17 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Policía ha detenido a 14 miembros de 5 entidades distintas acusadas de un delito contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal

Una asociación cannábica legalizada en Denia vendía droga mediante golosinas adulteradas

Golosinas adulteradas.
Golosinas adulteradas.
Agentes de la Policía Nacional han detenido en Denia durante este último año a catorce responsables de cinco asociaciones cannábicas distintas, acusados de un delito contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal, las cuales eran utilizadas, presuntamente, para la venta de sustancias estupefacientes a pequeña escala o 'menudeo'. Una de ellas vendía piruletas, galletas y chicles tipo chupa-chups adulterados con droga.

Debido a su proliferación en la ciudad durante este último año, los agentes de Policía Nacional de la Comisaría de Denia se han encargado de realizar controles en este tipo de asociaciones cannábicas o CSC (Club Social de Cannabis), intensificando su labor para velar por que se cumplan los estatutos que regulan sus actividades.

La intrínseca labor de la Policía contó con la información que recibieron por parte de los ciudadanos, vecinos hartos de observar la inusual aparición de personas que entraban y salían del establecimiento, con los que incluso habían tenido enfrentamientos verbales.

Fruto de su trabajo y de la información recibida, la Brigada Local de Policía Judicial de la Policía Nacional ha conseguido desmantelar en Denia un total de cinco asociaciones cannábicas que vulneraban la ley, incumpliendo los estatutos estipulados para este tipo de actividad.

Última operación

La última de estas operaciones se ha llevado a cabo a finales del mes de noviembre, cuando la información recibida llevó a los investigadores hasta una asociación cannábica ubicada en una céntrica calle de la ciudad, donde ya habían actuado anteriormente y que, sin embargo, seguía abierta.

Así las cosas, gracias a un elaborado dispositivo de vigilancia en la zona, los agentes pudieron comprobar cómo accedía gente al establecimiento, saliendo a los pocos minutos, sin que les hubiera dado tiempo a consumir su dosis dentro del local.

Las sospechas quedaron confirmadas cuando descubrieron que estas personas habían adquirido sustancias estupefacientes dentro de la asociación, desconociéndose el destino final de la sustancia, que bien pudiera ser para su consumo o bien pudiera ser destinada a la reventa para obtener un beneficio económico.

La información confirmó a los investigadores que el consumo transcendía la esfera privada dentro de la sede de la asociación, donde está regulado su uso con una finalidad lúdica o terapéutica. Además, en este caso, la entidad estaba registrada como asociación no lucrativa, dedicada al estudio del cáñamo y sus derivados. No tenía permiso ni para el consumo, y mucho menos, para la venta. 

Con estos datos, todo parecía indicar que el local se estaba utilizando como punto de venta de estupefacientes a pequeña escala o 'menudeo', lo que dio inicio a la operación. Para ello, las autoridades contaron con la colaboración de la Policía Nacional Adscrita a la Comunidad Autónoma de Valencia, competentes para la instrucción de los expedientes y medidas cautelares pertinentes.

La operación se saldó con la detención de los tres miembros del órgano de control de la asociación; tres varones que ocupaban los cargos de presidente, secretario y tesorero, Igualmente, se incautaron semillas de marihuana, 13,7 gramos de aceite de hachís, 2 gramos de hachís (sustancias no permitidas en ningún caso, ni siquiera para consumo en la sede de estas asociaciones), 1.139 gramos de cogollos de marihuana, 68 gramos de marihuana mezclada con tabaco y 370 euros en efectivo.

De otra parte, tras la diligencia de entrada y registro en el local, el grupo investigador descubrió, a través del fichero de socios que hallaron, que las personas que habían identificado como compradores no eran socios de la misma, requisito imprescindible para poder ser usuario.

Los tres detenidos, dos de nacionalidad española y uno de nacionalidad francesa, de edades comprendidas entre los 38 y 60 años, y con antecedentes, fueron puestos en libertad tras prestar declaración en dependencias policiales, quedando a la espera de ser citados para comparecer en sede judicial.

Golosinas adulteradas

En otra de las últimas operaciones llevada a cabo por la Policía Nacional en la ciudad, en el mes de septiembre, se detuvieron a otras tres personas de origen holandés (presidente, secretario y tesorero).

Esta asociación cannábica, que operaba del mismo modo que el descrito previamente, condujo a la incautación de gran cantidad de sustancia estupefaciente dentro del local, cuyo registro reveló que había piruletas, galletas y chicles tipo chupa-chups supuestamente adulteradas con droga dispuestas para ser vendidas.

COMPARTIR: