20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Desecharán el actual modelo por las armas HK (Heckler & Koch), que son del mismo tipo que ha comprado la Policía Nacional

La Guardia Civil gastará seis millones de euros en renovar 12.000 pistolas antiguas de la marca Beretta

Las armas de la Guardia Civil necesitan renovarse. El Servicio de Armamento y Equipamiento Policial, dependiente del Mando de Apoyo de la Dirección General, busca ya un modelo con el que sustituir las pistolas Beretta que llevan la mayoría de los agentes, se trata de sustituir 12.000 viejas pistolas por un modelo nuevo por una cantidad de más de seis millones de euros.

Según adelantó Confidencial Digital ese es uno de los mensajes que los mandos del cuerpo trasladaron a los representantes de las asociaciones profesionales en el último Consejo de la Guardia Civil, celebrado recientemente.

Desde el Mando de Apoyo explicaron que no se van a adquirir más fundas antihurto para las Beretta. Precisamente la Policía Nacional está adquiriendo fundas antihurto después de que un guardia civil muriera a manos de un delincuente que le arrancó el arma por no contar con una funda de especial protección.

Sustituir las Beretta

El motivo principal alegado por el Mando de Apoyo para no comprar más fundas antihurto para las Beretta es que se ha puesto en marcha un plan para sustituir esas pistolas, y por tanto se va a dar prioridad a la adquisición gradual de fundas para pistola HK.

Actualmente los efectivos de algunas unidades de la Guardia Civil -la unidad de intervención GAR, los antidisturbios del GRS, agentes que van de paisano como los de Información- ya tienen arma de la marca alemana Heckler & Koch (HK), y no la italiana Beretta, que es la que tienen la mayoría de los guardias civiles.

Una de las armas que quiere comprar la Guardia Civil.


Lo más probable es que la nueva arma corta que va a adquirir la Guardia Civil sea también HK: se apuesta por la HK USP Compact, una pistola que ya forma parte de la dotación de la Policía Nacional.

Además, también utilizan este mismo modelo varias unidades de las Fuerzas Armadas, alrededor de 500 cuerpos de policía local de España, así como los Mossos d’Esquadra, donde ‘conviven’ la HK y la Walther P-99.

12.000 pistolas en tres años

Fuentes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles y de la Asociación Española de Guardias Civiles coinciden en señalar que el cambio en el arma corta de dotación comenzará pronto. La Dirección General prepara una licitación para adquirir el nuevo modelo de pistola.

De hecho, ya está activo un contrato de suministro para la “Adquisición de pistolas semiautomáticas calibre 9 mm. Parabellum de dotación en diversas Unidades de la Guardia Civil”. El presupuesto asciende a 6,02 millones de euros.

Los planes de la Guardia Civil son incorporar al menos 12.000 nuevas armas cortas, a razón de 4.000 cada año en 2020, 2021 y 2022, aunque para sustituir todas las pistolas de dotación en las unidades que tienen Beretta se requerirán mayor número.

Los requisitos del arma

En los pliegos de contratación, el Servicio de Armamento y Equipamiento Policial especifica las características del arma corta que busca para sus agentes. Tiene que ser una pistola semiautomática, del calibre 9 mm Parabellum, cuyo sistema de funcionamiento será de retroceso corto de cañón, con mecanismo modificado de acerrojamiento tipo Browning. El mecanismo de disparo será de doble y simple acción, y se requiere que la capacidad del cargador sea de un mínimo 13 cartuchos y un máximo 15.

El Servicio de Armamento y Equipamiento Policial también especifica que busca que la nueva pistola pueda ser manejada de forma indistinta por tiradores diestros y zurdos, y que el armazón esté fabricado con un material ligero polimérico, reforzado con fibra tipo vidrio o similar.

COMPARTIR: