18 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hay que recordar para evitar que el terrorismo vuelva a atacar a nuestra sociedad

¿Olvido? No, gracias

Flores y velas tras el atentado de Estrasburgo
Flores y velas tras el atentado de Estrasburgo
Las Victimas no quieren venganza, quieren justicia y sí, por supuesto, tienen memoria y muy viva. El terrorismo sigue vivo de diversas formas.

¿Olvido?  No, gracias

El ser humano tiene la tendencia a olvidarse de aquello que de alguna manera le ha hecho daño, lo cual, por otra parte,  se puede considerar normal e incluso admisible. Pero no siempre el olvido es la mejor solución, sobre todo porque el hacerlo puede dar a lugar a que la situación desagradable que produjo ese daño pueda volver a repetirse.

Este es el caso de terrorismo en nuestro país. Durante muchos años España se vio azotada por el látigo del terrorismo etarra que dejo tras de sí un rastro de dolor que aun escuece a las conciencias de las personas de bien.  Pero parece que todo ha pasado, como ya no matan…Ahora son personas de bien.

Nos intentan vender un relato de reconciliación, de paz y amor… y parece como que son las victimas las que no quieren cerrar esa herida enrocadas en n supuesto resquemor y ansia de venganza.

Craso error,  amigos míos, las Victimas no quieren venganza, quieren justicia y sií, por supuesto, tienen memoria y muy viva. Mientras los familiares de los presos piden su acercamiento para poder estar juntos y gozar de la ansiada vida familiar, las Víctimas no podrán hacerlo nunca más gracias a que los terroristas, en un momento dado de su vida decidieron convertirse en dioses y decidir sobre las vidas de los mortales en aras de un conflicto que jamás lo fue por más que se empeñen en autojustificarse.

Las víctimas siguen sufriendo

Víctimas, siempre con mayúsculas, que tienen que convivir con los asesinos, que tienen que ver como se les ensalza públicamente, como están gobernando en los pueblos y ciudades que previamente habían regado con la sangre de sus vecinos.  Ahora tienen  a su  policía e intentan echar a todos aquellos los que durante años fueron su azote y que son el único muro al que no pueden derribar. Sirva como ejemplo como se está sacando a nuestra Guardia Civil de Navarra con la total aquiescencia del  Gobierno de la Nación.

Todo esto sirve de introducción a donde quiero llegar, que no es otra cosa que recordar que la serpiente del terrorismo no está muerta ni mucho menos, que quizá en algunos casos ya no mate pero que  su veneno sigue emponzoñando la vida diaria no solo de nuestra  querida nación sino del mundo entero.

El terrorismo sigue vivo

Y es que el terrorismo no ha muerto, muy al contrario, es una hidra de múltiples cabezas cada vez más viva. Por eso cuando no podemos dormirnos y pensar que esa cabeza ha sido cortada y por tanto que el problema ha sido erradicado.  El terrorismo tiene múltiples caras, la hidra múltiples cabezas y os aseguro,  que el olvido o el “aquí ya no pasa”  no es la solución para erradicarlo.

Hace pocos días nos lo acaban de recordar en Estrasburgo, tres familias destrozadas, docenas de heridos…vidas rotas por el terror de unos fanáticos terroristas en aras de supuestas reivindicaciones que en ningún caso justifican arrebatar o destrozar vidas humanas.

Flores y velas en memoria por las víctimas del atentado de Estrasburgo.

Pero aunque vivamos en nuestra burbuja de paz y tranquilidad, el terrorismo sigue arrebatando vidas humanas en todo el mundo. Como ejemplo, durante 2017,  cerca de 80 países han sufrido el terrorismo en sus propias carnes,  alcanzándose unas cifras cercanas a las 25.000 muertes por esta causa. Otra referencia serían los más de 32.000 fallecidos durante 2014, que registra el mayor número de muertos por atentados terroristas de la secuencia histórica conocida.

Hasta hace relativamente poco tiempo, todo esto nos cogía  muy lejos… pero desde 2013,  la sombra terrorista se está situando sobre nuestras cabezas con  más de 20 atentados repartidos entre  Paris, Londres, Bruselas, Estocolmo, Berlín y por supuesto, Barcelona.

El recuerdo vivo de todo esto está,  única y permanentemente,  en las  Victimas, sus familiares y amigos,  único testimonio de la barbarie terrorista que permanece a lo largo del tiempo.

Todos somos Paris, Londres, etc., el día de los atentados y posteriores pero ¿y después? Vuelta al olvido hasta el siguiente…

No al olvido

Por eso, rebelémonos contra el olvido, mantengamos la alerta y obliguemos a los diferentes gobiernos  a que no bajen la guardia, que no se dejen arrastrar por mal entendidas concordias, que apoyen a las fuerzas de seguridad y, sobre todo que mantengan vivo el recuerdo a través de las víctimas, no permitamos que se conviertan en moneda de cambio para fines políticos, que sean en suma  el recuerdo vivo de la barbarie terrorista y, como tales, que permanezcan siempre en nuestra memoria y sean el estímulo para seguir luchando contra esta locura que cada vez  más, se está convirtiendo en parte no deseada de nuestras vidas.

 POR ELLOS, POR TODOS,  VERDAD, MEMORIA, DIGNIDAD Y JUSTICIA

José Ignacio Herce Álvarez
Vicepresidente de Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT)

COMPARTIR: