19 de enero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los bomberos pidieron a la población de cuatro municipios cercanos, que suman un total de más de 35.000 habitantes, que cerraran puertas y ventanas

Controlado el incendio de una planta química en Barcelona que obligó a los vecinos a encerrarse en sus casas

Fotografía del incendio.
Fotografía del incendio.
Un incendio en una planta química de la localidad barcelonesa de Montornès desatado esta mañana ha obligado a los bomberos a pedir a la población de Montornès, Montmeló, Martorelles y Vilanova del Vallès que no salgan de sus casas y mantengan puertas y ventanas cerradas. Esta medida afecta a unas 35.000 personas. Todavía se lucha contra el fuego

Montornès del Vallès ha quedado este miércoles invadida a primera hora por una espesa columna de humo que primero ha sorprendido a vecinos y conductores para pasar luego a alarmarlos. 

El origen se encuentra en una fábrica de reciclaje de disolventes y residuos industriales del polígono Can Buscarons de Baix del municipio, Ditecsa Centre Derpin, donde se ha declarado un aparatoso incendio que ha obligado a desalojar en un primer momento a una docena de empresas, que quedaron dentro del perímetro de exclusión, y a evacuar a todas las personas que se encontraban a menos de 500 metros de distancia.

Los Mossos investigan las causas 

 

Estas 12 empresas suponen el 30% del total de las 119 fábricas que se encuentran en el polígono. El otro 70% ha ido recuperando la normalidad durante la mañana.

El teléfono de emergencias ha recibido 278 llamadas (la que dio aviso del incendio se ha registrado a las 07.41 horas) y los trenes de Rodalies Renfe han dejado de parar en la estación de Montmeló, lo que ha afectado a las líneas R2, R2 Nord y R8. 

La carretera BV-5001 ha estado cortada al tráfico durante toda la mañana en La Roca del Vallès desde el kilómetro 14 al 11 –en el tramo de Martorelles a Montmeló– y ha podido reabrirse a partir de las 14 horas.

Un total de 32 dotaciones de Bombers han llegado a trabajar hasta las 16 horas para estabilizar el fuego y el humo que generaba, «especialmente tóxico», al ser fruto de la combustión de productos químicos y aceites de disolventes.

Eso sí, desde Protecció Civil, la responsable de Emergències, Rosa Mata, ha remarcado desde un primer momento que la nube tóxica no suponía «un peligro inminente» para la población, al ser necesaria una exposición directa y muy prolongada para verse afectado físicamente.

No obstante, sí que se ha procedido a vaciar las aulas de escuelas cercanas al punto de origen del incendio. Y a confinar a las personas más vulnerables: menores de edad, personas mayores y a ciudadanos con problemas respiratorios tanto en Montornès como en Vilanova del Vallès, Montmeló y Martorelles. 

Se ha pedido a la población que cerrase puertas y ventanas, que parase los sistemas de climatización, que evitara acceder a subterráneos y partes bajas de los edificios y que estuviese atenta a posibles restricciones del agua del grifo.

Activado el Plan de Emergencias Químicas

 

Protecció Civil ha activado a su vez el Plan de Emergencias Químicas (Plaseqcat). Solamente se han registrado dos heridos leves que no han requerido hospitalización, y que han sido atendidos por las dotaciones del Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) que se han trasladado al punto del siniestro, cuatro en total. 

La espesa y espectacular columna de humo negro se ha ido moviendo por diferentes poblaciones metropolitanas a lo largo de la mañana y era muy visible desde municipios como Mataró, en el Maresme, y desde múltiples puntos de la autopista AP-7 a su paso por el Vallès Oriental.

Han quedado afectados por el incendio dos depósitos de la fábrica y un tercero que ha registrado una fuga, así como la nave de la empresa que acoge los laboratorios y las oficinas. El resto de depósitos iban siendo refrigerados por parte de los Bombers. Se han consumido centenares de miles de litros de disolvente y han ardido ocho depósitos de 22.000 litros de disolvente y dos de 35.000 litros.

COMPARTIR: