29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según el sindicato ACAIP, este preso es "culpable de los delitos de homicidio en grado de tentativa y atentado" por herir de gravedad al funcionario

Condenan a 10 años de prisión al interno que apuñaló al jefe de servicios del penal de Cuenca

El Cierre Digital en Centro penitenciario de Cuenca
Centro penitenciario de Cuenca
La sección primera de la Audiencia Provincial de Cuenca ha condenado a 10 años de prisión, por los delitos de intento de homicidio y de atentado, al interno que apuñaló en el cuello con dos cristales a un jefe de servicios de los servicios del Centro Penitenciario de Cuenca –tal y como reveló el sindicato ACAIP–. Declara también a la administración como responsable civil subsidiaria tal y como pedía la acusación particular.

La sección primera de la Audiencia Provincial de Cuenca ha condenado a 10 años de prisión, por los delitos de intento de homicidio y de atentado, al interno que apuñaló en el cuello con dos cristales a un jefe de servicios del Centro Penitenciario de Cuenca. Declara también a la administración como responsable civil subsidiaria tal y como pedía la acusación particular.

La Audiencia Provincial de Cuenca ha emitido sentencia en primera instancia en la que considera probado que, el pasado 27 de octubre de 2021, el jefe de servicios de la prisión sufrió un intento de homicidio por parte de un interno extremadamente peligroso. El tribunal ha tomado en consideración las tesis aportadas por la acusación particular ejercida por los servicios jurídicos del sindicato de prisiones ACAIP-UGT, imputando también un delito de atentado y declarando a la administración como responsable civil subsidiaria por no haber trasladado al interno a un centro penitenciario más acorde a su peligrosidad. 

El interno ha sido condenado a 10 años de prisión por los delitos de homicidio en grado de tentativa y atentado, cantidad algo inferior a la solicitada, al habérsele aplicado una atenuante simple por presentar el acusado, en el momento de los hechos, un residuo patológico de esquizofrenia. Además, ha sido condenado a indemnizar al funcionario agredido con 23.312 euros. 

carcel_cuenca_3

Centro penitenciario de Cuenca.

La acusación particular, ejercida por el letrado de ACAIP-UGT, solicitó a su vez que se declarara a la administración como responsable civil subsidiaria al no haber tomado esta las medidas de seguridad oportunas con el interno, y no atender la solicitud de traslado del interno a un centro más acorde a su perfil. La audiencia provincial así lo ha entendido, a pesar de la oposición de la abogacía del estado, dejando patente, en los fundamentos jurídicos de la sentencia, la insuficiencia de material antidisturbios, que el interno no fue asignado a una celda de especial seguridad por la dirección del centro, a pesar de que existió esa posibilidad, y remarcando que La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias  no contestó a la petición de traslado realizada por el Consejo de Dirección de la prisión fundamentada en que "el Centro Penitenciario de Cuenca no está preparado para acoger a presos peligrosos". 

ewvs

Centro penitenciario de Cuenca.

ACAIP-UGT considera lo ocurrido en Cuenca un hecho extremadamente grave por las consecuencias que podrían haberse derivado del mismo. Por este motivo, junto con otras organizaciones sindicales convocó diversos actos de protesta en el centro penitenciario a los que no acudió ningún representante de la dirección ni de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. "Una muestra más del absoluto desprecio que la administración penitenciaria ante sus trabajadores", según indican desde el sindicato.

Motivo de la sentencia

Como elcierredigital.com previamente adelantó, los hechos ocurrieron cuando el jefe de servicios intervino ante la agresividad de la que estaba dando muestra el interno. Según ACAIP-UGT, el interno “se había atrincherado en su celda y utilizó un cristal roto de la ventana para atacar al trabajador penitenciario, causándole una herida inciso contusa de tres centímetros en el cuello afectando piel y tejido celular subcutáneo que, por su localización, la región anatómica afectada y por su proximidad a la vena yugular, arteria carótida y tráquea, tal y como consta en el informe forense, era susceptible de haber ocasionado la muerte del funcionario. Como consecuencia de la agresión, el trabajador sufre secuelas tanto físicas como psicológicas”.

Elcierredigital.com contactó con Joaquín Leyva, portavoz de ACAIP-UGT, que indicó que “este interno fue detenido por una agresión sexual después de haber salido en libertad del centro penitenciario de Estremera. Tras la detención fue trasladado al centro penitenciario de Cuenca, donde protagonizó un incidente grave después de que se advirtiera de que era un interno que no cumplía el perfil para estar en esa prisión. Se avisó a los servicios centrales del ingreso de este interno y de que la prisión de Cuenca no contaba con los servicios de seguridad necesarios para atenderle. Sin embargo se hizo caso omiso de esta advertencia y el 27 de octubre volvió a ocurrir un nuevo incidente”.

COMPARTIR: