20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Obligaron también a los presentes en el establecimiento a fumar y a desconectar sus móviles

Dos guardias civiles de León podrían ir a la cárcel por obligar a cantar el "Cara al Sol" a los clientes de un bar y a meterse balas en la boca

Casa Cuartel de la Guardia Civil de Carrizo de la Ribera
Casa Cuartel de la Guardia Civil de Carrizo de la Ribera / Google Maps
Los dos guardias civiles se enfrentan a una petición de dos años de prisión, acusados por la Fiscalía de entrar en un bar de Carrizo de la Ribera (León) cantando el Cara al Sol y obligar a los clientes a que también lo cantaran, además de obligarles a fumar y a meterse balas en la boca.

La Fiscalía reclama penas de dos años de prisión para dos agentes de la Guardia Civil, acusados de irrumpir en un bar de Carrizo de la Ribera (León) cantando el Cara al sol y amedrentando a los clientes emplazándoles a que también lo cantaran y obligándoles a fumar y a introducirse balas en la boca.

Según las calificaciones de la Fiscalía, se trata de un delito de coacciones por unos hechos que se remontan a la madrugada del 11 de septiembre de 2013, cuando los agentes del Instituto Armado entraron al local y gritaron: ‘’Aquí mandamos nosotros’’, como aseguraba el jueves el diario La Nueva Crónica.

Según la denuncia presentada después de los hechos, los agentes obligaron a los clientes a fumar y a apagar sus teléfonos móviles. Acto seguido cerraron el local y advirtieron: ‘’De aquí no se mueve nadie’’.

La propietaria del establecimiento denunció que los guardias civiles pasaron al interior de la barra y se sirvieron bebidas alcohólicas y pusieron música en el ordenador del local, entre otras canciones el himno falangista Cara el Sol. También sacaron sus armas reglamentarias, que dejaron encima de la barra, y obligaron a los clientes a meterse balas en la boca a través de la bebida de los vasos de sus consumiciones.

Entrada de Carrizo de la Ribera. 

La dueña del local, además, ha denunciado que uno de los agentes la rodeó con sus abrazos, intentó besarla y le dijo: ‘’Eres mía’’. La situación se alargó durante cuatro horas hasta que sobre las seis de la madrugada los agentes decidieron abandonar el establecimiento.

El juicio sobre este caso se llevará a cabo el próximo 28 de febrero en el juzgado de lo penal número 1 de León y ha levantado gran expectación en la comarca leonesa.

COMPARTIR: