27 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El caso está relacionado con la detención en la ciudad hispalense de un sargento brasileño en junio de 2019 que portaba 39 kilos de cocaína

Brasil investiga el uso de aviones militares para enviar droga a España que llegaron al aeropuerto de Sevilla

Policía Federal de Brasil
Policía Federal de Brasil
La Policía Federal de Brasil investiga a una presunta red delictiva que habría utilizado aviones de la Fuerza Aérea de ese país para trasladar drogas a España. La acción policial denominada 'Quinta Columna' también incluye pesquisas sobre el blanqueo de capitales obtenidos a través del tráfico de estupefacientes, que habrían sido utilizados en la compra de vehículos e inmuebles de alto costo

Desde el pasado martes, la Policía Federal de Brasil (PF) tiene puesta en marcha la denominada 'Operación Quinta Columna', con el objetivo de investigar sobre un grupo delictivo que utilizó aviones de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) para hacer envíos de droga a España. Las pesquisas también incluyen el blanqueo de capitales obtenido a través de la práctica criminal, según ha informado este colectivo.

Hasta el momento, la Policía ha llevado a cabo varios registros, así como la incautación de varios kilos de droga y la confiscación de inmuebles y vehículos que se sospechan pudieron haber sido utilizados En estos momentos, según ha informado el cuerpo de policía brasileño, se están ejecutando 15 órdenes de detención, allanamiento e incautación y dos órdenes que restringen la comunicación de los investigados y la salida del Distrito Federal de Brasilia. 

Los sospechosos han sido informados de su situación y se les ha prohibido salir de Brasilia mientras continúa la investigación, en la que también participa la FAB.

Detención de un militar narcotraficante

Este operativo está relacionado con el caso de la detención, en junio de 2019, de un militar narcotraficante, Manoel Silva Rodríguez, en el aeropuerto de Sevilla. El citado sargento de las fuerzas aéreas brasileñas viajaba en la comitiva que acompañaba al presidente Jair Bolsonaro en su viaje a Japón, y que fue detenido durante una escala en Sevilla,  cuando se le encontró 39 kilos de cocaína en su equipaje de mano. Los paquetes encontrados en su maleta estaban envueltos en cinta beige, excepto uno amarillo, y bien colocados, sin encontrarse nada más en ella.

Aeropuerto de Sevilla

Según informaron las autoridades tras la detección de Silva, el militar habría realizado una treintena de viajes desde 2011, dentro de Brasil y al exterior, varios de estos, con la comitiva presidencial. Previo a esta labor, el sargento estuvo 19 años en la Fuerza Aérea Brasileña.

Actualmente, Silva se encuentra encarcelado en la prisión de Alhaurín de la Torre (Málaga) donde cumplirá el total de la condena, por el delito de "tráfico internacional", seis años y un día, además de imponérsele una multa de dos millones de euros.

La Justicia militar brasileña abrió esta causa al tratarse de un delito cometido por un militar en activo que aprovechó su condición como tal para llevar a cabo un tráfico de drogas que “comenzó en Brasil y se extendió a suelo español”. En Brasil, la Justicia militar tiene competencia para juzgar los delitos cometidos a bordo de navíos o aeronaves.

De las investigaciones llevadas a cabo, hasta el momento, se ha deducido que, además del sargento detenido en Sevilla, otras personas están también implicadas en el tráfico ilícito de drogas, y que podrían haber trasladado algún cargamento más de estupefacientes a España.

En los últimos años, un número cada vez mayor de militares brasileños han sido condenados por delitos relacionados con las drogas. Entre 2010 y 2017, 648 miembros recibieron sentencias, según datos del Tribunal Superior Militar. 

COMPARTIR: