22 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La autopsia se retrasa porque los restos de la joven rusa de 22 años continúan congelados

Ingresa en prisión el presunto asesino de Alcalá que guardó durante quince meses el cadáver de su novia en un congelador

Manuel Moreno, originario de Jaén, en una imagen con Daria, su presunta víctima y hasta su muerte, su pareja sentimental
Manuel Moreno, originario de Jaén, en una imagen con Daria, su presunta víctima y hasta su muerte, su pareja sentimental
El juzgado de Instrucción número 2 de Alcalá de Henares, en funciones de guardia, ha ordenado  prisión provisional comunicada y sin fianza para Manuel Moreno A. La Justicia le considera presunto responsable de la muerte de una joven de 22 años cuyo cadáver descuartizado mantuvo en un congelador de la habitación en la que vivía.

El detenido de 42 años, que era la pareja sentimental de la víctima, se ha negado a declarar. El hombre está investigado, en principio, por un delito de homicidio y ha sido conducido al centro penitenciario Madrid 2. El juzgado de Violencia sobre la Mujer de Alcalá de Henares será el órgano competente para investigar los hechos y, por tanto, el encargado de la instrucción.

Por otra parte, la autopsia del cadáver de la joven de 22 años se ha retrasado porque  sus restos mortales siguen congelados. El equipo forense encargado confía en que este domingo se pueda practicar la necropsia y se pueda confirmar si el cadáver corresponde a la chica, cuya desaparición fue denunciada por su madre el pasado mes de diciembre. Fue ahí cuando se inició la investigación, el pasado 30 de diciembre de 2018, si bien la mujer no sabía nada de su hija desde octubre de 2017.


El presunto asesino de Daria, detenido mientras es llevado a declarar.

La Policía de Alcalá de Henares comenzó entonces con un trabajo "muy dificultoso", preguntando en el entorno de la desaparecida, a familiares y amigos. El jueves pasado, los agentes consiguieron una entrada y registro de la vivienda donde la chica desaparecida había vivido con su pareja sentimental, un piso ubicado en la calle Camino Santiago de  Alcalá de Henares. Allí se encontraron la cámara frigorífica con el cuerpo de una mujer descuartizado en su interior. Solo falta que la autopsia confirme que se trata del cadáver de la joven  desaparecida.

Poco después del hallazgo, la Policía Nacional detenía en plena vía pública a Manuel Moreno A.,  pareja sentimental de la víctima,  un hombre de 42 años y nacido en Jaén, como presunto implicado en los hechos. El hombre no cuenta con antecedentes y había estado viviendo con la joven hasta su desaparición.  De hecho, el sospechoso ha llevado una vida totalmente normal en el último año, mientras convivía en su cuarto con el cadáver de su víctima. Manuel trabajaba en un bar y mantenía sus rutinas y viajes, incluso ha llegado a mantener relaciones con otras mujeres. 

Ella, Daria, era una joven procedente de Rusia, adoptada por una familia española con la que no tenía buena relación. Por eso, su madre tardó en poner la denuncia. Demasiado tiempo sin saber de ella y sin contestar a sus llamadas.  Los vecinos dicen que él estaba enamorado de ella, pero que al no verla más, el afirmaba "que se había ido con otro, evaporado". Tampoco se sabe nada del pastor alemán que ambos tenían y paseaban... 

Una vez más, un tipo casi normal, de trato reservado, tranquilo y educado, nada sospechoso en principio para sus allegados, pero que tiene una doble cara y  esconde un cadáver en su casa, su víctima... 

COMPARTIR: