20 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se han practicado más de trescientas detenciones por tráfico de armas en la zona en los últimos cinco años

Desarticulada una organización dedicada a suministrar armas de gran calibre a los narcotraficantes del Campo de Gibraltar

Las armas y las municiones incautadas por la Guardia Civil
Las armas y las municiones incautadas por la Guardia Civil / Guardia Civil
La Guardia Civil ha detenido a diez personas como autores de delitos de tráficos de armas y ha desarticulado dos talleres clandestinos, que servía como depósito de armas. Los arrestados introducían las armas en el país en coche. En el mes de diciembre, en la provincia de Cádiz se incautaron de tres AK-47 Kalashnikov, además de varios subfusiles UZI.

El tráfico de armas ha vuelto al Campo de Gibraltar, un lugar que suele estar más relacionado con el tráfico de drogas. La Guardia Civil ha desarticulado una banda dedicada a facilitar armas de fuego a los narcotraficantes de la zona y ha detenido a diez personas relacionadas con esta organización mientras que está investigando a más posibles implicados en las provincias de Sevilla, Cádiz, Córdoba, Madrid y Valencia.

Los miembros de la banda utilizaban dos talleres clandestinos para guardar las armas, que más tarde exportaban. La organización importaba las armas a España en vehículo desde otros países. A todos los detenidos se les considera autores de los delitos de tráfico de armas, contrabando, depósito de armas de guerra, tenencia ilícita de armas, tráfico y depósito de municiones, robo con fuerza, receptación y tráfico de drogas.

El grupo criminal no sólo operaba por la zona del Campo de Gibraltar, ya que las armas con silenciador de última generación que poseían las fabricaban en una empresa de productos mecanizados metálicos en la provincia de Madrid y además tenían conexiones en Valencia..

Las Kalashnikov de Cádiz

En el pasado mes de diciembre, la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional, asestó un golpe al tráfico de armas en la provincia de Cádiz, cerca del Campo de Gibraltar. En ella los agentes incautaron hasta sesenta armas de fuego, entre los que estaban incluidos tres rifles AK-47 Kalashnikov.

Las armas fueron intervenidas en una casa abandonada de una finca de la zona conocida como el Valle del Guadiaro, en el término municipal de San Roque, ocultas en dobles paredes, entre otros escondrijos.

Armas_incautadas_por_la_Guardia_Civil

Las armas incautadas en Cádiz | Europa Press

Además de los mencionados rifles, los agentes también se incautaron de doce armas largas, veinte cortas, treinta pistolas, dos subfusiles UZI, una ametralladora de gran potencia y más de 2.000 cartuchos y balas.

Más de trescientos detenidos en cinco años

Esta última operación está enmarcada dentro del Plan Integral para el Control de las Armas de Fuego (PICAF) de la Guardia Civil. En los últimos cinco años se han llevado a cabo más de treinta operaciones relacionadas con el tráfico de armas, las cuales han provocado 306 detenciones y más de 3.150 armas intervenidas.

De hecho, en mayo de 2018, en una entrevista para la cadena COPE, el secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Alberto Moya, explicó que en España hay una ‘’generación de narcos que se plantan ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que utilizan armas de fuego y en las que hay profesionales’’.

Incluso estos narcotraficantes "tienen legiones de jóvenes a sueldo’’, ya que principalmente el Campo de Gibraltar es un lugar conflictivo con ‘’graves problemas’’ de desempleo y pobreza. Por lo tanto, estos jefes de la droga ‘’pueden pagar sueldos que ninguna multinacional puede abonar a sus ejecutivos y algunos incluso pueden proporcionarle armas para que se defiendan".

COMPARTIR: