11 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Entre las hipótesis también estudian motivos de carácter laboral, personal y familiar

Las investigaciones no descartan el móvil político en el brutal asesinato del concejal de Llanes, Javier Ardines

Javier Ardines, el concejal de IU asesinado en Llanes
Javier Ardines, el concejal de IU asesinado en Llanes
El pasado jueves fue hallado muerto en Llanes (Asturias), a trescientos metros de su vivienda, el concejal de IU en el ayuntamiento, Javier Ardines. Tras la autopsia realizada hace unos días, los médicos forenses del Instituto de Medicina Legal de Asturias han confirmado lo que en su momento se pensaba: que el edil fue asesinado tras recibir varios golpes en la cabeza.

Las investigaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil mantienen abiertas todas las posibilidades sobre la muerte del concejal. Las líneas de investigación indican que los móviles de su asesinato han podido ser de carácter político, laboral, personal y familiar. También se baraja la posibilidad de que la causa del asesinato haya sido por circunstancias fortuitas y se descarta que el incidente haya tenido que ver con un robo. La Guardia Civil tomó declaraciones al entorno cercano del concejal, así como a sus vecinos. Su mujer y sus dos hijos testificaron también al cuerpo policial el mismo día del asesinato por si habían notado algo sospechoso o raro en torno a motivos de la muerte de su familiar.

Era el único concejal de Izquierda Unida que formaba parte del equipo de Gobierno, donde los conflictos han estado presentes durante los tres años de cuatripartito (PP, Vecinos X Llanes, Foro Asturias e IU) tras sacar de la ejecutiva al PSOE, que llevaba veintiocho años gobernando. En el ámbito personal tenía una vida social muy activa con muchas amistades, de las que disfrutaba en fiestas y reuniones.

Reconstruyendo lo ocurrido

Javier Ardines salió de madrugada en su vehículo para ir a trabajar en su barco, se dedicaba a la pesca. En el camino se encontró unas vallas que obstaculizaban el paso, por lo que tuvo que bajarse a retirarlas y fue en ese momento cuando el agresor o agresores le tendieron una emboscada y acabaron con su vida golpeándole en la cabeza hasta en tres ocasiones con un objeto contundente, según contempla la investigación. Según indicó su familia, Ardines ya había contado que unos días atrás tuvo que realizar la misma operación al encontrarse las vallas impidiendo el paso de su coche en el camino que le conducía al trabajo. Algunos vecinos declararon a la Guardia Civil que escucharon fuertes gritos de madrugada. También relataron que nadie se asomó a la ventana a ver qué ocurría, lo que habría facilitado la huida del autor o autores del asesinato.

Camino donde fue encontrado el cuerpo de Javier Ardines con varios golpes en la cabeza

Un pescador dedicado a sus vecinos

Ardines nació en Halle, Bélgica, en el año 1966. Hijo de emigrantes que a los nueve años vino a España para quedarse, concretamente en el pueblo de Pesa de la Pría, en la Moria. Tenía mujer y dos hijos y a sus cincuenta y dos años de edad ya era abuelo. Realizó estudios de Técnico Agrícola y Técnico de Invernaderos, pero su verdadero sueño era la mar, por lo que desde el año 2000 trabajaba de pescador a bordo de su embarcación ‘Bramadoira’. A parte de su trabajo marítimo, Ardines lo compatibilizaba con la vida política, aunque de manera altruista, pues no cobraba por sus labores como edil de Medio Rural, Playas y Personal.

Según el escrito de presentación que figura en la página web del Ayuntamiento, el fallecido Javier Ardines afirmaba que “siempre tuve inquietudes sociales, aunque no políticas. Me costó militar en un partido político, porque no creo en las estructuras piramidales y rígidas de los partidos. Mis siglas siempre fueron los vecinos y no el partido. Evidentemente tus decisiones se deben a una organización y no puedes ir por libre, pero yo soy un hombre de partido al uso.”

COMPARTIR: