, la Fiscalía y el abogado de la actriz Sara Casasnovas intervinieron para sumarse a la causa por la que el delincuente alemán pasó otros ocho años más en prisión.

Sara Casasnovas. 

Todo arrancó cuando Arndt Meyer seguía desde Alemania por el canal internacional de TVE la serie Amar en tiempos revueltos, donde participaba la actriz. Harto de que no contestara a sus cartas decidió acabar con su vida. En junio de 2009 cuando Casasnovas salía del teatro Reina Victoria de Madrid, donde representaba La noche de la iguana de Williams, la atacó con una ballesta.

Entre las fotos que encontró la policía había anotaciones como las siguientes: “Así deberá ser la cara de la mujer de mi vida”, “este cuerpo, piel y tipo de Ana es exactamente mi tipo” o “no me gustan sus facciones para mis hijos”. Los psiquiatras que lo trataron aseguraron que era una persona con una “obsesión enfermiza” y alertaron de su “extrema peligrosidad”. A principios del verano de 2017 fue puesto en libertad y deportado a su país Alemania.

COMPARTIR: