22 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El suceso tuvo lugar en el cuarto de baño de un geriátrico de Lugo y las versiones aportadas por los dos protagonistas se contradicen

Dos ancianos de 72 y 83 años se pelean a navajazos en una residencia tras discutir por una partida de dominó y ambos acaban heridos

La residencia de Lugo donde ocurrieron los hechos / Europa Press.
La residencia de Lugo donde ocurrieron los hechos / Europa Press.
Dos ancianos se han visto envueltos en una pelea a navajazos en el baño de una residencia en Lugo, después de discutir por una partida de dominó. La Policía encontró dos navajas de ocho y siete centímetros y medio escondidas en una silla y en el bolsillo del pantalón de uno de ellos.
Dos hombres, de 72 y 83 años, que viven en una residencia de ancianos de Lugo han protagonizado un peculiar suceso, motivado por una disputa surgida en una partida de dominó. Ambos comenzaron a pelearse y acabaron a navajazos en un cuarto de baño, aunque las versiones sobre lo ocurrido son contradictorias, según menciona La Voz de Galicia.
 
La Policía Local fue avisada del suceso y al personarse en la residencia se encontró al implicado más joven con una herida en la cara, que estaba siendo curada por un trabajador del centro. El otro anciano, por su parte, presentaba una herida en la parte posterior de la cabeza.
 

En un primer momento se desconocía cómo se había producido las heridas, aunque tras ser interrogados ambos implicados, acabaron confesando que la pelea había venido por una disputa por una partida de dominó.

Le enseñó la navaja en el baño

El anciano más joven explicó que se encontraba en el baño cuando entró el otro hombre y sin decir palabra alguna le enseñó la navaja, le agredió en la cara y se fue, pero el agredido lo persiguió y hasta que fue reducido por una tercera persona.

El hombre de 83 años dijo que su contrincante se abalanzó sobre él con un cuchillo al entrar en el lavabo, le amenazó de muerte y, tras un forcejeo, cuando su agresor le golpeó en el rostro.

La Policía encontró dos navajas tras realizar un registro, de ocho y siete centímetros y medio escondidas en una silla y en el bolsillo del pantalón del anciano de menor edad. Tras el incidente, los implicados estudian si denunciar el caso.

COMPARTIR: