22 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Continúan las fugas de las cárceles aprovechando los permisos penitenciarios

La primera víctima por violencia doméstica de 2019 marca la actualidad de sucesos de la primera semana del año

Como cada domingo, os presentamos la crónica de los sucesos de la semana especialmente marcada por los hechos relacionados directa o indirectamente con la violencia machista: desde un preso que mató a su mujer de 30 puñaladas que no ha regresado a prisión a la primera víctima del 2019, pasando por una agresión sexual de una menor en Burriana

LUNES: Un preso que mató a su mujer de más 30 puñaladas no ha regresado.

El lunes finalizábamos el año 2018 con una grave alarma. Francisco Mejías González, un preso condenado por matar a su mujer en 2004 no volvió a la prisión de Las Palmas II tras un permiso penitenciario que disfrutaba en estas fechas navideñas.

Mejías asesinó a su pareja Fabiola González en su domicilio de Telde hace 14 años asestándole más de 30 puñaladas, en presencia de sus dos hijos menores que pedían clemencia para su madre. Además, tiene en vigor dos órdenes de alejamiento de otras dos ex parejas, a las que amenazó de muerte en anteriores salidas de la cárcel.

Foto del preso fugasdo (Canarias 7)

La Juez de Vigilancia Penitenciaria había advertido al presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas, Emilio Moya, de la peligrosidad de Mejías, que en ningún momento ha reconocido los hechos y que se niega a participar en cursos de reinserción. No obstante, el preso recurrió y obtuvo finalmente el permiso a través de la Audiencia Provincial.

La orden de búsqueda y captura no se circunscribe sólo a Gran Canaria, sino a todo el territorio nacional y a la Unión Europea. Además, se han puesto en marcha medidas de protección para las dos ex parejas de Mejías.

MARTES: Agresión sexual de una menor en Burriana.

El nuevo año acababa de empezar y una menor era agredida sexualmente cuando se dirigía a su casa tras celebrar la Nochevieja en una carpa que el Ayuntamiento de Burriana (Castellón) había instalado en la Plaza Mayor, delante de su fachada.

Se había organizado un concierto con entrada gratuita y regalo de copa de cava. Tras el grupo musical, un dj acompañó en la velada hasta las 6 de la mañana, como una iniciativa de ocio novedosa que proponía la ciudad para evitar que los jóvenes cogieran el coche en esa noche. La joven de 17 años disfrutaba con amigos de la fiesta hasta que, sobre las 05:00 horas decidió irse a casa. Por el camino fue abordada por dos hombres que iban en un coche. La introdujeron en el vehículo y la llevaron al domicilio de estos, donde la mantuvieron varias horas privada de libertad, mientras la agredían sexualmente. Cuando acabaron, la dejaron marchar. La víctima salió a la calle y pidió auxilio. Unos vecinos que la vieron la llevaron al hospital de la Plana, en Vila-Real, donde fue atendida en urgencias.

Los facultativos activaron el protocolo de agresión sexual y llamaron a la Guardia Civil, por lo que se personaron agentes pertenecientes al Equipo Territorial de Policía Judicial de Burriana que, tras entrevistarse con la víctima, establecieron el protocolo correspondiente ante este tipo de delitos.

Tras iniciar una investigación los agentes lograron proceder, este mismo martes día 1 y a las pocas horas después a la identificación y localización, a la detención de los supuestos autores de un delito de agresión sexual. También han sido detenido otros hombres que compartían piso con los supuestos autores, como posibles cómplices y como supuestos autores de un delito de denegación de auxilio.

MIÉRCOLES: Apalea a su esposa hasta romper un palo de aluminio.

Un hombre ecuatoriano, nacionalizado español, de 41 años, fue detenido tras dejar a su esposa en estado grave después de apalearla con el palo de escoba, de aluminio, hasta romperlo contra ella y después saltar de rodillas contra el cuerpo de ésta cuando se encontraba en el suelo; todo en presencia de sus dos hijos de 8 y 10 años.

Fueron los agentes de la Policía Municipal de Usera los que apresaron al presunto agresor en un piso de la calle de Raigras. La víctima, de 44 años, fue trasladada por los médicos del SAMUR al Hospital 12 de Octubre. Sufre la fractura de un brazo, la rotura de varias costillas y una hemorragia interna.

Una amiga de la agredida dio la voz de alarma a la Policía Municipal. Contó a la centralita del 092 que acababa de recibir un WhatsApp de socorro de una amiga íntima contándole que estaba encerrada en casa después de que su esposo la hubiese agredido durante toda la noche. La víctima explicaba que su marido no la dejaba salir del domicilio y que estaba aterrada y con heridas.

La Policía Municipal dio credibilidad a la mujer y acudió a la casa de la presunta víctima. Llamaron al telefonillo de la casa, pero nadie les abría. Al cabo de un rato oyeron los sollozos de una mujer que bajaba las escaleras junto a sus dos hijos. La mujer salió tambaleándose a la calle en estado de shock. Sólo podía hacer gestos y no era capaz de hablar. Además, se sujetaba la parte derecha del costado. Los agentes vieron que también tenía un corte en la boca, la muñeca inflamada y amoratada y moratones por todo el cuerpo. Mientras los policías llamaban al SAMUR otros agentes subían a la casa. Allí se encontraron con el hombre que, según el atestado, les recibió con «pasmosa tranquilidad y sorpresa preguntando qué hacían allí». El hombre fue detenido acusado de un presunto delito de maltrato y lesiones en el ámbito familiar. A su lado, había un palo de escoba fracturado que fue requisado por los agentes.

Posteriormente, la mujer contó a los agentes que comenzó a ser golpeada a la 01:00 de la madrugada del domingo y que su pareja empezó a golpearla con un palo de escoba que rompió contra su cuerpo delante de sus dos hijos. También explicó que recibió patadas y que el detenido saltó de rodillas sobre ella varias veces mientras estaba en el suelo. Agregó que la agresión prosiguió durante la madrugada y que, luego, la encerró en una habitación para evitar que pudiera escapar o llamar a la Policía. La mujer señaló que pudo avisar a una conocida por mensajes y que escapó de la casa aprovechando un descuido de su pareja al oír la cisterna del baño.

JUEVES: Primera víctima de violencia de género de 2019.

Se estaban separando, se produjo una tremenda discusión entre ellos en el domicilio de ella, sus amigas se refugiaron en una de las habitaciones por puro miedo y Rebeca falleció apuñalada en el pecho, tras lo cual Tomás se entregó en el cuartel de la Policía Local de Laredo (Cantabria).

Este jueves se ha conocido la primera víctima de violencia de género en este año 2019. Ha sido Rebeca Alexandra Cadete Santana, una mujer de nacionalidad dominicana, de 26 años apuñalada por su novio, Tomás Mastre, natural de Ecuador, de 29 años, que ha confesado los hechos. No tenía antecedentes por violencia machista y ella, que estaba en situación irregular en España desde hace tres años, tampoco había presentado denuncias. Tenía una hija de cinco años en su país de origen, que queda así huérfana.

Rebeca Alexandra es la primera víctima por violencia de género

Los hechos han sucedido cuando, según el entorno de la joven, Rebeca estaba separándose de su pareja, con quien llevaba relacionándose cerca de dos años. Las compañeras de piso de Rebeca Cadete intentaron detener la agresión de Tomás Maestre a la que había sido su pareja sentimental, pero asustadas ante el cariz que iban tomando los hechos y amenazadas por Tomás, optaron por refugiarse en una habitación del piso. Fueron ellas las que llamaron a la Guardia Civil cuando se percataron del apuñalamiento. Casi al mismo tiempo, el autor se entregaba en el puesto de la Policía Local de Laredo.

La víctima presentaba signos de apuñalamiento en el tórax y no pudo ser reanimada por los servicios de emergencias que acudieron a la casa sobre las 04:05 horas.

VIERNES: La Policía lleva a cabo importantes detenciones.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Madrid a un ciudadano de origen portugués que tenía en vigor una orden europea de detención y entrega por las autoridades portuguesas. Los hechos ocurrieron el 27 de diciembre de 2003, cuando el detenido violó a una mujer tras conocerla en una sala de fiestas.

Ambos acordaron mantener relaciones sexuales consentidas en el hotel donde se alojaba el arrestado hasta que, de forma violenta, agredió brutalmente a la víctima y consumó la agresión sexual. Además, al detenido le constan antecedentes policiales en España por malos tratos físicos. Hace pocos días, y tras diversas gestiones, fue localizado y detenido en Madrid.

En otra operación, ha sido detenido un ciudadano británico que tenía en vigor una orden europea de detención y entrega por tráfico de drogas y crimen organizado. La detención se llevó a cabo en el aeropuerto de Tenerife Sur, zona desde donde llevaba a cabo la dirección y control de un grupo criminal.

Las autoridades judiciales de Edimburgo (Reino Unido) buscaban a este hombre, de 35 años, por su presunta participación en las actividades ilícitas realizadas por una importante organización criminal internacional que, entre 2011 y 2018, operó en Reino Unido, Islandia, Países Bajos, Emiratos Árabes Unidos, Portugal, España, China y México, entre otros.

Mediante un dispositivo establecido en diferentes zonas de la isla, ya que tomaba muchas medidas de seguridad con muchos medios, fue interceptado en las proximidades del aeropuerto. En ese momento fue detenido y puesto a disposición judicial, decretando su ingreso en prisión a la espera de hacer efectiva su entrega a las autoridades inglesas.

Se le imputa un total de 29 delitos por participación en organización criminal; tráfico ilícito de drogas, narcóticos y sustancias psicotrópicas; tráfico ilícito de armas, municiones y explosivos; blanqueo de capitales; delitos informáticos; homicidio y agresión con lesiones graves; secuestro, detención ilegal y toma de rehenes y robo organizado con armas. Su grupo criminal introducía grandes cantidades de cocaína y hachís en Reino Unido y en otros países de la Unión Europea y destacaba por la gran violencia con la que actuaban, utilizando armas de fuego. Los delitos que se le imputan están penados con unos 100 años de prisión.

Diez fugados más, buscados por autoridades extranjeras, han sido localizados y detenidos durante el pasado mes de diciembre por agentes especializados en localización de fugitivos. Los arrestos han sido llevados a cabo en El Ejido (Almería), Jaén, Madrid capital, Móstoles (Madrid), Lleida, Las Palmas de Gran Canaria y Gandía (Valencia) por diferentes delitos como tráfico de drogas, robos con violencia, agresiones sexuales, abusos a menores, blanqueo de capitales o delitos financieros.

COMPARTIR: