12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se han convertido en un complemento para el estilismo de las personas en vez de ser un corrector para las dentaduras

Brackets caseros, la nueva moda peligrosa que pone en riesgo la salud bucodental

Un tipo de brackets falsos
Un tipo de brackets falsos
Algunos tutoriales enseñan cómo fabricar falsos ‘brackets’ con materiales poco recomendables, como clips, pegamentos o gomas, los cuales pueden perjudicar la salud bucodental.

Muchos youtubers o influencers utiliza la plataforma de YouTube para enseñar trucos o secretos para realizar cualquier actividad. Enseñan (no todos) como tener al alcance de la mano cualquier hazaña, algo que a largo plazo puede ser perjudicial. Claro ejemplo fue lo de Josef Ajram y su manera de invertir en bolsa.

Cuando llega a afectar a la seguridad y la salud del público lo imprescindible es acudir a los profesionales. Si eso no se hace, la persona puede lastimarse y obtener un objetivo muy distinto.

Uno de los casos que está suscitando mucha atención son los vídeos de como fabricar falsos ‘brackets’ con materiales tan poco recomendables como clips, pegamento extrafuerte o gomas para el pelo.

Comonhacer brackets caseros | YouTube

Lejos de querer realzar los dientes, los adolescentes que visionan estos videos fabrican su propio aparato con la intención de aparentar más estatus social, ya que se tratan de piezas y tratamientos caros que no todo el mundo puede costearse. Esta mala práctica ha comenzado a crear tendencia en países de Latinoamérica y el Sudeste Asiático, lugares donde las desigualdades sociales están presentes.

Los riesgos de ponerse ortodoncias falsas

Un aparato falso puede hacer mucho daño. Estos brackets de mentira, a largo plazo, pueden acarrear problemas bucodentales como caries, gingivitis y periodontitis en las encías, incluso perdidas dentales.

Mientras que en estos vídeos se utiliza pegamento tipo ‘superglue’, algo que puede provocar quemaduras en las encías y en la parte interior de la boca, los dentistas en sus consultas usan una resina dental especial para colocar los brackets. Además, cuando se quita un aparato, este se lleva consigo varias capas de esmalte, lo cual debilita al diente y lo deja propenso a la sensibilidad dental y a la caries.

Si a la hora de fabricar los brackets, también se coloca un arco que los atraviese, los dientes podrán moverse sin control, lo que termina matando al nervio que hay dentro de la raíz del diente y cuya única solución es la extracción.

Esta moda peligrosa ha calado tan hondo, que en 2013 el Ministerio de Sanidad de Tailandia anunció el fallecimiento de dos jóvenes por haberse realizado sus propios brackets caseros. Las aleaciones que se utilizan en estos aparatos suelen contener plomo, una sustancia tóxica que, además de teñir los dientes de verde, puede provocar la muerte.

COMPARTIR: