21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se abre el turno de interrogatorios judiciales en torno a la muerte del pequeño Julen y el lunes será el turno de los padres

David Serrano, dueño de la finca de Totalán: "Me encomendé a un profesional que me dijo que se encargaba de todo”

David Serrano, de blanco, flaqueado por sus abogados, Juan Martínez (izquierda) y Antonio Flores (derecha)/ Europa Press
David Serrano, de blanco, flaqueado por sus abogados, Juan Martínez (izquierda) y Antonio Flores (derecha)/ Europa Press
David Serrano, dueño de la finca de Totalán donde se ubica el pozo en el que cayó Julen Rosello, declaró este viernes en el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, que instruye el caso de la muerte del pequeño Julen. David Serrano declaró en calidad investigado por “homicidio imprudente” para defender su inocencia y aseguró que "se puso en manos de un profesional para que lo gestionara todo".

David Serrano, dueño de la finca de la localidad malagueña de Totalán, donde se ubica el pozo en el que cayó y murió Julen Rosello, declaró este viernes en el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, que instruye el caso de la muerte del pequeño. Esta declaración ha sido la primera que se produce en sede judicial en la instrucción de este caso y ocurrió después de que la Fiscalía lo solicitara, al igual que también pidió que declararan, pero en calidad de testigos, una docena de personas, entre ellas varios guardias civiles, los senderistas que llamaron a los servicios de Emergencia, los padres del niño, el experto que realizó el pozo y la persona que hizo la zanja fatídica en la zona. Todos ellos comparecerán a partir del próximo lunes.

David Serrano defendió en todo momento, ante la jueza María Elena Sancho Mallorquín, su inocencia e insistió que era "imprevisible lo ocurrido".  El propietario de la finca declaró durante dos horas y contestó a las preguntas tanto de la Fiscalía como de la acusación particular, en representación de los padres del niño, como las de sus propios abogados y las de la titular del Juzgado.

Asimismo, Serrano mantuvo, tal y como dijo en la rueda de prensa hace unas semanas, que tapó el agujero con dos bloques de hormigón. Que avisó del peligro y que su obra en todo momento se realizó a través de "un profesional al que puso todo en sus manos para que lo gestionara correctamente". Es decir, según él, "todo lo relacionado con los trámites administrativos para realizar el pozo". Su abogado Antonio Flores ha señalado que su cliente "ha sufrido mucho" con todo esto y que "de alguna manera aún está conmocionado".

David Serrano, tras prestar declaración ante el juzgado.

David Serrano alegó la imprevisibilidad de lo sucedido. Según su letrado, Antonio Flores, “él valoró el peligro en el sentido de que podía causar una lesión y puso esos bloques; pero no podía pensar ni por un momento que ahí podía caerse una persona” y añadió que expertos geólogos y la propia Guardia Civil han llegado a indicar “que era muy difícil que un niño pudiera haberse caído ahí... Si ellos no lo creían, mi cliente no puede tener ese conocimiento”, afirmó.

Sobre la licencia de la perforación, el equipo de abogados de Serrano ha señalado que su cliente es una persona “completamente ignorante” en cuanto a los trámites para hacer el pozo y, por eso, “se encomendó a un profesional que le dijo que se encargaba de todo”. Antonio Flores, abogado de Serrano, comentó a elcierredigital.com que "la declaración de mi defendido ha sid muy correcta y rigurosa. Creo que estuvo muy consistente, sin contradicciones y muy tranquilo porque siempre ha dicho la verdad".

Los abogados del único investigado en este caso indicaron que la próxima semana podrían pedir alguna diligencia en este procedimiento y añadieron que valoraran “el momento adecuado” y pondrán en conocimiento de las autoridades comentarios “bastante irrespetuosos” contra su cliente “rayando el odio”. Flores añadió que "nos encontramos con una ausencia de casos precedentes, así que supongo que habrá que esperar a escuchar todos los testimonios para que cada una de las partes tome la decisión que considere correcta".

Asimismo, los letrados indicaron que su cliente, a pesar de los rumores insistentes de un alejamiento familiar,  sigue contando con el apoyo de los padres de Julen –citados a declarar este lunes- y apuntaron que “todos son familia”. El cuerpo del niño fue encontrado en la madrugada del sábado 26 de enero por los equipos de rescate que lo buscaban en el pozo de de Totalán, donde cayó día catorce días antes, el 13 de enero.

Un agujero, presuntamente ilegal, de tan sólo 25 centímetros de diámetro y algo más de 70 metros de profundidad, que ahora esta bajo la sospecha judicial y que puede llevar a su dueño, David Serrano,  a una imputación final de homicidio imprudente.

COMPARTIR: