22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Benemérita calcula que los disparos se vienen produciendo desde 2019 y que se realizan con una carabina de perdigones, ya hay algunos sospechosos

La Guardia Civil busca a un francotirador desconocido que hiere y mata a más de cincuenta gatos en Mallorca

Varios gatos en una colonia.
Varios gatos en una colonia.
Un francotirador ha provocado graves heridas o incluso la muerte a más de 50 gatos de una colonia felina de Cala Murada, en Manacor (Mallorca). En el año 2019, se detectaron los primeros casos de maltrato animal a los felinos y desde entonces, un grupo de detectives privados contratados por la Asociación donde residen los gatos junto a la Guardia Civil investigan el suceso y estrechan el cerco sobre los sospechosos.

Tras detectar varios incidentes la presidenta de la Fundación Natura Mallorca, dedicada al cuidado de gatos, presentó una denuncia en un juzgado de Instrucción de la ciudad porque algunos de sus animales habían sufrido impactos por perdigones. El caso quedó archivado pero el tirador siguió hiriendo a los gatos. En 2019, mató a uno de ellos y dejó malheridos a casi una decena. Al año siguiente, en 2020, los daños a los felinos continuaron, hubo otro gato muerto y otros tantos heridos. Este año, `Rubí´, un gato de la colonia fue disparado, pero el veterinario pudo salvarlo.  

Una amenaza 

Un escrito anónimo redactado en alemán llegó a la dueña de la Asociación entre los meses de abril y junio de 2019. En el documento, se podía leer: `Sus putos gatos lo rompen todo y cagan por todo. En breve vamos a disparar a los bichos. Usted se encargará de la responsabilidad´. Esta nota se encuentra en posesión de la Guardia Civil y les podría servir de herramienta para corroborar la identidad del sospechoso gracias a la caligrafía. Además, los investigadores que llevan el caso, tienen fotografías y matrículas de los vehículos que se utilizaban mientras se disparaba a los gatos.   

De momento, solo se están contabilizando los casos de animales que acuden a las clínicas veterinarias para ser atendidos, muchos otros huyen de ese lugar malheridos sin que se conozca su dirección. Debido a la situación, la dueña de la fundación contrató los servicios de los detectives privados de GesInforma, del Grupo Ges para investigar el caso con la ayuda del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) que busca a los implicados del acontecimiento.  

Uno de los detectives privados, Carlos Valencia, afirma haber estado en la colonia durante 24 horas varios días seguidos para dar con el paradero del sospechoso. El trabajo realizado por parte de GesInforma ha logrado una información acotada de los presuntos culpables que ahora busca la Guardia Civil. Los implicados utilizan una carabina de aire comprimido con balines de copa, y a veces usan una vista telescópica para disparar a los animales a una distancia mayor. 

Radiografía de uno de los gatos tiroteado en la colonia. En la imagen, dos perdigones en el cuerpo del animal.

Los gastos veterinarios para salvar a los felinos ascienden a una cantidad considerable debido a que la mayoría de ellos necesitan operaciones que resultan muy costosas. Las intervenciones duran horas, son complejas y en el peor de los casos, a algunos animales les quedan secuelas de por vida. Aparte de los daños físicos, los felinos sufren daños psicológicos como el temor a salir de la finca, una vez están recuperados.  

En la denuncia al Seprona constan declaraciones de los vecinos de la zona que se encuentran "angustiados e intranquilos" ante los continuos disparos hacia los felinos y están deseosos de que la Guardia Civil detenga a los sospechosos. Este caso es uno de los muchos de maltrato animal que se contabilizan en España cada año.  

COMPARTIR: