18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las primeras hipótesis apuntan a que el presunto autor del crimen quería dificultar las tareas de identificación de la víctima

Investigan el hallazgo de un cuerpo calcinado al que le cortaron los dedos en Vallecas

Zona próxima a donde se descubrió el cadáver.
Zona próxima a donde se descubrió el cadáver.
El cadáver hallado el domingo en un pequeño incendio en un descampado del madrileño distrito de Vallecas tenía todos los dedos cortados, presuntamente para impedir su identificación, que está siendo lenta y muy compleja. La víctima, que no llevaba documentación y estaba completamente calcinada, apareció envuelta en una tela y en su cuerpo se hallaron productos inflamables acelerantes. El Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional trabaja sin descanso para esclarecer el suceso.

El hallazgo de un cadáver en Cerro del Murmullo, un descampado en el madrileño distrito de Villa de Vallecas, mantiene a los vecinos de la zona en vilo. El Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional, que trabaja sin descanso para esclarecer el suceso, se centra ahora en identificar a la víctima, que no llevaba documentación y estaba completamente calcinada. Además, tenía todos los dedos cortados, presuntamente para impedir su identificación.

La voz de alarma la dieron los propios vecinos el pasado domingo, tras advertir olor a quemado en la zona, tal y como adelantaba el diario ABC. Tras llamar a los servicios de emergencias, un equipo de bomberos acudió a estos terrenos para sofocar el fuego y descubrió el cuerpo sin vida de un hombre, aparentemente de mediana edad y desnudo de cintura para arriba, envuelto en una tela, una especie de cortina de ducha. 

Hasta el lugar se desplazaron agentes del Grupo VI de Homicidios, que se han hecho cargo de la investigación, y agentes del Grupo de Delitos Violentos de la Brigada de Policía Científica para realizar la inspección ocular técnico policial.

El lugar del hallazgo. 

Aunque hasta el momento se desconoce cualquier dato sobre la identidad la víctima, las primeras averiguaciones, tales como que los dedos hubieran sido amputados y el hallazgo de productos inflamables acelerantes en el cuerpo, apuntan a que se trata de un crimen y que el presunto autor o autores habrían tratado de impedir la identificación de la víctima por si esto pudiera delatarlos. 

En este sentido, aunque la identidad y edad del fallecido no se podrán averiguar mediante las huellas dactilares, los expertos del Instituto Anatómico Forense pueden hacerlo a través de las piezas dentales. De hecho, el cuerpo ha sido trasladado al Instituto de Medicina Legal de Valdebebas, donde se espera que los resultados de la autopsia arrojen nuevos indicios que permitan esclarecer el caso.

Zona conflictiva 

La zona del hallazgo, el conocido como Cerro de los Murmullos en el barrio madrileño de Villa de Vallecas, es una zona habitualmente transitada por toxicómanos. Hace meses, los vecinos alertaban del alarmante número de jeringuillas que se encontraban en los alrededores de este descampado y que podían suponer un grave perjuicio para su salud. A tres kilómetros del sector VI de la Cañada Real, uno de los principales puntos de venta de droga de la Comunidad de Madrid, los adictos acuden a este descampado del Ensanche de Vallecas para consumir. 

También lo frecuentan personas que practican 'cruissing', intercambios sexuales anónimos e inmediatos entre desconocidos, principalmente en zonas al aire libre, tal y como relata el diario ABC

COMPARTIR: