06 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El letrado defensor de la solicitud de reapertura del caso de la fallecida de tres años en la Estación de Pizarra expone sus motivos a Elcierredigital

García-Montes, abogado de la familia de Lucía Vivar: "Es falso que hayamos pactado con Adif"

La pequeña Lucía Vivar con sus padres.
La pequeña Lucía Vivar con sus padres.
La pequeña de tres años Lucía Vivar, era localizada sin vida en las vías de la Estación de Pizarra en Málaga, a cuatro kilómetros del lugar en el que fue vista por última vez. Aunque su muerte se declaró accidental, sus padres y el letrado Marcos García-Montes intentan reabrir el caso. Según el investigador Carlos G. Barrett, la defensa y Adif "podrían tener un pacto lícito para conseguir la reapertura". Sin embargo, García-Montes niega a elcierredigital.com esta variable y expone sus motivos.

El pasado 19 de enero elcierredigital.com contactaba con el investigador Carlos G.Barrett, cercano a la investigación del caso de la trágica muerte de la pequeña de tres años Lucía Vivar en la Estación de Pizarra (Málaga). En declaraciones a este diario, el investigador explicaba que la solicitud de reapertura del caso que tanto anhelan los padres de la menor y que corre a cargo de su defensa, el abogado Marcos García-Montes, podría estar llevándose a cabo mediante "un pacto con Adif para que se pueda buscar a un culpable, quitando responsabilidad a la empresa". Ante esta afirmación, el propio abogado de la familia ha querido expresar a elcierredigital.com, que "se trata de una información falsa y sin fundamento".

El testimonio de Carlos G.Barrett se apoya en que la reclamación de la familia por presunta "perpetración delictiva" está dirigida a Adif porque, según el abogado García-Montes, "sorprendentemente, salió un tren después de saber que había desaparecido una niña". La defensa de la familia de la menor también solicita la reapertura del caso para concluir la "práctica de diligencias necesarias que no fueron realizadas".

Tal y como indicaba el investigador, "si la familia quiere que se haga justicia y no pretenden obtener beneficio económico de todo esto, la única forma de reabrir el caso es responsabilizar a Adif como dice el letrado". Además, añadía ante elcierredigital.com que "los mismos vigilantes y el maquinista que declararon en diciembre, no lo quisieron hacer en un primer momento durante la investigación, no aportando datos sobre el suceso y estando de baja laboral durante varios meses. Sin embargo, ahora acceden a hablar y todos concuerdan en su testimonio".

El abogado de la familia niega el posible pacto

 

Como respuesta a las palabras del investigador Carlos G.Barrett, el abogado de los padres de Lucía VivarMarcos García-Montes– explica a elcierredigital.com que "no existe tal pacto". El letrado, en representación de la familia de la niña fallecida hace cuatro años, asegura además que los motivos de la solicitud de reapertura del caso se sustentan "sin necesidad de acuerdos" bajo las pruebas que ha podido recabar la perito judicial María Teresa Fortea, a las que ha podido acceder elcierredigital.com.

Según el informe de Fortea, Lucía Vivar "murió con un primer traumatismo craneoencefálico en el lado derecho de la cabeza", que "coincide con un aplastamiento, nunca por el impacto frontal de un tren". Además, en el escrito se asegura que "existen lesiones en mano izquierda de Lucia Vivar Hidalgo coincidentes con un agarre", entre otras especificaciones.

El abogado Marcos García-Montes.

Por otro lado, la solicitud de reapertura del caso cuenta con los testimonios "que disponían de información clave", según el letrado, y que apuntan a que la investigación llevada a cabo por la Guardia Civil tuvo lugar "descartando cualquier pista que no apuntalase la tesis accidental".

Tal y como comenta en declaraciones a elcierredigital.com la defensa de la familia de Lucía Vivar, "esperamos que en los próximos días tengamos la sentencia del juez de lo contencioso y estoy seguro será favorable"

Un caso con incógnitas que podrían permitir su reapertura

Después de más de cuatro años de la muerte de la pequeña Lucía Vivar, de tres años, en la Estación de Cercanías de Pizarra (Málaga), su familia no cesa en los esfuerzos por esclarecer lo que realmente ocurrió la madrugada del 26 al 27 de julio de 2017. El pasado mes de diciembre los padres de la menor conseguían nuevos testimonios con los que pretendían reabrir el caso para que se aclarasen las causas de la trágica muerte de la niña.

Aunque el caso se archivó en 2018, un juzgado contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional abría, en el verano de 2021, un procedimiento sobre la muerte de la menor y citaba a testificar al abuelo de la niña, al maquinista del tren que supuestamente la arrolló, a vigilantes de seguridad, a agentes de la Guardia Civil y a otros familiares. El letrado de la familia, Marcos García-Montes –que ejerce la acusación particular–, se dirigía a elcierredigital.com para explicar que "la autopsia realizada en el cadáver de la menor, determina una muerte de origen violento", versión que también sostienen los nuevos testigos.

COMPARTIR: