16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La denominada ‘Operación Sana’ avanza quedando libres casi la mitad de los investigados por el "débil relato de las víctimas", según el tribunal

Captación y prostitución de menores : Una jueza de Madrid deja en libertad a 18 acusados

/ Juzgados de Plaza Castilla (Madrid).
/ Juzgados de Plaza Castilla (Madrid).
La juez de Instrucción número 8 de Madrid ha dado la orden para que 18 de los 41 detenidos puedan ser liberados del caso de explotación sexual a menores tuteladas. Los argumentos que han dado las víctimas no han sido lo suficientemente fuertes y varios de los cabecillas han quedado exculpados.

La explotación sexual a menores está en auge en España. Este lunes se conocía que la jueza del tribunal de Instrucción número 8 de Madrid ha dado la libertad a 18 de los 41 detenidos por un caso de prostitución de menores de centros de acogida en Madrid. La ‘Operación Sana’, como se conoce a la investigación de este caso, ha dado un giro de acontecimientos inesperado, siendo ahora 23 personas las que están siendo investigadas o se encuentran en la cárcel.

De esta forma queda reflejado en un auto al que ha tenido acceso ‘Europa Press’, en el que la magistrada acuerda el sobreseimiento parcial y deja "cuantas medidas cautelares: alejamiento, libertad provisional, comparecencias apud acta, se hubieran impuesto con anterioridad a los referidos investigados".

Ocho de los 41 que fueron detenidos están en prisión preventiva. Entre ellos se encuentra Saymol Fyly, un rapero conocido que también se dedicaba a subir música a Youtube. Mediante su música atraía a las menores y las captaba. Todavía lo están investigando para sacar conclusiones más precisas.

/ Detención de uno de los 41 acusados. 

Saymol Fyly, junto a algunas bandas latinas, las enganchaban presuntamente al consumo de cocaína base para "venderlas a toxicómanos" en narcopisos y chabolas, según consta en el sumario. La red operaba en el sur de la capital, en los barrios de Vallecas, San Cristóbal y Villaverde.

Testimonios de las víctimas

En los últimos meses, la juez ha interrogado a tres de las víctimas menores, pero ninguna de ellas se acuerda de los detalles de los supuestos abusos. Es por eso que ahora varios de ellos están siendo investigados y muchos otros han conseguido salir del caso sin perjudicarse.

Una de las menores, de 13 años de edad, ha confirmado que “estaba totalmente drogada”. El testimonio de todas confirma que fueron enganchadas al consumo de base y que mantenían relaciones con hombres a cambio de la droga. Cabe destacar que algunas de ellas lo hacían voluntariamente y otras obligadas.

El motivo para darles libertad

Según las informaciones publicadas, “el débil relato de las chicas, según algunas defensas, y las incongruencias en su relato propició en el mes de mayo la puesta en libertad de los presuntos cabecillas de la trama”.

De hecho, la libertad de los detenidos tenía lugar al considerar que ya no hay peligro de destrucción de pruebas o riesgo de fuga, dos de los requisitos para que se pueda decretar o prorrogar la situación de prisión preventiva. 

Una extensa investigación

De este caso ya se hizo eco en el mes de enero Elcierredigital.com. En ese momento, se supo que agentes de la Policía Nacional habían detenido a 37 personas que formaban un grupo criminal dedicado a la explotación sexual de menores, a quienes prostituían y utilizaban para la venta de sustancias estupefacientes. Hasta diez menores han sido liberadas tras esta operación en Madrid. Al final, con el paso de los días, se detuvieron hasta 41 personas.

La investigación se abrió en abril de 2021 cuando los agentes tuvieron noticias de que una menor de edad se fugaba con asiduidad de su lugar de residencia y que durante sus ausencias mantenía relaciones sexuales con personas mayores de edad a cambio de dinero o de sustancias estupefacientes.

/ Juzgados en Plaza Castilla (Madrid). 

Los investigadores descubrieron que otras menores, con las que compartía lugar de residencia, se encontraban en la misma situación. Los detenidos contactaban con ellas a través de redes sociales y, mediante promesas de ganar dinero, las convencían para encargarse de vender droga. En estos intercambios, la red también ofrecía a los clientes mantener relaciones sexuales con las menores.

En algunos casos, las obligaban a distribuir ellas mismas la droga a bordo de patinetes y, tras la entrega, eran agredidas sexualmente por los propios consumidores. En otras ocasiones, los detenidos las trasladaban a un conocido polígono de la capital donde ofrecían a los compradores mantener relaciones sexuales con ellas.

COMPARTIR: