21 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A la joven española de 22 años se le perdió el rastro el 1 de mayo, días después de que ella comunicara que se sentía perseguida

El padre de Natalia Sánchez Uribe viaja a París para colaborar en la investigación de la desaparición de su hija

Natalia, la joven de 22 años desaparecida en París.
Natalia, la joven de 22 años desaparecida en París.
No se tienen noticias de Natalia Sánchez Uribe desde el pasado jueves. La chica española de 22 años y estudiante de Erasmus en París, desapareció en la capital francesa el día 1 de mayo. Desde entonces se han encontrado una mochila, su móvil y su ordenador portátil, pero su paradero es una incógnita.

La última publicación de Natalia en su muro de Facebook, realizada el 1 de mayo parece premonitoria y dice literalmente, en inglés: "Cuando tu salud mental es mala, date un descanso. No te sientas culpable por cosas que no puedes hacer. No te sientas mal por comer mal, por no hacer tanto como lo harías normalmente. Tu eres humano. Está bien luchar. Cuídate y cuida tu mente. Es importante".

Esa publicación se hizo el 1 de mayo a las 5.44 de la madrugada, pero a las 9.42 la joven subió una viñeta de los Simpson en la que puede leerse, también en inglés: "Cuando mi perro bosteza y hace ese pequeño ruidito, moriría por él".

La joven Natalia en su foto de perfil de una red social.

Las autoridades francesas han abierto una investigación conjunta con la Guardia Civil, después de que se encontrara su mochila, con su móvil y su ordenador portátil, como informó la oficina de relaciones internacionales de la Escuela de Economía de la Sorbona, donde cursa su beca Erasmus.

Otra de las imágenes subida por la joven a su muro de Facebook.

Al parecer, la joven llevaba un mes avisando a sus familiares y amigos de que alguien la estaba siguiendo, pero estos pensaban que estaba exagerando porque siempre ha sido desconfiada y asustadiza. Natalia no estaba a gusto sola en París y se quería ir. El día de su desaparición estaba de mudanza porque iba a marcharse a vivir con una amiga y ambas iban a ir a buscar a una tercera. Fue entonces cuando compartió en su Facebook un mensaje inquietante: "Cuando tu salud mental es mala, date un respiro".

Su familia es de origen granadino aunque residente en Mallorca, a donde tenía previsto regresar Natalia en solo dos semanas para seguir estudiando entre Mallorca y Barcelona.

Natalia mide 1,62, tiene la piel morena, el pelo largo, liso y castaño y lleva un piercing en la nariz. Residía en París en la calle Paul Fort, en el distrito 14, cerca de la parada de metro Porte D'Orleans.

Los padres de Natalia Sánchez Uribe han pedido este martes que su caso "no se convierta en un circo". El padre se ha desplazado a París para colaborar en las investigaciones con el Consulado español.

Apoyo consular

El Consulado español en París está en contacto con la familia de Natalia Sánchez Uribe y con la Policía, según fuentes de la Oficina de Información Diplomática (OID). Además, desde Madrid, la División de Emergencia Consular del Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación también está siguiendo el caso en coordinación con la Policía española.

La asociación SOS Desaparecidos ha solicitado la colaboración ciudadana para recabar información relacionada con la desaparición de la joven en los teléfonos 642 650 775 o 649 952 957 o en el correo sosdesaparecidos@sosdesaparecidos.es

Por su parte, el Ayuntamiento de Calvià, el municipio mallorquín donde reside Natalia, se ha puesto a disposición de la familia. El alcalde del municipio, Alfonso Rodríguez, ha contactado directamente ellos para ofrecerles su apoyo en cualquier asunto que el Ayuntamiento les pueda ayudar.

COMPARTIR: