17 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este alicantino de 36 años se fugó el pasado 18 de febrero del centro sanitario en el que llevaba interno ocho años tras romper la puerta exterior

Alerta ante la desaparición de Abel González Pérez en Redován: “Necesita su medicación”

El Cierre Digital en Cartel de SOS Desaparecidos de Abel González Pérez, desaparecido en Redován el pasado domingo 18 de febrero.
Cartel de SOS Desaparecidos de Abel González Pérez, desaparecido en Redován el pasado domingo 18 de febrero.
Abel González Pérez, de 36 años, se fugó el pasado domingo 18 de febrero de la institución en la que se encontraba interno en la provincia alicantina de Redován. Elcierredigital.com ha entrevistado a su hermana Noemí, que explica que su hermano sufre esquizofrenia paranoide y manía persecutoria, además de tener un ligero déficit mental. El desaparecido es una persona cordial e inofensiva pero preocupa el hecho de que lleve tanto tiempo sin tomar su medicación.

El pasado domingo 18 de febrero, Abel González Pérez, de 36 años, desapareció en la localidad alicantina de Redován tras fugarse del centro en el que se encontraba tutelado debido a su delicada condición mental. El portal SOS Desaparecidos detalla que Abel mide 1,72 metros de altura, es de complexión delgada, tiene los ojos marrones y el pelo oscuro canoso. La última vez que fue visto iba sin camiseta y llevaba un parche en el cuello —debido a una operación previa—. Elcierredigital.com ha logrado contactar con Noemí González, hermana de Abel, para conocer más detalles sobre su hermano y el contexto de su desaparición.

Noemí ha señalado durante su encuentro con este medio que su hermano se fugó del centro en el que se encontraba internado en Redován tras acceder al patio exterior por una salida de emergencia. Desde allí logró alcanzar la puerta exterior que, con una sorprendente fuerza, logró romper para salir. “Él está tutelado por la Generalitat Valenciana en este centro desde hace unos ocho o nueve años”, indica Noemí.

Se pide especial colaboración ciudadana para localizar a Abel, que tiene recetada medicación para su enfermedad, y que lleva sin tomarla desde que desapareció, hace más de 10 días. Noemí ha explicado durante su entrevista con elcierredigital.com que su hermano “es muy bueno, es como un niño, pero si se pasa el efecto de su medicación puede tener brotes o manía persecutoria y sentirse amenazado, lo que lo puede convertirlo en un peligro sin él quererlo”.

WhatsApp_Image_2024-02-29_at_21.19.59_1

Fotografía de Abel, cedida por su hermana Noemí

Sobre la delicada situación de Abel, su hermana le explica a este medio: “Mi hermano es una persona muy buena, es como un niño en muchos sentidos, tiene un ligero déficit mental y esquizofrenia paranoide". Según relata Noemí, Abel no acepta su enfermedad y siempre ha insistido en que quería salir de los centros donde ha estado interno.

Según relata Noemí, Abel ya “se ha intentado fugar tres veces, si no me equivoco. Se escapó una vez cuando estaba en Villena —su anterior centro— y se ha escapado dos veces de este, pero ninguna fuga había sido tan prolongada como esta, siempre lo localizábamos y no se llegaba ni a interponer denuncia. Esta vez es diferente, lo han llegado a ver en Elche, por lo que es muy probable que se haya desplazado”, lamenta Noemí durante su entrevista con elcierredigital.com.

“Las últimas veces que se escapó lo encontraron por el pueblo, también se le escapó algunas veces a mi padre y acabó en casa de mi hermana, es muy difícil de controlar”, explica Noemí, que indica que “la última vez que se escapó llevaba dinero que le había cogido a mi padre”.

La hermana de Abel ha señalado que su hermano es una persona muy activa y es fácilmente reconocible si se tiene en cuenta su condición, “tiene algunos gestos muy característicos, como protegerse la cabeza con las manos”, explica Noemí, que atraviesa una situación especialmente delicada a la espera de conocer el paradero de Abel.

“Abel es una persona muy activa, es muy bueno pero siempre está alterado”

Noemí ha explicado durante su entrevista con elcierredigital.com que al igual que su hermano Abel, otros dos hermanos sufren una condición similar: “Mis otros dos hermanos aunque tengan una condición parecida son estables. Sin embargo, Abel es una persona muy rebelde, va buscando constantemente salirse con la suya, incluso en el propio centro”, sostiene Noemí.

También señala que “el propio director del centro en el que estaba interno dice que constantemente estaba intentando conseguir sustancias y trapicheando, porque a las personas con su misma condición les prohíben todo tipo de bebidas estimulantes, como puede ser el café o las bebidas energéticas porque de por sí ellos son muy activos y muy nerviosos”.  

“A él cualquier sustancia que lo active no le hace el mismo efecto que a una persona cualquiera, a él un café le puede dejar un tiempo indefinido sin dormir, le generan un gran efecto, y si encima lo mezcla con otras sustancias como pueden ser los porros pues los efectos en su enfermedad se multiplican. En los últimos tiempos ha tenido varios brotes por ese motivo”, explica Noemí, que señala que “si mi hermano Abel fuera estable y pudiera convivir viviría conmigo sin problema, junto a sus otros dos hermanos”.

WhatsApp_Image_2024-02-29_at_21.19.59

Fotografía de Abel junto a un familiar, cedida por su hermana Noemí

Sobre los motivos que llevaron al internamiento de Abel, su hermana Noemí explica: “mi hermano empezó con un problema de vigorexia con 16 o 17 años. Él estaba ilusionado porque, según él, le habían dicho que querían llevárselo para competir, porque tenía potencial. Eso hizo que su obsesión —ya condicionada por su enfermedad— fuera mayor. Al final no llegó a competir, pero le sigue afectando hoy día, estoy segura de que en su cuarto del centro se pone a hacer flexiones y demás. En aquella época además tuvo malas compañías y consumió determinadas sustancias que agravaron su enfermedad”, lamenta Noemí, al tiempo que recuerda: “mis padres no querían internarlo, mi madre falleció hace siete años y si Abel estuviera estable, todos saben que viviría conmigo, pero su caso es diferente y necesita cuidados”.

La hermana de Abel señala que “el centro está muy preocupado por la situación, el director está involucrado y sé que han hecho bien su labor. En cuanto supieron de su fuga salieron a buscarle y posteriormente a interponer una denuncia. Ellos no podían hacer mucho más en cuestión de seguridad, también me imagino que si pones un guardia de seguridad en un centro donde también hay área de geriatría, no queda bien. Además, no pueden tomar determinadas medidas de seguridad porque los internos no son presos, son personas que están sufriendo y que también tienen derechos”, sostiene Noemí.

WhatsApp_Image_2024-02-29_at_21.20.00

Fotografía de Abel, cedida por su hermana Noemí

La hermana de Abel ha destacado: “nos han dicho en varios puntos de Elche que lo han visto pasar. De hecho, según parece comió en un comedor social allí”. Elche se encuentra a aproximadamente a 1,2 kilómetros de Redován, el pueblo donde se encuentra la institución de la que se ha fugado Abel.

Su hermana no descarta que se haya desplazado y que ahora se encuentre en otro lugar: “es una persona muy activa y muy enérgica, perfectamente se ha podido ir andando a Elche y también se ha podido desplazar a otros pueblos aledaños, no descartamos ninguna opción”.

Por otra parte, Noemí ha recordado que “Abel lleva sin tomar la medicación casi dos semanas, nunca ha estado tanto tiempo sin tomarla y el psiquiatra nos ha dicho que probablemente el efecto le dure más de 15 días, pero después de ese plazo pueden volver los efectos de su esquizofrenia y su manía persecutoria, lo que puede hacer que se convierta en peligroso sin él quererlo, pues puede sentirse amenazado en cualquier momento”.

Se pide colaboración ciudadana para localizar a Abel, que puede encontrarse en Elche o sus pueblos circundantes. También se recuerda que cualquier información sobre el desaparecido es de utilidad y puede ser aportada al equipo de SOS Desaparecidos a través de los teléfonos 649 952 957 y 644 712 806. O bien a través de la dirección de correo electrónico info@sosdesaparecidos.es

COMPARTIR: