28 de marzo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se incrementan las medidas de vigilancia de cara a la campaña de Navidad

La Guardia Civil inmoviliza 153 toneladas de cigala sin trazabilidad ni las debidas garantías sanitarias

La mercancía decomisada podía alcanzar un valor de 4,5 millones de euros.
La mercancía decomisada podía alcanzar un valor de 4,5 millones de euros. / Guardia Civil
La operación, en la que se han inmobilizado 153,5 toneladas de cigala es la segunda fase de la Operación Pinza Roja, en la que se intervinieron 45.000 kilogramos del mismo marisco. El valor de la mercancía, que no ofrece las mínimas garantías sanitarias para los consumidores, prodría ascender en el mercado hasta los 4,5 millones de euros

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil, en colaboración con el Servicio de Inspección Veterinaria de Guardacostas de la Xunta de Galicia, ha inmovilizado 153,5 toneladas de cigala. Se trata de la segunda fase de la Operación Pinza Roja, que se inició con la primera fase el pasado 4 de julio, en la que se intervinieron otras 45 toneladas de cigala. La operación comenzó cuando la Guardia Civil tuvo nuevos indicios de comercialización de cigala carente de trazabilidad y sin las debidas garantías sanitarias.

El valor total de la mercancía inmovilizada podría ascender en el mercado a 4,5 millones de euros.

En esta segunda fase se ha realizado una inspección en una empresa destinada a la distribución de productos alimenticios procedentes del mar, con base en el Puerto de A Coruña, donde se han inmovilizado 863 cajas de cigala congelada, con un peso total 2.059,05 kilogramos, tras comprobar que carecían de documento alguno que garantizase su trazabilidad.

Dado que la mercancía procedía de otra empresa congeladora, se procedió simultáneamente a la inspección de estas instalaciones. Allí se localizaron otros 746 lotes de cigala, con un peso de 153.463 kilogramos, que también fueron inmovilizados.

En esta empresa distribuidora se localizaron, además, 165 sacos de antioxidante para la conservación de crustáceos, cantidad que se estimó muy superior a la necesaria para la actividad habitual de la empresa. Por ese motivo se tomaron muestras de los alimentos congelados, que han sido remitidas al Laboratorio de Salud Pública de Galicia para verificar la presencia de sulfitos o conservantes en cantidad superior a la autorizada. Todo ello determinará una posterior actuación en el ámbito penal o administrativo.

La operación continúa abierta debido al ingente volumen de marisco que se tiene que inspeccionar y a las difíciles condiciones de trabajo en el interior de las cámaras frigoríficas, con una temperatura aproximada de -22º, que en ocasiones supone una sensación térmica de hasta -40º centígrados.

Se ha levantado acta de denuncia al responsable de la empresa por falta de trazabilidad del marisco almacenado en sus cámaras frigoríficas. También ha sido denunciado un transportista de Guipúzcoa, que fue sorprendido descargando tres palets de cigala, sin documentación o facturas de compra, en las instalaciones de la congeladora, mientras se realizaba la inspección.

COMPARTIR: