22 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se trata de un brasileño que podría sufrir alguna enfermedad psicológica y haber estado bajo el efecto de alguna droga

Dramático suceso en Paraguay: un estudiante de Medicina se arranca los ojos e intenta cortarse los genitales tras una ruptura amorosa

El hombre se arrancó los ojos en plena calle de Ciudad del Este (Paraguay)
El hombre se arrancó los ojos en plena calle de Ciudad del Este (Paraguay)
Los viandantes no daban crédito. Un hombre arrodillado en plena calle, con los brazos en alto y que a toda prisa se arranca los ojos con sus propias manos. Antes lo había intentado con los genitales pero no lo logró. El hombre, de 34 años, brasileño y estudiante de Medicina en Paraguay, se había desnudado y había acudido a una iglesia cercana a confesarse. También había roto con su pareja días antes y podría haber sufrido un brote psicótico.

Una dramática autolesión ha dejado conmocionada a la sociedad paraguaya. Ocurría en el Barrio catedral de Ciudad del Este.  Un hombre, originario de Brasil y residente en Paraguay, estudiante de Medicina, se desnudó en plena calle, se arrodilló con los brazos alzados hacia el cielo y, para sorpresa de los presentes, intentó arrancarse los genitales. No lo consiguió y pasó a los ojos. Se introdujo los dedos en la cuenca izquierda y se arrancó el primero, con el nervio óptico incluido. La gente corrió entonces a detenerle pero cuando llegaron, el hombre ya había hecho lo mismo con el segundo globo ocular...

Cuando pudo ser atendido, ya se había extraído ambos ojos.

Poco antes de esta impactante autolesión, el hombre, Ugo Leonardo Da Costa Jardim, había estado en la cercana Catedral San Blas de Ciudad del Este. Iglesia a la que había entrado un día antes para confesarse tras aparcar su moto en la plaza que está frente al templo, según los investigadores.

Fue el sacerdote Milciades Acuña quien le confesó. El herido se fue de la capilla pero dejó todas sus pertenencias en el estacionamiento del sitio, una motocicleta, su casco, su celular, un manojo de llaves, unos anteojos de sol y una billetera con sus documentos. Dentro había 40 mil guaraníes y 100 dólares americanos.  

Los primeros auxilios levantaron la sospecha de que el hombre estuviera bajo los efectos de un brote psicótico empeorado por el consumo de alguna sustancia psicotrópica. Al parecer, Da Costa arrastraba un historial de depresiones. Según los médicos que le atendieron, podría sufrir algún tipo de  esquizofrenia o un trastorno límite de la personalidad. Pero también se ha informado de que el hombre acababa de sufrir un ruptura sentimental, por lo que había comentado en su entorno que estaba “muy triste”. 

El brasileño, estudiante de Medicina, intentó sin éxito arrancarse también los genitales. 

El médico Federico Schrodel, quien atendió al herido, señaló que la extracción fue casi quirúrgica. "Él llegó ya sin ambos globos oculares. Es la primera vez que vemos una automutilación, por doloroso que es. Lo extraño es que él no parecía reaccionar ante el dolor en ese momento". Los sanitarios confirman que una mutilación de este tipo provoca un dolor insoportable, que sin embargo, el hombre no parecía demostrar.

Se ha confirmado que efectivamente, el brasileño había dejado en los últimos meses un tratamiento que recibía desde pequeño. Vivía con sus tíos  porque a los cinco años murió su padre y a los ocho años también la madre.  De momento, el hombre está recibiendo fuertes calmantes y se esperan los resultado del estudio psicológico, además del toxicológico. Después, será trasladado a  Brasil, donde residía con sus tíos.

COMPARTIR: