26 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los tiroteos ocurridos en Pinto y Écija nos llevan a una España más cercana al Far West

Una semana cargada con los casos mediáticos de Juana Rivas y del macabro asesinato de Pioz

Como cada domingo os presentamos la crónica de los sucesos de la semana, especialmente esta marcada por el juicio del asesino de Pioz que acabó la vida de un matrimonio y de sus dos hijos menores. También Juana Rivas ha vuelto a ser protagonistas, tras quedarse con sus dos hijos y devolverlos unos días después a las autoridades italianas. Además de denunciar de nuevo a su marido por mal trato. Mientras que los tiroteos en Écija y Pinto nos muestran una España violenta.

LUNES: Cada vez mas cerca del Fard West americano

Comenzamos este lunes buscando a un hombre que ayer domingo, sobre las 22:30 horas la emprendió a tiros por una discusión en un taller mecánico.

Dos de los disparos fueron a impactar, de forma accidental, en la madre del joven que ahora busca la Guardia Civil. La mujer, de 49 años, y de nacionalidad española, trató de mediar en la discusión que tuvo su hijo con un mecánico en un taller del número 11 de la calle Cormoranes de Pinto (Madrid). Los impactos se produjeron a la altura del coxis y en la cintura, según informó Emergencias de la Comunidad de Madrid, que trasladaron a la mujer al Hospital 12 de Octubre.

En la Urbanización Cuesta Blanca, en Écija (Sevilla), pasadas las 16:30 horas de este lunes, otro tiroteo dejaba un muerto y varios heridos de carácter leve en una reyerta entre dos familias. La Policía Nacional ha detenido a dos personas por este caso, uno de los cuales se entregó durante la noche en la propia Comisaría de Écija.

El suceso ha obligado a que las Fuerzas de Seguridad mantuviesen un dispositivo de vigilancia y seguridad para evitar nuevos posibles incidentes entre las dos familias que protagonizaron la reyerta, que se habían concentrado a las puertas del hospital al que había sido trasladado uno de los heridos, por medios particulares dada su gravedad, que posteriormente falleció.

MARTES: La misteriosa muerte de una mujer y su expareja

Una mujer de 33 años, María B.B. y un hombre de 40. Pedro L.L., han sido hallados muertos sobre las 13:15 horas de este martes en una vivienda del número 32 de la partida rural de Alquería, de Finestrat (Alicante), con disparos de escopeta; ella en el cuello y él en la cabeza. Ambos habían sido pareja y les han encontrado gracias a la llamada del actual novio de la mujer, con antecedentes por maltrato, denunciando su desaparición.

Están abiertas más líneas de investigación, aunque todo apunta a que se trata de un caso de violencia machista. Dada la posición de los cuerpos, las distancias a las que se han realizado los disparos y que la escopeta se encontraba debajo del cadáver del hombre, todo nos indica, en la escena del crimen, que se trata de un asesinato machista con posterior suicidio. La prueba concluyente será el resultado del análisis de residuos de disparo practicados a los cuerpos, lo cual nos indicará de forma inequívoca quién disparó el arma.

Los vecinos de Alquería escucharon tres o cuatro detonaciones ese día. María presentaba una herida por disparo de escopeta en el cuello y otra en la espalda y Pedro otro en la cabeza. La mujer estaba incluida en el Sistema de Valoración del Riesgo de Víctimas de Violencia de Género (VIOGEN) por dos casos de maltrato, uno de ellos respecto del propio denunciante de la desaparición, que afirmó ser su actual pareja, aunque ninguno estaba ya en vigor.

Eso fue lo que sembró cierta confusión, en un principio. El que el denunciante de la desaparición afirmase ser su actual pareja, habiéndose encontrado a la mujer muerta con otro hombre y mediando denuncias contra el primero.

También este martes conocíamos que habían sido detenidas dos personas por conducir de manera temeraria cuando circulaban por la carretera AP-6, a la altura de Villacastín (Segovia), mientras el conductor y su acompañante mantenían relaciones sexuales.

Los hechos se remontan al pasado día 18 de septiembre, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia de un vídeo que circulaba por las redes sociales, en el que se podía observar cómo el conductor de un turismo y su acompañante mantenían relaciones íntimas mientras circulaba, según ha informado el Ministerio de Interior en una nota de prensa.

El vídeo original, el cual fue remitido a la autoridad judicial, tiene una duración de 32 segundos y fue grabado en esta vía de alta capacidad con tres carriles para cada sentido.

El vehículo circulaba por el carril central y sobre las marcas viales de delimitación de los carriles, según han detallado las mismas fuentes. Tras las gestiones realizadas por el Grupo de Investigación del Subsector, se ha determinado que el vídeo fue grabado a lo largo de la tarde del sábado día 15 de septiembre en el kilómetro 80 de la citada vía, término municipal de Villacastín y Partido Judicial de Santa María la Real de Nieva.

Después de visualizar las cámaras de control de tráfico, los agentes pudieron localizar el turismo y confirmar la identidad del conductor, así como constatar que reside en la Comunidad de Madrid.

El responsable ha reconocido los hechos y ha identificado a su acompañante, que también ha sido investigada por conducción manifiestamente temeraria. Esta conducta podría conllevar hasta 500 euros de sanción y ser castigada con penas de prisión de entre 6 meses y 2 años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a 1 y hasta 6 años.

MIÉRCOLES: El periplo de Juana Rivas

El lunes comenzó un nuevo episodio del periplo de Juana Rivas al no entregar a sus hijos a Francesco Arcurri el pasado domingo. Según su versión, fue porque presentó denuncia contra éste por malos tratos contra el hijo menor de los dos que tienen en común, al que había visto un hematoma en la espalda que, según manifestó el niño, se lo había hecho su padre de un empujón, hechos por los que ha solicitado mediadas judiciales urgentes para su protección.

Recordemos que Juana Rivas está condenada a cinco años de prisión y seis de privación de la patria potestad de sus hijos por sustracción de menores en España, Sentencia que está recurrida. En Italia está abierto también el procedimiento para decidir sobre la custodia de los niños. La madre de Maracena ya presentó hace unas semanas una denuncia sobre supuesto maltrato del padre a los niños y permanece “sin tramitarse” en Italia la denuncia por presunta violencia de género que puso en Granada en verano de 2016 y que fue remitida a este país.

Juana Rivas

El Gobierno español ha acudido a la llamada de ayuda de Juana Rivas en Italia y mandó al cónsul general en Roma, Luis Fernández Cid, a una reunión con ella, su hermana, su abogada y los niños, según fuentes del Ministerio de Exterior. El letrado pidió al cónsul que “dote a Juana de sensatez suficiente para hacer entrega de los niños y acabar de momento con este asunto si no quiere seguir empeorando su situación personal”, que incluiría la posible pérdida de la patria potestad.

Francesco Arcuri ha negado los hechos y ha manifestado al Juez que él no maltrata a sus hijos, y que todo es consecuencia de “un accidente doméstico típico en niños”, al tiempo que le ha solicitado que ordene a Juana Rivas que le entregue a sus hijos.

El abogado español ha manifestado que “desde ahora, espero que los cónsules españoles traten de la misma manera a todos los nacionales que se encuentren en apuros en elextranjero, con desplazamiento de los diplomáticos incluidos. Me parece un poco fuerte que el cónsul sepa dónde están los niños y su padre no”.

Debo añadir que un informe psicológico elaborado en los juzgados de Cagliari en el proceso para dirimir la custodia de los pequeños. Según el escrito del abogado Serlapo Bardi, “la señora Rivas vuelve a manipular a sus hijos, causándoles un gravísimo daño y perjuicio” y los “vuelve a poner contra el padre”, una “conducta ampliamente ilustrada y motivada en las 180 páginas de la prueba pericial”, en referencia al informe de los peritos que tienen los juzgados, a la espera de fallar sobre el convenio de custodia. Con estas actitudes, la figura de la madre se ha revelado como “inadecuada y perniciosa” para los niños, según el escrito del abogado de Arcuri. Mientras, Juana Rivas sigue concitando apoyo en las redes sociales de reputadas activistas feministas como la directora de cine Leticia Dolera, que recordaba que la madre granadina ya ha interpuesto seis denuncias contra su ex pareja en Italia sin que haya recibido apoyo de las autoridades judiciales de aquel país.

Parece que algo de luz se va viendo en el caso, porque el jueves por la tarde, Juana Rivas entregó a sus hijos de 4 y 12 años al padre, Francesco Arcuri, en dependencias de la Policía italiana en Cagliari (Italia), después que la justicia italiana emitiese una orden para que lo hiciera. Debe ser que Juana no quiere enfrentarse en Italia como sí lo hizo en nuestro país a la justicia española.

El Tribunal de Cagliari ha fijado para este viernes una audiencia en la que se abordará la petición del padre de los niños de que se le suspenda a Juana Rivas la patria potestad y el régimen de visitas o que, en todo caso, vea a los niños en un punto de encuentro tras lo ocurrido. Juana ha despedido a su abogado alegando que se ha vuelto en contra de sus propios intereses.

JUEVES: El camionero del martillo

La Policía Local de Pontevedra ha identificado este jueves al conductor de un camión de madera que fue grabado en vídeo protagonizando una grave agresión a dos ciclistas. Les atacó con un martillo mientras les amenazaba con frases como “larga, que te mato”, “ven aquí, hijo de puta” o “desgraciado”.

El camionero salió de su vehículo con gran agresividad y un martillo en la mano gritando a dos ciclistas con los que había tenido un incidente de tráfico previo y primero golpeó las dos bicicletas, pero no se quedó ahí y quiso agredir también a los dos hombres. A uno de ellos llegó a alcanzarle en la cabeza, si bien tenía casco y se minimizó el impacto de la agresión. Debido al golpe, necesitó atención sanitaria y tuvo que ser trasladado a un centro hospitalario.

 El incidente tuvo origen unos minutos antes de las imágenes recogidas en un vídeo que grabó uno de los testigos, en el que se pueden escuchar los martillazos al grito de “¿Te mato, te mato! ¡A la mierda las bicis, hombre! ¡Me cago en...! ¡Lárgate que te mato!”.

Según testigos presenciales, los ciclistas circulaban en paralelo por el arcén y el camionero justo detrás y, al alcanzarles, empezó a gritarles. Pocos metros después, justo a la altura del cruce de acceso a la fábrica de pasta de papel de la empresa ENCE en Lourizán (Pontevedra), giró y, según el relato de los hechos de esos mismos testigos, estuvo a punto de atropellar a los ciclistas. A continuación, los ciclistas pararon y se dirigieron al camionero para llamarle la atención. El conductor estaba parado esperando para poder entrar a la fábrica, en la que se disponía a descargar la madera que portaba, pero salió del vehículo, cogió el martillo y empezó el ataque. La empresa ENCE se ha desvinculado del conductor del camión identificado y ha rechazado tajantemente el “comportamiento incívico” y el “ataque con violencia”. Además, tienen intención de presentar denuncia y tomar las medidas oportunas para que no vuelva a trabajar para la compañía. El camionero ha quedado en libertad con cargos tras comparecer ante el juez.

VIERNES: El juicio de Pioz

El pasado lunes comenzó el juicio por el caso del cuádruple asesinato de Pioz (Guadalajara) y tras escoger, en la primera sesión, a los jurados que se encargarán de juzgarlo, como jueces legos, se ha ido desarrollando a lo largo de la semana.

La defensa del asesino de Pioz le atribuye una “anomalía cerebral” para intentar rebajar su condena. Se basa para ello en declaraciones de Patrick Nogueira tales como el relato siguiente: «Ella limpiaba los platos y yo los secaba y mientras hablábamos me ha entrado la misma cosa, me he enfadado, me fui contra ella, me dio un mordisco, me mordió la mano, y en ese momento fue que la clavé».

Declaraciones así, junto con asegurar que no recuerda nada del momento exacto en que mató a sus tíos Marcos y Janaina y a los dos hijos de estos, es lo que pretende utilizar la abogada Bárbara Royo para tratar de demostrar que su cliente padece una “anomalía celebral” que influyó en la comisión de los terribles crímenes. Con ello quiere evitar la condena a Prisión Permanente Revisable para su cliente, como solicitan las acusaciones, que consideran que los cuatro crímenes son asesinatos y que los de los dos niños merecen esta pena máxima. La defensa estuvo de acuerdo en que los niños fueron asesinados -«esta defensa asume desde ya que Patrick mató a los niños con alevosía, que asesinó a los niños»-, pero calificó las muertes de los adultos de homicidios, con el criterio de que pudieron defenderse, y pidió 25 años de cárcel para Patrick: siete y medio por cada uno de los menores y cinco por cada uno de los padres.

Sin embargo, en la segunda sesión del juicio, parece que recobró la memoria cuando testificó y el brasileño de 21 años, escenificó incluso el momento en que, levantando sus manos esposadas, clavaba un cuchillo en el cuello a su tía Janaina, papel que escenificaba la intérprete de portugués, que no necesitó porque se expresó en perfecto castellano.

Patrick se negó a declarar, salvo a preguntas de su abogada, a través de las cuales ha contado que su tío Marcos le hacía la vida imposible y que le pedía dinero constantemente. La gota que colmó el vaso, contó, fue saber por su hermana que la abuela -quien se persona en la acusación contra su nieto Patrick- había convocado una reunión familiar para hablar de las quejas que sobre él trasladaba a Brasil el tío Marcos: «Patrick toma drogas, Patrick no contribuye en la casa, Patrick no trata bien, Patrick ha cambiado... Comenzó a inventar todo tipo de mentiras sobre mí. Eso fue el colmo, fue precisamente el momento que me dije a mí que no se iba a quedar así». La muerte de su tío Marcos, quien llegó a casa de trabajar cuando los cadáveres de su esposa y sus dos hijos ya estaban en bolsas de basura y que tampoco recordaba en declaraciones previas, las contó ayer así. Era el 17 de agosto de 2016. «Estábamos en el jardín hablando, sentados cerca de la piscina, hablamos un rato y, mientras se dirigía al pasillo central a encender las luces, también hablando, me fui a por él. El intentó quitarme la navaja, forcejeamos y caímos al suelo».

Que Marcos Campos se revolviera y Janaina Santos le diera un mordisco a Patrick son para la defensa evidencias de que ambos pudieron defenderse y, por ello, niega que los crímenes se produjeran con alevosía, con lo que tendría que considerados homicidios y no asesinatos. Otros puntos a favor de una reducción de la pena, explicó la letrada, son que Patrick, pese a que se marchó a Brasil dos días después de que se descubrieran los cadáveres, regresara a España para someterse a la justicia y colaborara con la investigación.

«Estamos ante uno de los crímenes más espeluznantes, horribles y terribles que yo he conocido en mi trayectoria profesional y que se han cometido en España», había dicho la fiscal Rocío Rojo en su exposición. Rojo puso el acento en que los forenses oficiales dictaminaron que Patrick no padece ninguna enfermedad mental, en la premeditación con que actuó, comprando las bolsas y el cuchillo días antes, en cómo planeó deshacerse de los cadáveres o en cómo su entrega a España obedeció a que la justicia le ofrecía más garantías aquí. «En este juicio se va a dilucidar si es uno de los crímenes más horrendos de la historia española», remarcó un abogado de la acusación, y remató: «Merece la mayor de las penas que contempla el Código Penal o si existen esos atenuantes... Nosotros creemos que no».

Los agentes y peritos de la Guardia Civil y la Policía Judicial, quienes han declarado en la tercera sesión del juicio de Pioz, han ido relatando cómo, tras la aparición el 17 de septiembre de 2016 de los cadáveres de Marcos Campos, Janaina Santos y sus dos hijos estrecharon rápidamente el círculo en torno a Patrick Nogueira. “Los testigos del ámbito laboral [los compañeros de trabajo de Marcos] fueron los que comenzaron ya a hablar de Patrick. Esta persona no había aparecido, los propios testigos nos decían que intentaban localizarlo y que no les cogía el teléfono y comenzamos a pensar que esta persona podía tener algo que ver. Se indagó algo más en él y en el aeropuerto nos salió que el día 20 [tres días después del descubrimiento de los cuerpos] había cogido vuelo con destino a Brasil”, ha contado cómo fueron los primeros pasos de la investigación el jefe del grupo de delitos contra personas de la unidad de policía judicial de la Guardia Civil de Guadalajara. “Además, varios de los testigos nos dijeron que esta persona había tenido un episodio de violencia en su país, que en el año 2013 había apuñalado a un profesor y que pensaban que Patrick tenía algo que ver con los homicidios de su familia”, añadía.

A Patrick Nogueira lo delató en primer lugar su teléfono: los repetidores más cercanos al chalé de Pioz donde sucedieron los hechos lo situaban allí el día de los asesinatos y, lo más importante para los agentes, las búsquedas que había realizado desde el móvil cuando aún no se habían descubierto las muertes. “Hizo búsquedas en internet en fechas anteriores a que se publicaran la aparición de los cadáveres “homicidios Pioz”, “brasileños muertos”, etc. Por eso determinamos que Patrick sabía que esas personas estaban muertas antes de que aparecieran los cadáveres”, ha explicado otro agente. El análisis de los viajes que Patrick Nogueira realizó con su abono de transporte permitió saber que había viajado a Pioz la tarde de los asesinatos y regresado a Alcalá de Henares (Madrid) al día siguiente, concretamente a las 18.57. La puntilla fueron los resultados de los análisis genéticos, que confirmaban que había rastros de ADN de Patrick en el escenario del crimen. "El día 21 [cuatro después del descubrimiento de los cadáveres] sabíamos que era él", ha declarado el jefe del grupo de delitos contra personas. Un día antes, el 20, Patrick había cogido un vuelo en Madrid con escala en Portugal y destino a Brasil. La salida repentina sólo podía ser otra evidencia de su culpabilidad.

Patrick Nogueria durante una de las sesiones del juicio

Los agentes que intervinieron en el caso han explicado también cómo lograron determinar que las muertes se produjeron el 17 de agosto. Analizaron, por ejemplo, con la ayuda de ingenieros de la compañía eléctrica que suministraba al chalé, el consumo de electricidad hasta constatar una brusca caída a partir del día 18. El panadero que atendía a la familia recordaba además que les dejó el pan en la puerta el 17 y que ni el día siguiente ni los posteriores recogieron los pedidos que él seguía dejando cadáveres troceados. La parte más dura de la mañana ha sido la declaración de los agentes que documentaron la autopsia de los cadáveres. Para la exhibición de las imágenes que se tomaron se ha desalojado al público de la sala. "Los cadáveres de las personas adultas estaban cortados en su totalidad a la altura de la cintura. La parte superior de los adultos, en bolsas metidas, tres bolsas en cada fragmento de cuerpo, y encintadas con cinta americana. Tres bolsas, una sobre otra, y ahí el tren superior de un adulto, por ejemplo; en otras tres bolsas, el tren inferior del mismo adulto; en otras tres bolsas el tren superior de otro adulto... Los menores no estaban desmembrados, y el niño más pequeño estaba en tres bolsas también y la menor quiero recordar que había una bolsa más o dos bolsas más, estaba en cuatro o cinco bolsas. Estaban anudadas y sobre el nudo, encintada con cintas de colores, había varias vueltas de cinta americana, que pega mucho mejor, es más fuerte el adhesivo", ha explicado un de los dos agentes que intervinieron en el proceso mientras se mostraban las imágenes.

Los dos primeros agentes que llegaron al escenario del crimen han contado que tuvieron que forzar la ventana del chalé para entrar con permiso del propietario y tras las alertas por olor putrefacto de los vecinos. “El vecino que vive en el chalé adyacente nos dice que alrededor de un mes, un mes y medio antes, había escuchado voces, gritos, y que desde esa fecha no ha vuelto a ver vecinos”, declaraba uno de ellos, quien relató así el descubrimiento de los cadáveres: “Lo primero que hacemos es asegurar la vivienda, hacer una inspección visual por el interior y, una vez vemos que no hay personas dentro, observamos las bolsas. Al abrir la primera bolsa se observa el torso de lo que puede ser una persona con una prenda vaquera. A partir de ahí, aplicamos el protocolo, salimos, se precinta la vivienda y se avisa al Comandante y al Jefe de Servicio de la Central Operativa de Servicios (COS).

Han declarado también los agentes del Servicio Cinológico de la Guardia Civil que buscaron con perros restos de sangre en el piso de Alcalá de Henares donde vivía Patrick. El animal marcó un total de nueve lugares. “Se reconocieron las zonas comunes y la habitación suya. El perro indicó en la habitación dos puntos: uno en un armario y otro en una pared que había sido pintada y que estaba en la zona de la cabecera de la cama”, explicó uno de los agentes que intervinieron en esta diligencia, quien añadió que se pudieron extraer restos de la pared de la habitación de Patrick pese a que había sido pintada. “En el salón, de manera espontánea, [el perro] nos marca la caja de cápsulas de detergente, la zona de la apertura de la lavadora...”. Los restos de la lavadora y del detergente, aunque no se ha explicado en el juicio, pertenecerían, según figura en el sumario, al lavado de la ropa que llevaba puesta Patrick cuando se cometieron los crímenes.

Patrick Nogueira pide perdón

Patrick Nogueira Gouveia, el joven brasileño de 21 años acusado de asesinar a su tío, Marcos Campos, de 40 años; la esposa de éste, Janaina Santos, de 39, y los dos hijos de la pareja, Carolina, de tres años, y Davi, de uno, ha pedido perdón a su familia y a la de Janaina. Trata de reiterar su posible trastorno o daño cerebral cuando dice que “A mí me gustaría evitar que todo eso ocurriera y lo único que puedo hacer es pedir perdón”. “Nadie ha elegido ser de esa manera, no he elegido funcionar como funciono”.

El chalet del cirmen en Pioz

Nogueira ha asegurado que en los meses previos sintió lo mismo que cuando apuñaló a su profesor en 2013. “Me sentí de esa manera, las emociones vienen, no sé cómo controlarlas y es cuando pasan esas cosas”, ha argumentado. Tras aquel episodio estuvo bajo tratamiento psiquiátrico durante seis meses.

Los mensajes y fotografías que Patrick Nogueira envió por WhatsApp a un amigo en Brasil mientras se cometían los asesinatos han protagonizado otra sesión del juicio y serán uno de los elementos clave del juicio: “Son terroríficas las fotos y, si me apuran, más que las fotos, los comentarios”, decía la fiscal jefe de Guadalajara en su alegato inicial. De modo jocoso narra episodios como “qué risa, los niños no corren cuando los voy a matar, los niños se agarran cuando los voy a matar”.

Según las previsiones, el juicio quedará visto para sentencia el lunes, tras las declaraciones de los médicos forenses y expertos del servicio de criminalística entre otros, y la exhibición de las pruebas documentales, como las imágenes tomadas por la Guardia Civil en la inspección ocular o los mensajes de WhatsApp y fotografías de los cadáveres que Patrick Nogueira envió a un amigo en Brasil la misma tarde de los asesinatos.

La Fiscalía pide que se condene a Patrick Nogueira por dos delitos de asesinato en el caso de los dos adultos y a prisión permanente revisable en el caso de los menores, al cumplirse uno de los supuestos contemplados para la aplicación de esta pena máxima: que la víctima sea menor de edad o se trate de una persona especialmente vulnerable.

Javier Durán – Investigador Forense y Criminólogo

COMPARTIR: