06 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La gerente del local aclara que Francisco no intentó acuchillar al empleado, aunque éste si resultó lesionado en una de las manos durante la pelea

El pequeño Nicolás denuncia por extorsión al bar venezolano que le culpa de ser "un broncas"

El pequeño Nicolás se enfrenta a siete años de prisión
El pequeño Nicolás se enfrenta a siete años de prisión
Las peleas de bares y discusiones entre empleados y clientes son escenas desgraciadamente bastante comunes en las zonas de Madrid, pero si el causante es el pequeño Nicolás la historia adquiere relevancia. El joven implicado en varias causas mediáticas pasó la noche detenido después de que la Policía Nacional acudiera a la llamada del personal de un bar venezolano en la zona de Azca, en el centro de Madrid. Otro pleito más en su largo ya historial por los Juzgados madrileños.

Desde los hechos, las informaciones sobre la pelea y detención de Francisco Nicolás  Gómez Iglesias el pasado martes en un bar de la zona de Orense de Madrid han sido muy variadas. No obstante, Neyer Dommar, una chica de 24 años, gerente del establecimiento llamado Tepizzare y de nacionalidad venezolana, contó a los medios como Francisco Nicolás llegó al bar del distrito Tetuán en la noche y presuntamente bajo los efectos del alcohol. Después de estar un rato pagó la cuenta e intentó irse, llevándose consigo una copa de cristal.

Ante la escena, la propia Neyer intentó detenerle explicándole que las copas de cristal no pueden salir del local. El pequeño Nicolás molesto con la encargada, que evitó que se llevara su copa, comenzó a mostrarse alterado, llegando a acusarla de haberle robado el móvil durante su estancia en el bar. Ante la actitud del ahora presidente del partido político Influencia Joven, Dommar pidió apoyo a sus compañeros de cocina que intentaron mediar y calmar la situación.

El local es de pequeñas dimensiones y cuenta con un pasaplatos que permite que la cocina observe la sala y viceversa. Según relató la venezolana, los cocineros salieron al ver la escena y Nicolás cogió un cuchillo antes de comenzar un forcejeo con los empleados que intentaron echarle del local, hasta que se percataron de que tenía un cuchillo en una mano.

Aunque las primeras informaciones publicadas en algunos medios aseguraron que Francisco Nicolás había atacado a uno de los cocineros, Dommar desmintió esta versión y aclaró que se habían percatado del cuchillo después de que casi habían logrado sacarlo  a la calle. Aunque no intentó agredir a ningún empleado con el cubierto, uno de los cocineros resultó lesionado por cortes en la mano.

Después del forcejeo, el joven golpeó al mismo cocinero en la cara, dejándole una herida, teniendo que ser atendido por personal sanitario. Neyer sostiene que tanto Nicolás como el compañero con el que se encontraba estaban “muy borrachos”.

El local cerró durante la riña.

Ante esto, el personal del local llamó  la Policía Nacional que se personó en el sitio donde se encontraba el segundo hombre retenido por los empleados, posteriormente el propio Nicolás fue ubicado por los agentes que le detuvieron por un delito de lesiones. Su compañero también fue detenido por intentar resistirse al arresto y golpeó a uno de los agentes.

Silencio y denuncia de chantaje

Aunque en un primer momento, los empleados del local declararon ante los medios de comunicación para explicar y aclarar qué había sucedido. El cierredigital.com habló con algunos de los empleados pero ninguno quiso hacer declaraciones a la Prensa, primero bajo la justificación de que eran otro turno y luego aclarando que la dirección les había prohibido hacer cualquier declaración a medios de comunicación.

La zona es popular para ir de copas en la zona de Nuevos Ministerios.

Por otro lado, durante el día jueves, el padre de Francisco Nicolás aseguró en un programa de televisión que había ido al restaurante a pedir disculpas al dueño y personal del establecimiento, cuando fue chantajeado por el dueño. Según contó, el venezolano le habría pedido 5.000 euros por los daños y como el padre del pequeño Nicolás se negó, el propietario elevó en su denuncia la cifra a 10.000 euros.

Estos últimos hechos no han sido denunciados de forma oficial, pero según ha anunciado el propio Nicolás, publicará un comunicado en las próximas horas explicando lo sucedido.

COMPARTIR: