25 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Guardia Civil detiene a un hombre en Palencia y se incauta de piezas de Patrimonio eclesiástico, entre las que destaca un cáliz del siglo XVI

Roban un centenar de objetos de gran valor histórico e intentan venderlos por internet

Hasta 94 objetos de gran valor han sido recuperados.
Hasta 94 objetos de gran valor han sido recuperados.
Los agentes de la Benemérita han conseguido recuperar 94 objetos de gran interés cultural en Palencia que habían sido robados en varias iglesias del norte de España. La operación ha dejado un detenido que, al parecer, pretendía vender las piezas por internet. Además, de los objetos, la Guardia Civil ha incautado 165.000 euros.

La Guardia Civil ha conseguido, en el contexto de las “Operaciones Atrapagang y Trapabook”, recuperar 94 piezas que estaban en poder de una persona acusada de múltiples delitos contra el patrimonio llevados a término en diferentes puntos de la geografía española. El proceso de investigación comenzó el pasado mes de marzo, en plena pandemia, y según una nota de prensa emitida por la Benemérita: “Ha permitido la recuperación de casi cien objetos de considerable valor, siendo algunos de ellos de un valor incalculable”.

Del mismo modo, los agentes de este cuerpo han informado de que durante los registros de una vivienda y un trastero a la que el detenido podía acceder, se han incautado, además de los mencionados objetos, 165.000 euros en efectivo. El detenido, según la Guardia Civil, trataba de vender en una página web de objetos de colección un cáliz de plata del siglo XVI, una figura de la Virgen, un paño humeral de color granate bordado en oro y un libro del Apocalipsis de San Juan “Beato de Liébana”. Para llevar a término el delito, el detenido “tenía tres identificaciones distintas”. Esta persona ya está a disposición de la Justicia palentina, en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 4 de esta ciudad castellanoleonesa.

Los robos habrían tenido lugar dentro de diferentes centros de culto diseminados por el norte de nuestro país, concretamente en La Rioja, Burgos, Teruel y Palencia. Cabe mencionar que las “Operaciones Atrapagang y Trapabook” se enmarcan en una operación de entidad nacional, la llamada “Operación Pandora V”, que está orientada a la defensa del Patrimonio Histórico Español y la lucha contra el tráfico ilegal de bienes de interés cultural, particularmente vía online.

Tráfico ilícito de bienes culturales

La operación para recuperar estos objetos en Palencia no es la única que se produce en España en los últimos meses. En mayo, la propia Guardia Civil, la colaboración con la EUROPOL, activo la “Operación Pandora IV” y ya detuvo a nueve personas a las que se acusaba de estar vinculadas a múltiples procesos de infracción administrativa. A lo largo de la investigación, en nuestro país se inspeccionaron 271 establecimientos relacionados con el mercado del arte y se realizaron controles a 750 ubicaciones de interés histórico.

El servicio de protección de la naturaleza (SEPRONA) de la Benemérita localizó en Granada una sospechosa actividad compraventa de piezas arqueológicas por medio de la red. En este sentido, valiéndose de la colaboración de otras instituciones, como la Universidad de Granada o las delegaciones de Cultura de la Junta de Andalucía de Córdoba y la propia Granada, se consiguió recuperar un friso tallado en piedra caliza y un león tallado en piedra de los siglos I y II a.C., es decir, de plena época republicana de la Antigua Roma. Asimismo, se incautaron hasta quince piezas más falsificadas.

La operación Pandora IV, desplegada a nivel mundial, dejó nueve detenidos en España.

En Sevilla sucedió algo similar, pues se recuperaron tres piezas de columnas romanas y cuatro columnas de mármol, dos de las mismas de procedencia genovesa. Todos estos objetos se utilizaban a modo decorativo en un palacete de la capital andaluza. Madrid también fue escenario de operaciones policiales en este sentido. Allí, la Policía Nacional y los cuerpos policiales colombianos consiguieron interceptar en pleno aeropuerto Madrid-Barajas, varias piezas de naturaleza precolombina adquiridas de forma irregular por sus poseedores, entre los cuales sobresalían una máscara de Tumaco de naturaleza única y varias joyas de oro.

COMPARTIR: