02 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Benemérita sufre un muerto por esta lacra cada 26 días

Grave problema para la Guardia Civil: Décimo suicidio de un agente en lo que va de año

Un nuevo suicidio en la Guardia Civil, esta vez en Canarias, se ha sumado a la trágica estadística que diezma desde hace años este cuerpo. En esta ocasión, fue el pasado lunes cuando el sargento jefe de la Unidad de Policía Judicial en Fuerteventura se quitaba la vida con su arma reglamentaria. Con este fallecimiento son 26 los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad -guardias civiles, policiales nacionales, autonómicos y locales-, que se han quitado la vida en 2018.

El sargento fallecido, de 40 años, casado y con un hijo, había sufrido la apertura de un expediente disciplinario recientemente por parte el Capitán Jefe de la zona, según explicaba en un comunicado la sección de Suboficiales de Independientes de la Guarda Civil (IGC).

Gráfico comparativo realizado por la AUGC sobre los suicidios en el Cuerpo / AUGC

La incoación del citado expediente habría comenzado hace unas semanas, fruto de desavenencias profesionales dentro del Cuerpo, cuando un cabo adscrito al servicio de Seguridad Ciudadana se quejó ante su Capitán Jefe de que el sargento no le había incluido en una propuesta para felicitación y condecoración por servicios meritorios.

Pero los desencuentros venían de mucho antes, cuando el sargento, de la unidad de Policía Judicial, destinado en Gran Tarajal, pidió que las investigaciones más técnicas le fueran traspasadas a su departamento, aunque las denuncias se hubiesen recibido en la unidad de Seguridad Ciudadana, según explicó IGC.

El sargento fallecido fue cabo 1º hasta 2016, cuando ingresó en la academia de suboficiales y llevaba poco más de un año ejerciendo la jefatura del equipo territorial de Policía Judicial. Ingresó en la Guardia Civil en 2002, procedente de la unidad militar de la Legión Española. Anteriormente a Canarias, estuvo destinado en el equipo de Delincuencia Organizada de la Policía Judicial (EDOA) de la comandancia de Guipúzcoa, donde fue condecorado en varias ocasiones por sus intervenciones en las investigaciones contra el tráfico de drogas en el País Vasco.

Un muerto cada 26 días

Este fallecido se ha convertido en la primera víctima en la Guardia Civil después de que en julio se presentase el nuevo protocolo anti suicidios dentro de este cuerpo. Juan Couce, secretario general de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) en Las Palmas de Gran Canaria, explicó que “en junio de 2018 ya advertimos al general jefe de la región que se estaba abusando disciplinariamente con los expedientes por faltas graves”. Estos expedientes pueden acarrear desde que un guardia sea suspendido de empleo y sueldo durante unos días hasta la pérdida de destino, lo que para un agente con arraigo insular supone un castigo excesivo. Se da la circunstancia que solo hay un psicólogo para atender a más de tres mil efectivos entre agentes y oficiales en toda Canarias, por lo que este profesional sólo hace labores, prácticamente, de inspección y no de prevención.

La Guardia Civil sufre un suicidio cada 26 días, una dramática estadística que se repite anualmente. En 2016 fueron nueve los muertos, diecisiete el pasado año y diez, en 2018. Desde 1982 hasta la actualidad son 500 los guardias que se han suicidado. La IGC se ha puesto a disposición de la viuda del fallecido, que estudia si presenta denuncia ante el juzgado que está estudiando el suceso y se persona como acusación particular, de manera que su marido pueda ser considerado muerto por accidente profesional y tener acceso a una mejor pensión de viudedad.

 

COMPARTIR: