14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LEE LA BIBLIA Y PERMANECE EN EL MÓDULO DE AISLAMIENTO DE LA CÁRCEL DE ZUERA, PENDIENTE DE JUICIO EN ESPAÑA Y CONDENADO YA A CADENA PERPETUA EN ITALIA

La vida en prisión del asesino Igor El Ruso, el terrible exmilitar serbio del triple crimen de Albalote

Su aspecto impone, como sacado de un casting de un thriller. Fue condenado hace unos días a cadena perpetua por asesinar a un hostelero y a un guardia en Italia. Siguió el veredicto del juez por videoconferencia desde la prisión zaragozana de Zuera y apenas se inmutó. En España tiene una causa abierta por matar a dos guardias civiles y un ganadero en Albolote del Arzobispo (Teruel) tras dispararles 17 veces en una emboscada.

Es uno de los criminales más peligrosos que ha pasado por una cárcel española. En Italia también ha dejado buena cuenta de su historial delictivo y homicida. Ha sido condenado a cadena perpetua por la Justicia italiana por dos asesinatos en la ciudad de Ferrara pero recibió su veredicto con la frialdad propia de uno de los más temidos psicópatas que ha conocido la reciente historia del crimen. Desde la prisión zaragozana de Zuera, donde lleva interno más de un año, compareció por videoconferencia y escuchó el veredicto de culpabilidad y su condena: cadena perpetua y la imposición de 1,7 millones de euros a pagar a las familias de las dos personas a las que mató.

Norbert Feher, más conocido como Igor El Ruso, ha sido condenado a pasar el resto de su vida en prisión por asesinar a primeros de abril de 2017 al guardia Valerio Verri y al hostelero Davide Fabbri en Italia. Fue en este país donde desarrolló gran parte de su carrera criminal desde el año 2006, teniendo antecedentes por robos y por delitos de sangre. Después de cometer los asesinatos en 2017, estuvo en paradero desconocido durante unos meses hasta que llegó a España.

Hizo el camino en bicicleta y se refugió en Albalote del Arzobispo, un pequeño municipio de la provincia de Teruel de poco más de 2.000 habitantes. El 4 de diciembre de ese año, tiroteó a dos lugareños que acudían a una masía, dejándoles malheridos. Ellos pudieron sobrevivir al ataque y el criminal huyó.

igor-el-ruso-corriere-della-sera

Igor El Ruso/Imagen vía El Corriere della Sera

Días después, el 14 de diciembre, una patrulla de guardias civiles que buscaban a Igor por el monte sufrió una emboscada por parte del fugitivo. Los dos guardias civiles, Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero, estaban con José Luis Iranzo, un famoso pastor de la zona. El Ruso les vio, se escondió hasta tenerlos a tiro y sin que ellos se dieran cuenta abrió fuego contra ellos hasta 17 veces. No pudieron reaccionar y fallecieron tiroteados por Igor.

Sus muertes conmocionaron Teruel por cómo ocurrieron y por la juventud de las víctimas. Víctor Romero tenía 30 años y era natural de Calanda (Teruel). Estaba casado y tenía una hija pequeña. Víctor Jesús Caballero tenía 38 años y era de origen gaditano. Su pareja no cobra la pensión al no estar casados.

José Luis Iranzo era un agricultor y ganadero muy querido que trabajaba en el municipio turolense de Andorra. Tenía 39 años, estaba casado y tenía un hijo. Su trabajo como líder de la organización UAGA (Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón) de la que estaba llamado a ser su secretario general, hizo que fuera muy popular en la zona. Además, era nieto de José Iranzo, más conocido como El Pastor de Andorra en el mundo de la jota.

A día de hoy, los vecinos del lugar todavía se preguntan si fueron suficientes las medidas de seguridad tomadas para atrapar a Norbert Feher.

Exmilitar serbio, frío y religioso 

Igor El Ruso fue en su momento uno de los criminales más buscados en Italia. Para huir de la Justicia ha llegado a obtener en los últimos años hasta 23 identidades diferentes en ocho países. Se trata de un exmilitar serbio de 42 años con una personalidad fría y considerado por las autoridades policiales como “extremadamente peligroso”.

Con esa frialdad escuchó la sentencia que le condena a no salir de la cárcel en su vida y aguarda en el módulo de aislamiento (reservado para los presos más peligrosos o los que hayan protagonizado incidentes graves en el interior del centro) de la prisión de Zuera a que siga adelante la causa abierta contra él por el triple crimen en el pequeño municipio de Teruel.

Feher asegura que se asentó en ese territorio turolano porque había venido a España a “hacer negocios”. Esta afirmación, sus crímenes y su extravagante personalidad hacen que se sospeche de si este criminal está relacionado con grupos organizados de delincuencia internacional.

El pasado diciembre, Aragón TV emitió un programa en televisión sobre el triple crimen de Albalote y su autor. En él, aparece un informante camuflado para no ser reconocido y asegura que El Ruso se cartea desde prisión con dos personas: una periodista de Italia que estaría preparando su biografía y una chica de Madrid con la que pretende rehacer su vida. Según este testimonio, Feher pasa su tiempo en el gimnasio y leyendo.

Su principal lectura es la Biblia, que pidió a los funcionarios nada más entrar en prisión, pero también consume otras lecturas como cómics. El informante aseguraba que El Ruso "se cree superior a los demás” y que los otros presos le tienen miedo. Del mismo modo, manifestaba que con algunos reos se comporta bien, pero con los funcionarios el trato era completamente diferente.

COMPARTIR: