24 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se trata de un ciudadano francés que se encontraba ese día en la zona de este pantano catalán sin teléfono ni vehículo

Giro en el crimen de Susqueda: la policía busca en Francia a un sospechoso que inicialmente fue descartado en la investigación

El presunto asesino de Marc y Paula, está ya en libertad
El presunto asesino de Marc y Paula, está ya en libertad
La policía francesa busca a un sospechoso que estuvo en el lugar del crimen, pero que fue descartado de las pesquisas iniciales porque no llevaba teléfono móvil ni coche. Sin embargo, tanto Fiscalía como los Mossos continúan convencidos de que Magentí es el culpable de la muerte de los jóvenes Paula Mas y Marc Hernández, cuyos cadáveres fueron encontrados en las aguas del pantano de Susqueda con evidentes signos de violencia.

Vuelta a empezar en la investigación del crimen de Susqueda. Tras la reciente puesta en libertad del principal sospechoso hasta el momento del asesinato de Marc y Paula, los dos jóvenes excursionistas a los que mataron y arrojaron al pantano de Susqueda, en Girona, los investigadores revisan todos los extremos del caso. Y la primera consecuencia ha sido ordenar la investigación de un ciudadano francés. Se trata de una persona que estuvo en el lugar del crimen, pero que  fue descartado de las pesquisas iniciales porque no llevaba teléfono móvil ni coche. Ahora, las autoridades policiales españolas han pedido la colaboración de sus colegas  franceses para poder localizar a esta persona.  

Una sospechoso que aseguró en el momento de su declaración haberse herido en una mano tras caerse, pero a quien le dejó marchar sin señalarle. Ahora, de nuevo se analizan todas las posibilidades y no se descarta nada después de que la Audiencia de Girona ordenara el viernes pasado la puesta en libertad sin fianza para Jordi Magentí, el único investigado y detenido por el doble crimen de Susqueda. Magentí estaba en prisión desde febrero de este año.

Fiscalía y Mosos mantienen su versión

Fiscalía y Mossos d'Esquadra consideran todavía  a Magentí culpable del doble crimen del pantano de Susqueda.  Marc Hernández, de 23 años, y Paula Mas, de 21, fueron asesinados el 24 de agosto de 2017 y sus cuerpos arrojados al pantano de Susqueda. Magentí fue el único detenido por estos hechos

Para dejarle en libertad, la Audiencia de Girona señala en su auto, que los indicios criminales que existían sobre el detenido el 26 de febrero de este año por los Mossos d´Esquadra catalanes habían quedado "debilitados" por las diferentes versiones dadas por los testigos y, especialmente, porque la prueba de ADN de los restos encontrados en su ropa no coincidían con los de las víctimas, Marc Hernández  y Paula Mas.  

Pantano de Susqueda donde fueron asesinados y lanzados al agua  los jóvenes Paula y Marc

Otra muestra de la "debilidad de los indicios" apunta  a una de las pruebas materiales, una piedra  encontrada entre los objetos de las víctimas. El Ministerio Fiscal determinó que el lugar del crimen fue la playa de la Rierica en base al análisis de la piedra que fue encontrada en el interior de la mochila de uno de los dos jóvenes asesinados, pero la  Audiencia discrepa y recuerda que piedras de tales características fueron encontradas hasta en tres lugares diferentes, y añade que ningún informe sitúa en la playa de la Rierica las muestras de tierra halladas en la ropa de una de las víctimas.

Magentí fue detenido porque se le vió circular con su coche por el mismo lugar que lo hicieron las víctimas media hora antes. El hombre mantuvo siempre su inocencia durante todo el proceso. Pero Magentí encajaba como sospechoso perfecto, cazador y pescador y conocedor de todas las sendas que conducían al pantano donde poder deshacerse del vehículo de los jóvenes. Contaba con antecedentes penales por asesinar con la ayuda de un arma de fuego a su exesposa en 1997.

Además, la persona que sumergió el vehículo de la pareja en el pantano tuvo que conducir durante una hora por una senda impracticable y sabía que en La Platjeta existía uno de los dos únicos accesos que permiten entrar con el vehículo hasta el agua. Un pescador como Magentí sabría también que en ese punto el pantano era muy profundo, tanto como para hacer desparecer un coche.

Disparos en la zona y extrañezas en el relato de los hechos   

Una de las víctimas, Marc, recogió a su novia Paula el 23 de agosto, por la noche, cuando ella terminó su turno en la pizzería en la que trabajaba y viajaron hasta el pantano de Susqueda, pero se quedaron a dormir dentro del coche. Al día siguiente fueron a sacar dinero de un cajero y la cámara de seguridad tomó la última imagen que existe de la pareja. Sobre las 10 y media de la mañana llegaron a la zona.

Entonces, según la hipótesis de los Mossos se encontraron con Jordi Magentí que, sin móvil conocido, los habría asesinado con un arma de fuego tras una supuesta discusión y arrastrado su coche hasta el pantano. Según los testigos, ese día se escucharon varios disparos cerca de la zona. Según relataron, cerca de las 12 de la mañana se oyeron varios tiros seguidos, un grito de mujer, seguramente de Paula, y un solo disparo después. La autopsia reveló un disparo en la cabeza de la joven. 

El relato elaborado por los Mossos, asegura que al día siguiente de los hechos, el 25 de agosto, Magentí despertó de madrugada a su novia y la obligó a ir a pescar al pantano, algo inhabitual en el hombre. Durante la jornada de pesca, el investigado desapareció durante al menos dos horas. Los Mossos creen que durante ese tiempo se deshizo del vehículo de los fallecidos arrojándolo al agua. Ahora, con la investigación más abierta que nunca y un nuevo sospechoso recuperado de entre las primeras pesquisas, los Mossos deberán analizar bien los indicios existentes o buscar más pruebas en un crimen que ha dado un giro sustancial en su investigación.

COMPARTIR: