20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ricardo Corzo, abogado de Nicolás Rubio Salguero y Nicolás Rubio Silva, afirmó que sus clientes se entregaron "por un pacto" después de 20 días huidos

Guerra de acusaciones entre familiares de Saray Montoya: "Que se pudran en la cárcel"

Saray Montoya.
Saray Montoya.
La guerra de acusaciones entre los familiares de Saray Montoya se ha acrecentado en los últimos días. Tras la muerte de su cuñada, Pilar, de apenas 36 años, Ricardo Corzo, abogado de Nicolás Rubio Salguero y Nicolás Rubio Silva, suegro y cuñado de Saray Montoya, acusados de apuñalarla, aseguraba que “con la muerte de Pilar, Saray habrá hecho una fiesta". Unas palabras que no han sentado bien al marido de la exconcursante de Supervivientes, que ha pedido Justicia.

La complicada situación que atraviesa Saray Montoya, quien fuera concursante de Supervivientes 2018, parece lejos de solucionarse.

La pasada semana trascendía la noticia de que su cuñada, Pilar, de apenas 36 años, fallecía en la UCI del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, después de practicársele una cesárea, víctima de covid. Así lo anunciaba Ricardo Corzo, abogado de Nicolás Rubio Salguero y Nicolás Rubio Silva, suegro y cuñado de Saray Montoya: “Con la muerte de Pilar, Saray habrá hecho una fiesta. O al menos eso dijo que iba a hacer porque todo este conflicto viene de ahí, de las burlas y las mofas de ella y de su hija cuando Pilar se infectó de coronavirus”.

Un 'dardo' sobre el que Saray aporta una versión diferente al asegurar que el ataque se produjo porque esta no se interesó lo más mínimo por el estado de salud de Pilar, quien había contraído la variante delta y estaba hospitalizada. Aquello hizo que su suegro y su cuñado, supuestamente, jurasen venganza y urdiesen un plan para matarla a ella y a su hija.

Denuncia desde el hospital 

Saray Montoya, que fue concursante de Superivivientes 2018, denunció el pasado 1 de agosto a través de sus redes sociales que tanto ella como su hija Naiara habían sido víctimas de una grave agresión por parte del padre y el hermano de su marido, Jorge Rubio 'El Canastero'.

Desde el hospital y cubierta de sangre, Saray Montoya compartía un vídeo en el que explicaba que había sido víctima de un apuñalamiento por parte de tres miembros de su familia. "Todo ha sido por una pelea entre dos hermanos. Mi marido y su hermano. Ellos siempre me han tenido mucha envidia. No tengo nada, lo que tengo es por mi trabajo",  relataba Saray. "Me han dado cinco puñaladas en la espalda, cinco en el brazo, dos en la cabeza y dos en la pierna. A mi hija le han pegado una puñada en el pecho", añadía. 

"Esto no son las costumbres gitanas, los hombres no pegan a las gitanas. Antiguamente, no nos íbamos a la Policía, hoy en día tenemos otra mentalidad y queremos que haya justicia. Nos han dicho que esto ha sido un homicidio",  puntualizaba. 

"El padre de mi marido ha incitado a hacerle daño a mi marido pegándole puñaladas a la mujer (ella) y a la hija. A mí no me importa que me maten, pero a mi hija no. El abuelo le ha pegado en la mano, le han tenido que poner puntos", remataba. 

Según el relato de Saray los presuntos agresores aprovecharon que su marido no se encontraba en la vivienda para atacarlas. "No nos ha dado tiempo de nada. Había cuatro hombres" entre los que se encontraban supuestamente su suegro y su cuñado. 

Colectivos gitanos en su contra 

Las declaraciones de Saray provocaron la indignación del pueblo gitano. ElCierreDigital.com, que habló entonces con un patriarca muy representativo del pueblo gitano, explicaba que el colectivo estaba en desacuerdo con las palabras de la exconcursante.

"Lo que ha hecho Saray no se hace", "la justicia está en los juzgados y no en las redes sociales, ni en los medios de comunicación. Lo que está es pidiendo es un linchamiento". "Estamos indignados, los medios no deberían dar más bombo a esto", añadían.

Asimismo, argumentaban que “sus declaraciones no hacen daño solo a una familia, sino que hieren a una comunidad entera". "Lo que ha hecho es inadmisible, no se puede generalizar”, contaba el patriarca.

En cuanto a la veracidad que daban a sus declaraciones, el patriarca respondió que "la historia personal de Saray es muy oscura como para creer todo lo que dice". Y advirtió que los medios pierden credibilidad dando pábulo a estas historias sin contrastarlas previamente y que como poco, debería darse voz a las dos partes, no solo a ella. "Esa familia, tras las declaraciones de esta mujer, necesita y merece una oportunidad de hablar, para que toda la verdad salga a la luz, porque ella solo cuenta lo que quiere".

COMPARTIR: