14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los dos ocupantes del turismo, de nacionalidad ucraniana, han sido denunciados por infracciones a la ley de Calidad Alimentaria de Aragón

Intervenidos 160 kilos de setas rebollones transportadas en un coche clandestino sin condiciones higiénicas

La Guardia Civil se incautó de 160 kilos de rebollones
La Guardia Civil se incautó de 160 kilos de rebollones
La mercancía, distribuida en cajas de plástico, fue declarada no apta para consumo humano, por lo que se ordenó su destrucción. El vehículo en el que se transportaban las setas fue identificado cuando circulaba por una vía de comunicación en el barrio zaragozano de Casetas dirección Barcelona. Los dos ocupantes del turismo, de nacionalidad ucraniana y con domicilio en Girona, fueron denunciados por infracciones a la Ley 9/2006, de 30 de noviembre, de Calidad Alimentaria de Aragón.

A las 22.50 horas del martes, efectivos del Núcleo de Reserva de la Guardia Civil con base en Casetas (Zaragoza), que se encontraban realizando un punto de verificación fiscal en en una vía de comunicación próxima a esta capital, identificaron un turismo ocupado por dos personas que circulaban dirección Barcelona.

El vehículo fue inspeccionado por la Guardia Civil hallando, tanto en los asientos traseros como en el habitáculo del maletero, multitud de cajas de plástico que contenían setas de la especie “lactarius deliciosus”, rebollones.

Por este motivo los agentes solicitaron a los ocupantes la documentación que acreditase su legal recolección y que indicase su condición de recolector primario autorizado. Documentos que no fueron aportados al carecer de ellos, así como cualquier otro que relativo a su compra en el que figurase la trazabilidad del producto transportado para su presumible comercialización, debido a la elevada cantidad de kilos que se transportaban.

IMG-20191031-WA0026

Además, las condiciones del transporte de estas setas, que se hallaban en cajas de plástico con evidentes signos de haber sido utilizadas con anterioridad para transportar otro tipo de productos, se realizaban en un vehículo sin refrigeración y en estados carentes de las condiciones higiénico sanitarias pertinentes para el transporte de alimentos frescos o perecederos.

De esta manera, la Guardia Civil se puso en contacto con el departamento de sanidad del Gobierno de Aragón para que un técnico realizara una inspección de la mercancía hallada, procediéndose a la inmovilización de la carga y su traslado a dependencias oficiales del barrio de Casetas.

La mercancía, distribuida en 36 cajas con un peso total de 160 kg, fue declarada no apta para consumo humano, decretándose su destrucción. Los dos ocupantes del turismo, varones, nacionalidad ucraniana y con domicilio en Girona, fueron denunciados por infracciones a la Ley 9/2006, de 30 de noviembre, de Calidad Alimentaria de Aragón.

COMPARTIR: