10 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Los funcionarios reclaman el estatus de agentes de la autoridad para poder mantener el orden dentro de los centros penitenciarios

Un preso de A Lama, en Pontevedra, prende fuego a dos celdas en menos de siete horas

La prisión de A Lama desde arriba.
La prisión de A Lama desde arriba.
Un preso calificado en primer grado, inadaptado al régimen ordinario de prisiones, prendió fuego en dos ocasiones el pasado lunes a dos celdas diferentes en menos de siete horas y causó heridas a tres funcionarios que trataron de reducirle, uno incluso requirió atención hospitalaria externa. Los funcionarios de prisiones reclaman desde hace años el estatus de agentes de la autoridad para tener más respeto entre los internos y que sus ataques no queden exentos de responsabilidad penal.

Según un comunicado remitido por los sindicatos de prisiones ACAIP-UGT, CCOO, CIG, CSI-F y ATP en la prisión pontevedresa de A Lama, el pasado día 20 de julio a las 15.15 horas un interno clasificado en primer grado penitenciario -en el que se encuentran los internos más peligrosos e inadaptados al régimen ordinario- y ubicado en el departamento de régimen especial, provoca un incendio en su celda y tras destrozar el aparato de televisión se arma con dos grandes cristales a modo de puñales. Pero la rápida intervención de los funcionarios extingue el incendio. Tras varios minutos siendo amenazados por el interno consiguen que éste deponga su actitud, entregue los cristales y se decreta su aislamiento provisional en otra celda de distinta galería.

A las 22 horas el mismo interno incendia la nueva celda que se le había asignado, causando una intensa humareda en la galería al quemar su colchón. Tras apagar el fuego, los funcionarios le indican al interno que salga hacia el patio exterior de la galería y evitar así daños en la salud del mismo. Tras unos minutos de negativa este accede a salir, pero cuando pasa por el rastrillo que da acceso al patio comienza a golpear el arco detector de metales situado en dicho rastrillo hasta destrozarlo por completo. Este comportamiento agresivo hace que los funcionarios tengan que volver a intervenir resultando contusionados tres de ellos y requiriendo atención hospitalaria externa uno de los funcionarios al ser golpeado varias veces por el interno causándole un fuerte traumatismo ocular.

Un módulo de la prisión pontevedresa de A Lama.

En un comunicado firmado por ACAIP-UGT, CCOO Prisiones, CIG, CSI-F y ATP, "las fuerzas sindicales del Centro Penitenciario de  A Lama le desean una pronta recuperación a los compañeros heridos en estos incidentes". Asímismo, añaden que "es preciso recordar que reivindicaciones como la falta de personal (48 vacantes sin cubrir en el C.P A Lama), el nombramiento necesario de los funcionarios como agentes de la autoridad y una nueva Ley de Cuerpos de la Administración Penitenciaria son temas que debiera abordar la Secretaría General de manera urgente para dotarnos así a los trabajadores penitenciarios de los medios para afrontar este tipo de incidentes con las debidas garantías de seguridad", una antigua reivindicación de los funcionarios de prisiones que nunca han sido escuchadas por el ministerio del Interior.

 

COMPARTIR: