29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

De nombre María Teresa, fue detenida en septiembre en Marbella, donde residía y se hacía pasar por una persona perteneciente a la alta sociedad

La vida de la 'Emperatriz' de la cocaína: Lujo y narcotráfico de la famosa 'modelo' colombiana

La detenida María Teresa
La detenida María Teresa
La Policía Nacional ha sido la encargada de llevar a cabo la investigación y finalmente detenerla en Marbella, donde residía. María Teresa, cuyo apellido se desconoce, ha sido considerada desde hace dos décadas como una gran intermediaria en el tráfico de drogas de la Costa del Sol. En la localidad malagueña, se hacía pasar por una dama de la alta sociedad marbellí. Además, era cliente habitual de las tiendas de lujo y cambiaba con frecuencia de vehículo.

Hasta su detención pocos datos se sabían de ella. Una enamorada del crossfit, la ropa de lujo y los restaurantes más exclusivos, María Teresa, apodada 'la modelo' por los policías que la han investigado, ha sido detenida en Marbella por su relación con el tráfico de drogas. Era frecuente verla entrar a tiendas de lujo de Puerto Banús y cambiaba con frecuencia de coche. También tenía un móvil encriptado. Los agentes detuvieron a la también llamada 'emperatriz de la cocaína' en su casa, un enorme y lujoso chalet, a las seis de la mañana del pasado 20 de septiembre.

La operación policial dio fin a la carrera de esta mujer colombiana de 49 años, que llegó a la Costa del Sol junto a Michel Courtet, un conocido narcotraficante francés con el que tiene tres hijos. Desde ese momento ambos empezaron a hacerse con el negocio de las drogas en la zona, hasta su detención. Ahora se encuentra a la espera de juicio en la prisión de Alhaurín de la Torre. Cuando los policías llegaron a detenerla, solo encontraron un kilo de cocaína con el logo de Rolls Royce.

Su llegada a España

La policía sostiene que María Teresa llegó a Marbella en la década de los 2000, tras conocer a Courtet en Colombia. Se instalaron entonces en Villa Ealumar, una propiedad de una empresa que posee una sede en un paraíso fiscal. En esa vivienda, años antes, había explotado un artefacto tras una guerra de mafias francesas.

Paquete de cocaína incautado.

En el año 2005, su marido de entonces y su cuñado fueron investigados en el caso de blanqueo de capitales Ballena Blanca en Portugal con 6.100 kilos de cocaína. Años más tarde, su segundo marido también fue detenido junto a 200 kilos de cocaína, y varias personas de su entorno fueron arrestadas en España y el resto en Europa.

Hasta ahora y a pesar de su entorno, ella siempre se quedaba al margen, lo que incluso hizo pensar que podría ser una confidente de la DEA norteamericana. Fue en el año 2020 cuando todo cambió y una información la colocó como intermediaria en un envío desde Colombia a España por vía aérea.

La investigación policial

Desde ese momento el Grupo de Respuesta Especial para el Crimen Organizado, Greco, inició una investigación para reunir indicios de la presunta actividad relacionada con el tráfico de drogas. Los datos sobre su vida fueron surgiendo. Recopilaron con quién se relacionaba, dónde se iba de viaje y cómo era su familia. Tenía entrenador personal y una cocinera en casa.

Por su seguridad contaba con un teléfono encriptado y cambiaba de coche de alquiler con frecuencia. Su trabajo, supuestamente, no era otro que poner en contacto a los vendedores colombianos y los compradores españoles. De cara al público se hacía pasar por una empresaria con muy buenos contactos en Marbella, Madrid y Barcelona, a donde viajaba para mantener ciertas reuniones. Estas citas, según los investigadores “se producían en el mejor restaurante, se iba de fiesta a la mejor discoteca con el mejor reservado y dormía en el mejor hotel”. Además, siempre la invitaban; “utilizaba muy bien su imagen”.

La operación de compraventa que supuso el inicio de la investigación se rompió después de que uno de los intermediarios sufriera un robo de una gran cantidad de dinero en Países Bajos. Las relaciones comerciales entonces también llegaron a su fin. Aun así, los agentes decidieron seguir adelante, ya que descubrieron que la mujer estaba relacionada con una banda de narcotraficantes polacos.

María Teresa, la "marquesa" de la cocaína.

El mismo día de su detención también se produjeron arrestos en Barcelona, Murcia, Alicante y otros puntos de la provincia de Málaga. Hasta 16 personas, entre las que se encontraba María Teresa, fueron detenidas.

Su lujosa casa en Marbella

A pesar de no llegar a los 50 años, María Teresa es madre de cuatro hijos y abuela de una nieta. Era sin duda la jefa del clan familiar y casi todos dependían de ella económicamente.

La casa donde residía con toda su familia es Villa Elaumar, en Marbella, que se encuentra situada en la zona de Valdeolletas. Su habitación contaba con jacuzzi y un espejo en el techo. Según un portal inmobiliario, el chalet cuenta con 1.790 metros cuadrados, en una parcela de 3.425 y fue construido en 1975. Dispone de pista de tenis y piscina y su valor oscila entre el 1,6 y los 2,3 millones de euros.

COMPARTIR: