22 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La autopsia confirmó que el octogenario falleció a causa de varios golpes en la cabeza

El hijo menor del anciano hallado muerto en Vigo entre plásticos y con los pies atados con un cinturón, principal sospechoso de su muerte

Camino junto al río Lagares, donde se encontró el cadáver del anciano de 81 años
Camino junto al río Lagares, donde se encontró el cadáver del anciano de 81 años / Google Maps
La Policía Nacional ha detenido al hijo menor del hombre de 81 años que fue encontrado muerto en Sardoma (Vigo), Manuel Alonso Pontillón, como sospechoso de su asesinato.El cuerpo fue hallado dos semanas después del fallecimiento, envuelto en lonas de plástico y con los pies atados.

La investigación que se inició al conocerse el fallecimiento del octogenario encontrado en Sártoma, Vigo, envuelto en plásticos y con los pies atados al lado del río Lagares, se ha saldado con la detención de su hijo menor como principal sospechoso de su asesinato.

Los agentes interrogaron ayer al implicado en la comisaría de Vigo y hallaron numerosas contradicciones respecto a su relato con los testigos que vieron al padre vivo el día 2 de enero. Además, el hijo, que era el menor de los cinco que tenía el fallecido, decía que su padre había perdido la cabeza y pudo ser atracado porque llevaba fajos de billetes, versión que, al parecer, la Policía descartó.

cadaver_anciano_muerto_en_Vigo

El cuerpo del anciano fue encontrado cerca del río Lagares, a 600 metros de su casa

El hijo reside en una casa independiente, pero contigua a la del padre. Esta vivienda fue registrada hasta tres veces por la Policía en los últimos días. Según cuenta El Faro de Vigo, la relación de ambos era conflictiva y apenas se hablaban. El implicado espera ahora a pasar a disposición del Juzgado de Instrucción Número 8 de Vigo.

Envuelto en bolsas de plástico

El cadáver del anciano fue hallado a unos 600 metros de su casa, en un bosque junto al río Eifonso (afluente del río Lagares), por dos vecinos que salieron en su busca pensando que el anciano habría sufrido un accidente.

El octogenario estaba envuelto completamente en bolsas de plástico de basura y trapos viejos y una bolsa le cubría la cabeza. Además, el cadáver tenía los pies atados con un cinturón. El cadáver estaba camuflado y cubierto con cañas y rastrojos. La autopsia confirmó que Manuel Alonso Rivas murió a causa de varios golpes que recibió en la cabeza.

COMPARTIR: