27 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A pesar del mismo 'modus operandi' y de que tres de ellas tienen perfiles similares todavía no se está investigando como posibles asesinatos en serie

Inquietud en el Levante ante un posible asesino en serie: Hallan muertas en acequias a cuatro mujeres estranguladas

Las tres primeras víctimas.
Las tres primeras víctimas. / Mediaset
Desde el pasado mes de noviembre de 2020 se han encontrado los cuerpos de cuatro mujeres en el Levante español, en concreto en las provincias de Valencia y Castellón. Las cuatro han sido víctimas con un mismo 'modus operandi': muerte por estrangulamiento y abandonadas en acequias. Tres de las cuatro víctimas son mujeres de más de cuarenta años. Una cuarta era una joven de 19 años que ejercía la prostitución. No se están investigando como asesinatos en serie.

En los últimos meses se han encontrado los cuerpos de cuatro mujeres en las provincias de Valencia y Castellón. Todas fueron asesinadas mediante estrangulamiento y han sido halladas en acequias. Tres de las cuatro víctimas son mujeres de más de cuarenta años. Una cuarta era una joven de 19 años que ejercía la prostitución. Estos elementos han hecho que muchos comiencen a hablar de un posible asesino en serie. Aunque lo cierto es que éstos son los únicos elementos para considerar esta posibilidad y no se ha considerado como tal.

Por el momento, los cuatro crímenes están siendo investigados en procesos separados y, de hecho, pertenecen a distintos partidos judiciales. Fuentes de los Cuerpos de Seguridad del Estado aseguran "que es descartable que se trate de la obra de un asesino serial" y no están valorando la posibilidad de que se trate de "asesinatos de imitación".

Las víctimas

Alicia fue asesinada en noviembre de 2020. De 45 años y funcionaria de Justicia. Su cuerpo se encontró apenas a 200 metros de su casa en Elche (Valencia). Se le perdió la pista cuando salió a pasear con su perro. La última llamada que hizo fue a la persona con la que compartía piso. Aseguró que dos mujeres la estaban siguiendo. Tiempo después su cuerpo fue encontrado en una acequia cercana a su casa y presentaba signos de estrangulamiento. 

La segunda mujer hallada sin vida fue en una localidad a 27 km de la primera, Silla, el 8 de enero. Se trataba de una mujer de 19 años llamada Florina, de nacionalidad rumana, que ejercía la prostitución. En este caso la investigación se centra en la actuación de una posible red de trata de blancas o proxenetismo. Es la única de las cuatro mujeres que tenía menos de cuarenta años. 

Mapa con los tres primeros asesinatos. 

Olga, la tercera mujer muerta siguiendo el mismo modus operandi , tenía 43 años y se la perdió al vista el 3 de abril en el popular barrio valenciano de La Malvarrosa. Su cuerpo fue hallado el 6 de abril sin vida en la localidad de Massarrojos, nuevamente en un acequia y con signos de asfixia. 

Lugar en el que se encontró a Andrea Johana. 

La última víctima es Andrea Johana, cuyo cuerpo apareció en la localidad de Plana Baix (Alicante). La mujer tenía 41 años y nuevamente fue hallada en una acequia. Según el Instituto de Medicina Legal de Castellón determinó que el cuerpo tenía marcas de estrangulamiento. Según la prensa local, esta mujer, que trabajaba en un almacén de naranjas, habría intentado quitarse la vida en varias ocasiones. 

La opinión de un experto

El criminólogo Vicente Planas explica a Elcierredigital.com su punto de vista sobre estos crímenes y la posibilidad de que se trate de un asesino en serie. "No hay ningún indicio que nos lleve a pensar eso. En el caso de la chica que ejercía la prostitución no es descartable que se trate o bien de un cliente habitual o de un proxeneta", asegura. 

Vicente Planas. 

"La muerte por asfixia es habitual con personas con las que hay una determinada cercanía. Vecinos, parejas... Supone una forma de matar para la que hay que tener un contacto directo con la víctima. No es dar un golpe o un navajazo para pillar por sorpresa a la persona a la que se quiere hacer daño", explica. 

"Que las víctimas murieran de la misma forma y tuvieran el mismo rango de edad no es concluyente para hablar de un asesino en serie. Éstos se caracterizan por dejar una firma. Algo que haga que su crimen sea reconocible y, por lo que sabemos, no es el caso. Otra cosa es que no tengamos toda la información y los responsables de la investigación no lo cuenten todo, pero esto es algo que no sabemos y sería especular", remata. 

COMPARTIR: