20 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las autoridades porturarias exigen 80.000 € para entregar los 62 vehículos nuevos en Las Palmas y Tenerife

El Gobierno canario embarga en sus puertos los coches de la Guardia Civil por impago de tasas

Panorámica del puerto de Tenerife
Panorámica del puerto de Tenerife
La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) acusa a las autoridades canarias de priorizar el cobro de las tasas portuarias a la seguridad ciudadana. 62 vehículos nuevos esperan en los puertos e Las Palmas y Tenerife para ser entregados al Instituto Armado.

Los guardias civiles de Tenerife y de Las Palmas esperan desde el 20 de febrero la entrega de los nuevos vehículos oficiales que servirán para retirar de la circulación muchos de sus viejos coches con más de 200.000 kilómetros. Sin embargo,  el Gobierno Canario, a través de su Consejería de Hacienda, retiene  esos coches a la espera de cobrar del Estado los casi 80.000€ que consideran deben abonar por la entrada de los vehículos oficiales.

Para AEGC, la Hacienda canaria ha priorizado sus arcas, a pesar de que esta decisión suponga un peor servicio a los habitantes de las islas y a los turistas. Eso además del hecho de poner en riesgo la propia seguridad de los agentes que deben prestar servicio en coches que, por su kilometraje, ya deberían estar retirados.

Varios vehículos de la Guardia Civil en Canarias 

Esta asociación de guardias civiles asegura no entender cómo las Autoridades canarias pueden mantener retenidos en los puertos de Tenerife y las Palmas, 30 y 23 vehículos, respectivamente, que son imprescindibles para garantizar la seguridad ciudadana y de sus agentes.  El colectivo se queja de   la  poca confianza entre Gobierno canario y Gobierno central, que por  80.000€ están causando estos problemas a sus efectivos y al pueblo.

Para AEGC, indica el colectivo de agentes de la Guardia Civil, no hay ninguna duda de que  por encima de ese cheque esta la integridad física de todos los agentes que merecen tener vehículos en buen estado y, por supuesto, la seguridad de la ciudadanía que para eso la paga vía impuesto.

COMPARTIR: