13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ahora el presunto hijo quiere que el caso se reabra después de que su madre perdiera, sorprendentemente, esta batalla legal

Un juez niega una paternidad a pesar de que las pruebas de ADN son positivas para el demandante

La justicia en ocasiones protagoniza momentos surrealistas y poco explicables para el común de los ciudadanos. Esto ha sucedido con un juez de Granada que ha rechazo una prueba de ADN que arroja una similitud del 99’9 por ciento de exactitud en la filiación para una demanda de paternidad.

El protagonista de esta historia es un hombre nacido en 1990 que vive en Málaga. El nacimiento fue fruto de unas supuestas relaciones íntimas extramatrimoniales mantenidas por su madre con el demandado cuando la progenitora trabajaba como camarera en un bar que frecuentaba el presunto padre.

La madre en cuestión, contaba con apenas 18 años de edad, y decidió presentar una demanda de paternidad con una abogada de oficio. Sin embargo, a pesar de las pruebas presentadas, se dictó una sentencia desestimatoria. La sentencia negó la paternidad a pesar de haberse practicado dos pruebas absolutamente contundentes en dichos autos.

Por si fuera poco, el demandado reconoce en su propio escrito de contestación a la demanda, haber mantenido relaciones sexuales con la madre en la época en que quedó embarazada la misma.

Cadena de ADN. 

En dicho proceso se practicó una prueba de ADN llevada a cabo con todas las garantías procesales, por el Instituto Nacional de Toxicología, en la que intervendrían tanto la madre como el presunto padre como el menor de edad entonces. Pues bien, el resultado de dicha prueba fue de “paternidad extremadamente probable” con el 99’9 por ciento de coincidencia.

Ahora, es el supuesto hijo quien reclama que se abra un nuevo juicio ya que, según defiende, no se puede aplicar lo de "cosa juzgada". Sin embargo, cualquier hijo, al alcanzar la mayoría de edad, puede reclamar judicialmente su filiación a pesar de que antes haya habido sentencia recaída en un proceso de determinación de filiación tramitado durante su minoría de edad por su madre.

La averiguación de la verdad biológica, al amparo del artículo 39 de la Constitución Española, prevalece frente a otras cuestiones e incluso sobre la prohibición de repetir o reabrir un juicio , es decir lo que técnicamente se llama "cosa juzgada".

Por otro lado, son diversas las sentencias del Tribunal Supremo en las que se viene a declarar que el hijo, al alcanzar la mayoría de edad, puede impugnar judicialmente su filiación establecida por sentencia firme recaída en un proceso de determinación de filiación tramitado durante su minoría de edad en el que actuó a través de su madre.

Con lo cual, si según este criterio jurisprudencial, el principio legal de absoluta inacatabilidad de toda filiación establecida por sentencia firme, puede ser eludido por el hijo ya mayor de edad respecto de una filiación, después de que durante su minoría de edad, haya sido determinada por sentencia firme, pudiendo por tanto, impugnarla y conseguir su eliminación en un proceso posterior, con mucha más razón será dable que esa misma elusión y posibilidad se dé cuando la anterior sentencia haya sido meramente desestimatoria.

COMPARTIR: