05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL INVESTIGADO FUE DENUNCIADO EN OCTUBRE POR SU MUJER POR MALOS TRATOS, QUE REVELÓ QUE EL HOMBRE TENÍA UN SANTUARIO CON HUESOS HUMANOS

Exhuman una tumba en La Gomera tras hallar medio esqueleto en la casa de un santero

El Cierre Digital en Cementerio de San Sebastián de La Gomera
Cementerio de San Sebastián de La Gomera
Una comisión judicial ha cerrado el 18 de noviembre el acceso al cementerio municipal de San Sebastián de La Gomera para llevar a cabo la exhumación de un cadáver. Una mujer, que había denunciado a su pareja por malos tratos, declaro que el investigado tenía un santuario con restos óseos humanos. Al investigado se le inquiere un posible delito contra el respeto a los difuntos que proviene de la colisión de derechos entre la libertad de culto y la “protección de la personalidad pretérita”

El 18 de noviembre se ha llevado a cabo la exhumación de una tumba del cementerio de San Sebastián de La Gomera, Santa Cruz de Tenerife. El 20 de octubre la policía encontraba medio esqueleto humano en el domicilio de un santero denunciado por presunto maltrato. Según el auto del juzgado que autorizó la exhumación, los agentes encontraron “restos óseos humanos consistentes en un cráneo, dos fémures, dos mesetas tibiales, dos húmeros, un cúbito, dos trozos proximales de tibia y un trozo de posible metatarso”.

El caso se instruyó cuando la mujer del investigado le denunció por malos tratos y reveló que tenía “en el cuarto de la lavadora” un santuario con un cráneo, dos fémures, dos mesetas tibiales, un cúbito, dos trozos de tibia y un posible metatarso; la descripción de la mujer coincidió con lo hallado por los agentes en el registro del domicilio. El presunto maltratador era un santero, seguidor de la Palería, una religión cubana, durante la investigación se encontraron indicios de que él denunciado había sacado los restos de una tumba del cementerio de San Sebastián de La Gomera.

La causa de la investigación que dirige el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción n.º 1 de San Sebastián de La Gomera comenzó por una denuncia por presunto maltrato cursada el pasado 19 de octubre por una mujer en un puesto de la Guardia Civil en Arona (Santa Cruz de Tenerife). La presunta víctima de violencia doméstica detalló en su declaración que su pareja “poseía restos óseos humanos, los cuales habían sido sustraídos de una tumba del cementerio de San Sebastián de La Gomera”. El 20 de octubre el denunciado fue detenido.

Al investigado se le inquiere un posible delito contra el respeto a los difuntos que proviene de la colisión de derechos entre la libertad de culto y la “protección de la personalidad pretérita”, esto es, el derecho a la memoria del fallecido. El juez del caso recuerda que "la libertad religiosa no puede esgrimirse para cometer hechos delictivos”.

Comienzan los traslados de restos de la zona más antigua del cementerio de San  Sebastián de La Gomera - Ayuntamiento de San Sebastián de La Gomera

Cementerio de San Sebastián de La Gomera

Una comisión judicial ha cerrado el 18 de noviembre el acceso público al cementerio municipal de San Sebastián de La Gomera para llevar a cabo la exhumación de un cadáver,  con el fin de contrastar sus huesos con los hallados en la casa del supuesto autor del ultraje.

La autoridad judicial ha explicado que estos restos “integraban la denominada prenda cristiana del sincretismo religioso de la regla Kimbisa del Santo Cristo del Buen Viaje, entendida como una rama heterodoxa del cristianismo primitivo propia del sincretismo religioso y cultural de la nación cubana de la conocida como Palería”.  

El auto relata que un equipo de la Policía Judicial se personó en el cementerio de la capital de la Isla acompañado por la mujer que había denunciado el caso. Esta señaló una tumba y dijo que había visto a su pareja “manipular aquella e introducir algo en su mochila”. Posteriormente, los investigadores contactaron con la hija de la persona enterrada en aquella tumba, que corroboró que durante el verano había detectado que “se encontraba dañada, encontrándose semiabierta y  caída la lápida”.

Al tratarse de una confrontación de derechos fundamentales la autoridad judicial esclarece que “para establecer hasta qué límite opera el derecho a la libertad ideológica frente al derecho a la personalidad pretérita del fallecido hay que acudir a la jurisprudencia del Tribunal Supremo. Muy especialmente a la sentencia 618/2008, según la cual la libertad de opinión y libertad religiosa no puede esgrimirse para cometer hechos delictivos”.

Por ende el juez estimó adecuada, necesaria y proporcionada la exhumación de restos que solicitó la policía judicial y dispuso el cierre de las instalaciones municipales que integran el cementerio municipal de San Sebastián de la Gomera durante la jornada de este viernes y hasta que se lleve a cabo la práctica de la diligencia. Tras prestar declaración en sede judicial, el presunto autor de los hechos se encuentra actualmente en libertad provisional y sin fianza  con cargos por supuesto delito contra el respeto a los difuntos.

COMPARTIR: