26 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los vecinos de la localidad no encontraban nada de extraño en Faustino y para muchos la noticia ha sido una sorpresa, su matrimonio parecía normal

Detenido en el municipio vizcaíno de Portugalete un sexagenario por matar a su mujer y a su hija con un arma blanca en Abanto

Los cuerpos fueron encontrados con lesiones de arma blanca/Deia
Los cuerpos fueron encontrados con lesiones de arma blanca/Deia
Según fuentes del Departamento de Seguridad Vasco, el crimen se considera un doble asesinato machista. El presunto autor del crimen, Faustino Méndez Sanbonis, de 60 años, fue detenido en Portugalete (Vizcaya) y se le acusa del asesinato de su mujer, Miren Uranga, de 56 años, y su hija Paula, de 24. Los cuerpos fueron hallados en el barrio de Sanfuentes y la escena del crimen mostraba claros signos de violencia.

Los cuerpos fueron encontrados el martes 11 de marzo tras el aviso de una de las centralitas de la Ertzaintza (Policía autonómica del País Vasco), Faustino Méndez había confesado el crimen en uno de los bares que solía frecuentar. Inmediatamente se lanzó la orden de búsqueda del padre de familia como principal sospechoso del doble crimen. Las dos mujeres habían sido degolladas con un arma blanca sin determinar.

La zona se mantuvo precintada hasta que fueron retirados los cadáveres y se desplegaran los cuerpos de búsqueda en la localidad de Portugalete, donde fue hallado el vehículo de Méndez, un Ford Mondeo negro. El presunto autor del crimen fue localizado en unos trasteros de la calle Vizcaya, cerca del Puente Colgante, a las cuatro y media de la tarde, y tuvo que ser intervenido por una ambulancia ya que se encontraba en estado de seminconsciencia por la ingesta masiva de fármacos. Fue trasladado a un centro hospitalario de la cercanía y los agentes de seguridad barajan que podría haber tratado de suicidarse.

La Ertzaintza acordonó inmediatamente la zona/Deia

Méndez era gerente de una inmobiliaria y frecuentaba el bar Kantxantxara los martes, donde charlaba con los vecinos de la localidad de Abanto Zierbena. Los dueños del local dijeron que era “una persona normal y aficionada al deporte”.

Según los vecinos, la familia no atravesaba penurias económicas, ambos tenían trabajo y su matrimonio parecía normal y sin incidencias. Ambos eran aficionados a los paseos y visitaban las tabernas de la zona como parte de su rutina.

La hija del matrimonio estudiaba Derecho y Administración de empresas y se estaba sacando el carnet de conducir, pero no le gustaba dar paseos como a sus padres, según cuentan los conocidos de la familia. Algunos empleados y empleadas de bares recuerdan a la familia como una de tantas, normal. Aunque nadie había tenido altercados con Méndez, lo cierto es que despertaba resquemor en algunas personas. “Se les veía gente normal, pero a mí él no me gustaba cómo miraba”, comentó una de la empleada de un bar frecuentado por la familia.

Otro matrimonio de la localidad solía tomar café con Faustino y su mujer Miren y no veían nada anormal o extraño en la pareja: “Estaba tan loco como podemos estarlo tú o yo”, dijo el marido con respecto a Faustino. Por el momento el Ayuntamiento de la localidad ha convocado una reunión de su Junta de Portavoces para discutir acerca del tema.

COMPARTIR: