06 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El llamado “pedo hunting”, contactar de manera online con un sospechoso de pedofilia, se ha incrementado por todo el mundo a raíz de la pandemia

Los "grupos cazapedófilos" linchan y matan a un profesor de 73 años en Holanda

Homenaje a el exprofesor asesinado./ BBC.com
Homenaje a el exprofesor asesinado./ BBC.com
El asesinato de un profesor de 73 años a manos de un grupo de jóvenes dedicados a “cazar” pedófilos en Holanda ha hecho saltar las alarmas de las autoridades de este país europeo, que ya han pedido que los grupos de cazapedófilos cesen su actividad en redes. No es el primer altercado de este tipo que vive el país desde que comenzó la crisis de la Covid-19.

Un profesor jubilado de 73 años murió el pasado mes de octubre en el hospital tras un asalto violento por parte de un grupo de jóvenes. Estos eran miembros de un grupo dedicado a la captura de supuestos pedófilos. Concertaron un encuentro haciéndose pasar por un joven de 15 años que quería tener sexo con él y lo lincharon.

Los hechos han ocurrido en la ciudad holandesa de Arnhem y han provocado la preocupación de las autoridades policiales ante el incremento de estos altercados violentos. Ya se habían producido detenciones en la misma ciudad por otro incidente parecido cuando varias personas viajaron de diferentes provincias del país para asaltar a otro sospechoso de pedofilia. El fin de semana pasado, otro grupo formado por jóvenes mandaron al hospital a una persona en la provincia de Zeeland. En ese mismo lugar, un hombre ha tenido que huir y esconderse tras la publicación de su foto en uno de los foros de los "caza pedófilos".

Homenaje a la víctima en Arnhem

Por la muerte del hombre de 73 años han sido detenidas ocho personas, otras siete están siendo investigadas y dos menores están bajo custodia de las autoridades, según informa la portavoz de la oficina fiscal. Además, ha declarado que no existe ningún registro que acredite que la víctima tenía antecedentes de abuso de menores.

El abogado de uno de los detenidos ha dicho en una entrevista para el diario holandés De Gelderlander, que su cliente y sus compañeros habían planeado el encuentro simplemente por "aburrimiento" debido a las restricciones de la pandemia. No habían premeditado ningún altercado violento contra el hombre.

El portavoz policial, Simen Klok, insta a la población a parar el llamado “pedo hunting” y advierte de que las denuncias sobre supuestos pedófilos y los altercados violentos solo provocan la disminución de los recursos policiales para otros asuntos. Las autoridades holandesas afirman que han recibido más de 250 avisos desde el mes de julio solo de personas que han contactado online con un sospechoso de pedofilia y los denuncian sin más pruebas concluyentes.

Tanto la Policía como las asociaciones dedicadas a la protección de los derechos infantiles advierten a estos grupos que sus acciones son contraproducentes, provocando que los verdaderos culpables de pedofilia se escondan y desaparezcan de la red para no ser captados por estos grupos, dificultando su captura por parte de la Policía.

Las razones que llevan al incremento de estos grupos contra pedófilos no están claras, pero varios expertos declaran que uno de los factores más probables puede ser el aumento de tiempo libre a causa de las restricciones de la pandemia que ha provocado un incremento considerable del tiempo dedicado a navegar por Internet alimentando el desarrollo de teorías conspiratorias.

La socióloga y profesora de la Universidad de Ontario, Laura Huey, afirma que “la gente tiene mucho tiempo libre desde la Covid” y explica que la anexión a este tipo de grupos favorece el incremento de las acciones violentas ya que refugian los comportamientos extremos en el anonimato que te proporciona pertenecer a un grupo más grande.

COMPARTIR: